- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

A un hombre le cortaron el suministro de agua por no pagar una multa y sufrió una infección intestinal

Un hombre de 36 años ha vivido una verdadera odisea en los últimos tiempos, según denunció en la sede policial correspondiente. Esta persona, que reside en un complejo de viviendas de Barrio Norte, se recupera de una infección gastrointestinal que le ocasionó el hecho de estar una semana sin agua potable. Lo curioso del caso es que, de acuerdo a sus palabras, el corte del suministro de agua fue decretado arbitrariamente por la Comisión Directiva y el administrador del complejo, quienes de esa forma castigaron al hombre por haber dejado sin pagar una multa de 1.500 pesos que le fue aplicada por haber estacionado su moto fuera de los lugares habilitados.
“Esta sanción se traduce en privarme del elemento líquido indispensable para mi aseo personal, para ingerir, cocinar, etc. Todo eso sin intervención de autoridad alguna ni noticia de OSE. Las consecuencias inmediatas, entre otras, es que he contraído una infección gastrointestinal, según acredito con el certificado médico que adjunto”, aseguró el damnificado a través de la denuncia escrita que presentó. Y agregó: “en este caso se tomó la justicia por mano propia, obviando todo tipo de procedimiento regular o institucional, poniendo en riesgo mi salud al privarme de un elemento absolutamente vital e imprescindible”.
El problema surgió porque el susodicho llega a su casa de madrugada -dado que trabaja por la noche-, y siempre encuentra el estacionamiento del complejo atiborrado de vehículos, por lo que se ve obligado a dejar su motocicleta debajo de una escalera, lugar en el que no está permitido estacionar. Mediante una asamblea, se le advirtió al hombre en cuestión que debía estacionar su bi rodado en un segundo estacionamiento del complejo, algo que le resultó ridículo dado que nunca le dieron llave para poder ingresar a dicho recinto. Todo esto llevó a que le aplicaran una multa de 1.500 pesos, que se negó a pagar.
Por dicho motivo no le dejaron abonar los gastos comunes de su unidad habitacional, amenazándolo de que si no cancelaba ambas deudas (multa y gastos comunes), iban a cortarle el suministro de agua. Finalmente cumplieron con el corte, provocándole el perjuicio denunciado. El hombre afirmó que al no poder cocinar por carecer del líquido esencial, tuvo que ingerir “comida en mal estado que tenía guardada”, con las consecuencias ya comentadas.
CURIOSO ROBO
DE GALLINA
Un adolescente robó una gallina de una finca vecina del barrio Ceibal Sur donde vive, y cuando el padre del damnificado fue a pedirle explicaciones por su actitud, le vino un ataque de furia y lo tomó a golpes de puño “sin mediar palabras”, según consta en la denuncia efectivizada en la seccional 3a.
Por si fuera poco, mientras la víctima de 39 años se defendía de los golpes del presunto ladrón de gallinas, apareció un amigo de éste y se sumó a la golpiza, provocándole heridas en la cara y el labio, según consta en el certificado médico que presentó en la sede policial.
HURTO DE MONEDAS
Y DINERO
Un hombre de 85 años, domiciliado en calle Cervantes al 600, se ausentó por una hora y media de su casa el pasado viernes (de 7.00 a 8.30) y cuando retornó, descubrió que la cerradura de la puerta principal estaba rota. Tras ingresar en la finca, constató que le habían hurtado 1.500 pesos y varias monedas que sumaban otros $200, de una lata que se encontraba dentro del ropero de su dormitorio.

Un hombre de 36 años ha vivido una verdadera odisea en los últimos tiempos, según denunció en la sede policial correspondiente. Esta persona, que reside en un complejo de viviendas de Barrio Norte, se recupera de una infección gastrointestinal que le ocasionó el hecho de estar una semana sin agua potable. Lo curioso del caso es que, de acuerdo a sus palabras, el corte del suministro de agua fue decretado arbitrariamente por la Comisión Directiva y el administrador del complejo, quienes de esa forma castigaron al hombre por haber dejado sin pagar una multa de 1.500 pesos que le fue aplicada por haber estacionado su moto fuera de los lugares habilitados.

“Esta sanción se traduce en privarme del elemento líquido indispensable para mi aseo personal, para ingerir, cocinar, etc. Todo eso sin intervención de autoridad alguna ni noticia de OSE. Las consecuencias inmediatas, entre otras, es que he contraído una infección gastrointestinal, según acredito con el certificado médico que adjunto”, aseguró el damnificado a través de la denuncia escrita que presentó. Y agregó: “en este caso se tomó la justicia por mano propia, obviando todo tipo de procedimiento regular o institucional, poniendo en riesgo mi salud al privarme de un elemento absolutamente vital e imprescindible”.

El problema surgió porque el susodicho llega a su casa de madrugada -dado que trabaja por la noche-, y siempre encuentra el estacionamiento del complejo atiborrado de vehículos, por lo que se ve obligado a dejar su motocicleta debajo de una escalera, lugar en el que no está permitido estacionar. Mediante una asamblea, se le advirtió al hombre en cuestión que debía estacionar su bi rodado en un segundo estacionamiento del complejo, algo que le resultó ridículo dado que nunca le dieron llave para poder ingresar a dicho recinto. Todo esto llevó a que le aplicaran una multa de 1.500 pesos, que se negó a pagar.

Por dicho motivo no le dejaron abonar los gastos comunes de su unidad habitacional, amenazándolo de que si no cancelaba ambas deudas (multa y gastos comunes), iban a cortarle el suministro de agua. Finalmente cumplieron con el corte, provocándole el perjuicio denunciado. El hombre afirmó que al no poder cocinar por carecer del líquido esencial, tuvo que ingerir “comida en mal estado que tenía guardada”, con las consecuencias ya comentadas.

CURIOSO ROBO DE GALLINA

Un adolescente robó una gallina de una finca vecina del barrio Ceibal Sur donde vive, y cuando el padre del damnificado fue a pedirle explicaciones por su actitud, le vino un ataque de furia y lo tomó a golpes de puño “sin mediar palabras”, según consta en la denuncia efectivizada en la seccional 3a.

Por si fuera poco, mientras la víctima de 39 años se defendía de los golpes del presunto ladrón de gallinas, apareció un amigo de éste y se sumó a la golpiza, provocándole heridas en la cara y el labio, según consta en el certificado médico que presentó en la sede policial.

HURTO DE MONEDAS Y DINERO

Un hombre de 85 años, domiciliado en calle Cervantes al 600, se ausentó por una hora y media de su casa el pasado viernes (de 7.00 a 8.30) y cuando retornó, descubrió que la cerradura de la puerta principal estaba rota. Tras ingresar en la finca, constató que le habían hurtado 1.500 pesos y varias monedas que sumaban otros $200, de una lata que se encontraba dentro del ropero de su dormitorio.