Abogado de Pablo Goncálvez desmiente enfáticamente que luego de ser liberado el criminal, “se venga a vivir a Salto”

Abogado de Pablo Goncálvez desmiente enfáticamente que luego de ser liberado el criminal, “se venga a vivir a Salto”

Pablo Goncálvez no se va a radicar en Salto”, así lo expresaron integrantes del equipo de abogados del conocido criminal que fueron contactados por EL PUEBLO, luego que una información infundada generara un estado de alerta entre la población sobre este asunto.
“Dígalo porque es una locura lo que hicieron creando esto, es algo totalmente contraproducente. El otro día también en un canal de Montevideo hacían una representación de cómo mató a una de las víctimas y la familia lo está viendo, es una cosa de locos ser tan irresponsables, mostrar eso o publicar una información que es falsa”, dijo uno de los integrantes del equipo de abogados que tiene en sus manos la defensa de Pablo Goncálvez pero que pidieron no ser nombrados por una cuestión de no tener exposición pública, aunque sí admitieron integrar parte del estudio del abogado Pereira Schurmann de Montevideo, que asumió la defensa del criminal desde el comienzo de su juicio.
FALSA ALARMA
Tras el impacto de una noticia falsa que divulgaba que el asesino serial más famoso de Uruguay vendría a vivir al interior del departamento de Salto luego de que sea liberado el próximo 23 de junio, EL PUEBLO se contactó con altas fuentes judiciales, así como también con el juzgado donde se encuentra la causa del criminal y finalmente habló con integrantes del equipo de abogados que tienen la defensa de este matador de María Victoria Williams Sanz en el verano de 1993.
Tras 23 años de cárcel por tres delitos de homicidio, Pablo Goncálvez recobrará su libertad al cumplir su condena el próximo 23 de junio. “Eso es un hecho, sale libre, pero no se va a vivir a Salto, no haremos nada que ponga en riesgo la vida de Goncálvez ni que tampoco afecte de ninguna manera más de lo que ya fue afectada, la vida de las familias de las víctimas, es malicioso decir que él iría a vivir a Salto”.
Uno de los abogados de Goncálvez que fue consultado anoche por EL PUEBLO afirmó que el criminal “se vio beneficiado por la amnistía que hizo Sanguinetti para los Tupamaros en 1985, porque se derogaron las medidas eliminativas posteriores a la pena. Porque antes el Código Penal uruguayo establecía que la pena máxima era 30 años, más las medidas correctivas o eliminativas que se debían cumplir con posterioridad a la pena y que podían llegar hasta 15 años, y que impedían la liberación anticipada”.
“Es decir que los que cumplían con las medidas eliminativas no podían cumplirlas hasta terminada efectivamente su pena que era de hasta 30 años, o sea que la pena llegaba entonces hasta 45 años. Como en el caso de haberse mantenido, ninguno de los Tupamaros, con delitos de sangre podía haberse acogido a la Ley de Amnistía del año 1985, se derogó esa parte del Código Penal y eso permitió que todos los Tupamaros fueran liberados”, agregó el abogado consultado.
“Entonces eso pasó desapercibido, porqué, porque no hubo ningún episodio como el de Goncálvez, pero con este episodio de Goncálvez no le son aplicables las medidas eliminativas que son extensivas de la pena, porque las habían derogado. Pero pasó que se volvieron a instalar tiempo después, aunque como la ley penal no es retroactiva y a él ya lo habían procesado estando estas medidas derogadas, no se le aplicaron”, afirmó.
Para el jurista consultado, Goncálvez sí se vio beneficiado por la ley de “humanización” del sistema carcelario, aprobada en 2005 e impulsada por el exministro del Interior, José Díaz, “donde por esa ley Goncálvez redime los días de estudio y trabajo conmutados por la pena”.
PRISIÓN INDEBIDA
En el curso de las investigaciones periodísticas realizadas por este diario sobre los pormenores que rodean el caso de Goncálvez, EL PUEBLO pudo saber de fuentes judiciales que el conocido criminal reclamaba que el “cálculo” por la conmutación de días de pena por estudio y trabajo, estuvo mal hecho, y que él debió salir antes.
Ante lo cual habría hecho saber que más temprano que tarde prepararía una demanda al Estado por “prisión indebida”, el hecho no fue descartado por el abogado consultado, pero dejó entrever que ese caso es más una cuestión “personal” de Goncálvez y que más allá de si presentaría o no la demanda “lo importante es que salga en libertad”.