A más de 100 días de su lanzamiento siguen los trámites previos a puesta en funcionamiento de ómnibus sociales

A más de 100 días de su lanzamiento siguen los trámites previos a puesta en funcionamiento de ómnibus sociales
A más de cien días de haberse firmado el convenio entre el Banco de Previsión Social (BPS) y la Intendencia de Salto respecto a la prestación del servicio de transporte colectivo urbano de pasajeros para pasivos y personas con capacidades diferentes, denominados “ómnibus sociales”, en las dos unidades adquiridas a la empresa CUTCSA y donadas por el BPS a la Intendencia de Salto, las que fueron acondicionadas particularmente para prestar este servicio, el mismo aún permanece sin habilitarse.
Esto obedece a que los trámites legales necesarios para la puesta en marcha del convenio y el receso de la Junta Departamental de Salto durante el mes de enero, provocaron un enlentecimiento en los trámites, según comentó a EL PUEBLO el presidente de la Junta Departamental de Salto, Antonio Lafuente.
El titular del legislativo dijo que el expediente sobre los ómnibus del BPS que estaba en poder de la Junta Departamental, “debió volver a la Intendencia porque se debió dar previa vista al Fiscal, según lo establece la Ley Orgánica Municipal en su Capitulo 2, artículo 35 Numeral 22  y el artículo 39 del TOCAF, donde se prevé que previa resolución del legislativo departamental  “para aceptar herencias, legados o donaciones (…) se necesita previo dictamen del Ministerio Público y Fiscal, con acuerdo de la Junta Departamental”.
“En estos momentos está allí”, dijo Lafuente, refiriéndose al expediente de los ómnibus, esperando que en estos días se resuelva ese paso legal necesario para la aprobación en la Junta, algo que suponen “será un mero trámite”, ya que aduce que “es un proyecto que no presenta ninguna oposición” en el ámbito del legislativo comunal.
El servicio que se brindará se denominará “Ómnibus Social” y tiene como finalidad, prestar el servicio de transporte colectivo urbano de pasajeros a personas con discapacidad para que puedan viajar en ómnibus, y como contrapartida la Intendencia de Salto dispone la gratuidad del costo del boleto a todos los beneficiarios del BPS (jubilados y pensionistas), quienes accederán a un traslado gratuito hasta el 31 de mayo del año 2015.
NO TENDRÁ GUARDA
Y SE SUMARÁ A UNA
LÍNEA YA EXISTENTE
Respecto al funcionamiento que tendrán los ómnibus una vez que entren en circulación, el Director del Ärea, Federico Galeano aseguró a este diario que “aún se está trabajando en un plan a desarrollar, el cual tiene en cuenta la cantidad de usuarios que accederán al servicio”.
Galeano dijo a EL PUEBLO que según estimaciones realizadas por la comuna, en estas unidades especiales viajarán un total de 20.000 a 25.000 personas (jubilados y pensionistas), además de las personas con discapacidad, quienes tienen lugares de preferencia en estos coches.
“La idea es en principio colocarlos en líneas que ya tenemos, el servicio de Salto hoy cuenta con 35 unidades y estos coches especiales son solamente dos, no son tan representativos, mientras estaríamos en una etapa piloto” dijo Galeano.
Por el momento, hay dos modalidades o proyectos a trabajar en cuanto al recorrido y el funcionamiento que desarrollarán los ómnibus sociales (ómnibus del BPS): el primer planteo implica colocarlos en una de las trece líneas ya existentes, acoplarlos a dicho recorrido y no crear una línea nueva, “eso es lo más probable”, aseguró Galeano.
Mientras que el otro planteo, implica generar un circuito nuevo, una línea nueva con un recorrido especial, más corto, pero esta última no es “tan viable” como el planteo anterior para las autoridades.
En principio se maneja otorgar un carnet para habilitar a los jubilados y pensionistas a usar este servicio. “Presentando únicamente el carnet viajarían en cualquier linea”, dijo el encargado de la Unidad de Ómnibus a este diario, agregando que “el resto de la gente puede acceder a este servicio, el cual no es discriminatorio para nadie, cualquiera puede subir, pero tiene prioridad la gente con discapacidad, ya que hay dos sectores para sillas de ruedas donde no puede ir ninguna persona ocupando ese lugar”, aseguró.
Incluso las autoridades están pensando realizar “una campaña de concientización” entre lo usuarios del servicio para que “le otorguen realmente esa prioridad” a los discapacitados.
En principio, no está previsto que los ómnibus lleven un guarda, sino únicamente un chofer especializado, lo que caracterizaría a este servicio como una línea especial, con un horario especial, con características especiales.
El recorrido, los horarios y el proyecto, es algo que se piensa ir ajustando por parte de las autoridades a medida que el mismo entre en funcionamiento, existiendo una “gran expectativa por este servicio, que por primera vez se instrumenta en Salto, ya que incluso en Montevideo no existe más”, indicaron a este diario fuentes de la comuna.

