A dos años de la instalación de nuestro IMAE Cardiológico

“Aunque costó, lo logramos”

Transcurridos dos años de la fecha en que fuera inaugurado el 17 de agosto de 2017 el Centro de Hemodinamia del Litoral, conocido por IMAE cardiológico, es un balance muy positivo el que hoy se recoge. Siendo una filial del Centro de Hemodinamia del Sanatorio Americano de Montevideo, en el equipo de profesionales de la salud que lo conforma, están presentes especialistas del mencionado Sanatorio y de la mutual salteña SMQS. Llevan en su haber, la atención de mil doscientos pacientes que han requerido del Servicio, tanto del sector público, como privado. Con el mismo entusiasmo con que al principio contó el equipo humano que allí desarrolla sus actividades, los Doctores Jorge Mayol (Sub Jefe del Servicio), Arturo Altuna (Presidente de SQMS), Rodrigo Abreu y Sebastián Olaizola (Hemodinamistas locales del Servicio), los Cardiólogos Clínicos Dres. Diego Tambucho y Alejandra Spinelli, conjuntamente con la Residente de Cardiología Paola Antelo, hoy lo manifiestan a EL PUEBLO:
¿Cómo se ha desarrollado la actividad del pasado 17 de agosto?
A raíz de cumplirse los dos años del IMAE Cardiológico, se llevó adelante una actividad académica que ya es tradicional en el Centro de Hemodinamia del Litoral.
¿Cuáles fueron los objetivos a tratar?
Se trató de actualizar temas de cardiología, convocando a Médicos, Cardiólogos, Emergencistas, Intensivistas, Médicos de Montevideo del Centro Cardiológico Americano y Médicos generales de la región. Concurriendo a participar aproximadamente ciento treinta profesionales de la salud de Salto, Artigas, Paysandú, Young, Río Negro, Mercedes, entre otros. Con una actividad también de enfermería que es muy importante en la labor que llevamos adelante, durante estos dos años y los venideros. All-focus
Esta jornada fue bastante diferente a cómo se presentó la primera reunión al año de haberse iniciado el IMAE, que contó con la visita de jerarcas de la salud de todo el país.
El primer año fue todo una novedad y hoy ya a los dos años, el Servicio está consolidado y en otra etapa.
En ésta consolidación tiene que estar presente todo lo que costó conseguirlo y lo que está costando, porque en realidad es muy importante para la región. Y cuando en algún momento se pudo pensar que probablemente la sustentabilidad económica no fuera la mejor, todo eso quedó en la nada, ya que el Servicio está funcionando y muy bien. Nuestra matriz como todos conocemos, se encuentra en Montevideo y a pesar de encontrarse a 500 km, funcionamos como un solo servicio.
¿Con cuántas salas de Hemodinamia cuenta el Sanatorio Americano?
Con tres salas. Ésta, la del Centro de Hemodinamia del Litoral, es como que fuera la cuarta sala.
¿Qué territorio abarca nuestro Centro de Hemodinamia?
La mitad de los pacientes que se han atendido, tanto en lo público como en lo privado, son de Salto.
También han llegado pacientes de Artigas, Paysandú, Río Negro y Soriano, pero su radio de acción abarca todo el litoral. Además de ser el único IMAE Cardiológico del interior del país. Ha cambiado radicalmente la realidad de la región, acortando los tiempos de asistencia, sobre todo en pacientes con infarto agudo de miocardio, en los cuales es muy importante hacer los tratamientos rápidos. Todavía no lo hemos podido demostrar, pero seguramente se está reduciendo la mortalidad en esta patología en la región. Probablemente lograremos demostrarlo con el correr de los años.
¿A cuántos pacientes se han recibido en estos dos años?
Fueron casi mil doscientos procedimientos realizados. Con un cuarenta por ciento de ASSE y sesenta por ciento del sector privado.
De todas formas, haciendo una relación con la atención en Montevideo, la gente proveniente de ASSE tiene más accesibilidad que en Montevideo. Desarrollándose no solo la posibilidad de asistir a pacientes, sino que se creó un polo de desarrollo en la medicina cardiovascular. Se han concentrado recursos humanos con muy buena formación y están generando formación de nuevas generaciones de cardiólogos como es el caso de los Residentes. O sea que no sólo fue lo adquirido a nivel asistencial, sino en lo académico y en el desarrollo profesional que todo esto ha implicado. Estas actividades científicas que estamos realizando asi lo demuestran.