A más de cien días de haberse firmado el convenio entre el Banco de Previsión Social (BPS) y la Intendencia de Salto respecto a la prestación del servicio de transporte colectivo urbano de pasajeros para pasivos y personas con capacidades diferentes, denominados “ómnibus sociales”, en las dos unidades adquiridas a la empresa CUTCSA y donadas por el BPS a la Intendencia de Salto, las que fueron acondicionadas particularmente para prestar este servicio, el mismo aún permanece sin habilitarse.

Esto obedece a que los trámites legales necesarios para la puesta en marcha del convenio y el receso de la Junta Departamental de Salto durante el mes de enero, provocaron un enlentecimiento en los trámites, según comentó a EL PUEBLO el presidente de la Junta Departamental de Salto, Antonio Lafuente.

El titular del legislativo dijo que el expediente sobre los ómnibus del BPS que estaba en poder de la Junta Departamental, “debió volver a la Intendencia porque se debió dar previa vista al Fiscal, según lo establece la Ley Orgánica Municipal en su Capitulo 2, artículo 35 Numeral 22  y el artículo 39 del TOCAF, donde se prevé que previa resolución del legislativo departamental  “para aceptar herencias, legados o donaciones (…) se necesita previo dictamen del Ministerio Público y Fiscal, con acuerdo de la Junta Departamental”.

“En estos momentos está allí”, dijo Lafuente, refiriéndose al expediente de los ómnibus, esperando que en estos días se resuelva ese paso legal necesario para la aprobación en la Junta, algo que suponen “será un mero trámite”, ya que aduce que “es un proyecto que no presenta ninguna oposición” en el ámbito del legislativo comunal.

El servicio que se brindará se denominará “Ómnibus Social” y tiene como finalidad, prestar el servicio de transporte colectivo urbano de pasajeros a personas con discapacidad para que puedan viajar en ómnibus, y como contrapartida la Intendencia de Salto dispone la gratuidad del costo del boleto a todos los beneficiarios del BPS (jubilados y pensionistas), quienes accederán a un traslado gratuito hasta el 31 de mayo del año 2015.

NO TENDRÁ GUARDA Y SE SUMARÁ A UNA LÍNEA YA EXISTENTE

Respecto al funcionamiento que tendrán los ómnibus una vez que entren en circulación, el Director del Ärea, Federico Galeano aseguró a este diario que “aún se está trabajando en un plan a desarrollar, el cual tiene en cuenta la cantidad de usuarios que accederán al servicio”.

Galeano dijo a EL PUEBLO que según estimaciones realizadas por la comuna, en estas unidades especiales viajarán un total de 20.000 a 25.000 personas (jubilados y pensionistas), además de las personas con discapacidad, quienes tienen lugares de preferencia en estos coches.

“La idea es en principio colocarlos en líneas que ya tenemos, el servicio de Salto hoy cuenta con 35 unidades y estos coches especiales son solamente dos, no son tan representativos, mientras estaríamos en una etapa piloto” dijo Galeano.

Por el momento, hay dos modalidades o proyectos a trabajar en cuanto al recorrido y el funcionamiento que desarrollarán los ómnibus sociales (ómnibus del BPS): el primer planteo implica colocarlos en una de las trece líneas ya existentes, acoplarlos a dicho recorrido y no crear una línea nueva, “eso es lo más probable”, aseguró Galeano.

Mientras que el otro planteo, implica generar un circuito nuevo, una línea nueva con un recorrido especial, más corto, pero esta última no es “tan viable” como el planteo anterior para las autoridades.

En principio se maneja otorgar un carnet para habilitar a los jubilados y pensionistas a usar este servicio. “Presentando únicamente el carnet viajarían en cualquier linea”, dijo el encargado de la Unidad de Ómnibus a este diario, agregando que “el resto de la gente puede acceder a este servicio, el cual no es discriminatorio para nadie, cualquiera puede subir, pero tiene prioridad la gente con discapacidad, ya que hay dos sectores para sillas de ruedas donde no puede ir ninguna persona ocupando ese lugar”, aseguró.

Incluso las autoridades están pensando realizar “una campaña de concientización” entre lo usuarios del servicio para que “le otorguen realmente esa prioridad” a los discapacitados.

En principio, no está previsto que los ómnibus lleven un guarda, sino únicamente un chofer especializado, lo que caracterizaría a este servicio como una línea especial, con un horario especial, con características especiales.

El recorrido, los horarios y el proyecto, es algo que se piensa ir ajustando por parte de las autoridades a medida que el mismo entre en funcionamiento, existiendo una “gran expectativa por este servicio, que por primera vez se instrumenta en Salto, ya que incluso en Montevideo no existe más”, indicaron a este diario fuentes de la comuna.