¿Se realizan además actividades formativas en forma periódica?
Si, se realizan actividades académicas todas las semanas, que son transmitidas por videoconferencia a la región y a Montevideo. En ellas participan cardiólogos de todo el litoral, fomentando el desarrollo profesional y el trabajo en equipo. Se discuten casos complejos y se revisan trabajos recientemente publicados en un marco de análisis académico.
¿Qué ha cambiado con el IMAE?
Ha cambiado mucho la asistencia a los pacientes cardiológicos.
No solo por el IMAE en sí, sino por todas las técnicas que involucran éste tipo de procedimientos.
Han arribado técnicas nuevas además, con otros conceptos y conocimientos.
¿Cuáles son las técnicas que se están llevando adelante?
En primer lugar, contamos con la posibilidad de realizar en el Servicio de Hemodinamia, cateterismos cardíacos y angioplastias coronarias. Concomitantemente se sumó un equipo de Electrofisiología para el tratamiento intervencionista de las arritmias. Son dos grandes capítulos que antes no se hacían.
También en este marco, se están realizando dos tipos de ecocardiogramas que antes no se realizaban. Los ecocardiogramas transesofágicos y los ecocardiogramas de estrés con Dobutamina.
Y lo otro, no menor, es la formación de Cardiólogos en forma completa en Salto. Dado los avances en el área cardiológica, actualmente en SMQS contamos con todas las técnicas necesarias para la formación completa de cardiólogos.
En este marco hemos iniciado el programa de Residencia de Cardiología, siendo la Dra. Paola Antelo la primer Residente de Cardiología del SMQS. La idea es continuar con este desarrollo de cardiólogos en los próximos años.
¿Tiene alguna carencia el IMAE?
La cirugía cardíaca es algo que se observó y nos enfocamos de entrada. En ese sentido estudiamos nuestra experiencia en el Sanatorio Americano: qué necesidad tiene un servicio de Hemodinamia de tener disponible una sala de cirugía cardíaca en forma inmediata. Nosotros ya lo habíamos demostrado en dieciséis años de Servicio en el Sanatorio, de que era muy excepcional tener que llevar a un paciente desde la sala de Hemodinamia a una sala de cirugía cardíaca, porque el paciente muy rara vez lo necesita.
Y por ello, proyectamos que aquí también iba a ser excepcional.
De hecho en estos dos años, no ocurrió esa situación de necesitar llevar a un paciente de esta sala a la de cirugía cardíaca. Es una carencia que se evaluó y se demostró que no era tal. Creo que importa además, el tipo de procedimientos que realizamos acá.
Cada caso que se va a tratar, es seleccionado, analizado y discutido con el equipo de profesionales que se encuentran en Montevideo. Las imágenes se visualizan en forma instantánea en Montevideo.
Además hay dos escenarios diferentes: una cosa es que necesite en forma inmediata el procedimiento de cirugía cardíaca porque algo se complicó en la sala de Hemodinamia y otra cosa es mirar al desarrollo futuro de la cardiología, que a eso si nosotros vamos a apuntar, fomentando la incorporación de la cirugía cardíaca en la región. Pero a esto no lo vemos como una carencia ahora.
¿Ha colmado expectativas el Centro de Hemodinamia?
Sí, la de nosotros como profesionales, sí. Esperábamos estos resultados con el equipo que se integró.
Con profesionales médicos excelentes, que trabajan en el Sanatorio Americano y son de primer nivel. Y han venido a instalarse en la ciudad como algunos de los presentes. Sí, en cuanto a números de procedimientos, superó nuestra expectativa. Pensamos en veinticinco o treinta por mes y estamos en los cincuenta procedimientos.
Y el broche final, es todo lo que trae el IMAE en sí, las nuevas técnicas, la Residencia y todo el desarrollo cardiológicos que trae aparejado.
¿En qué ha cambiado la cardiología en el norte del país?
La importancia de trabajar en equipo. De contar con éste equipo de profesionales altamente desarrollados, con cardiólogos locales y de la región. Además del concepto de discutir los pacientes en conjunto y en equipo multidisciplinario dentro de la propia cardiología, integrado por cardiólogos clínicos, cirujanos cardíacos, hemodinamistas, dando más garantías a la asistencia de los pacientes y desarrollando mucho más a la gente que participa de su atención.
Eso es más importante aún.
Y aunque el IMAE costó… lo logramos.