“Abran las puertas de su corazón al Señor, déjenlo entrar y déjenlo salir para compartir”, dijo en uno de sus mensajes

Jóvenes y adultos recuerdan con emoción la visita del Papa Juan Pablo II a Salto

Miles de personas acompañaron la visita del Papa San Juan Pablo II durante la misa que celebró el entonces Sumo Pontífice y máxima autoridad de la Iglesia Católica en el año 1988, durante la celebración realizada en el Parque Mattos Netto de nuestra ciudad. A 30 años de aquel acontecimiento, el recuerdo del Papa, su mensaje y lo que dejó su sola presencia se mantiene tan vivió entre quienes estuvieron allí como si hubiese sido ayer. Durante las celebraciones por el trigésimo aniversario de su visita, EL PUEBLO, recogió algunos testimonios de quienes participaron de la Misa que ofreció el Papa en dicha oportunidad y recordaron con emoción aquel momento y uno de sus mensajes que decía “abran las puertas de su corazón al Señor, déjenlo entrar y déjenlo salir para compartir”.PAPA - testimonio - Padre de la Parroquia del Carmen
CON 16 AÑOS FUE UNO DE LOS GUITARRISTAS QUE ACOMPAÑÓ LA MISA QUE OFRECIÓ EL PAPA JUAN PABLO II

“Hace 30 años yo tenía 16 años y recuerdo clarito todo lo que pasó cuando vino el Papa a Salto”, comenzó diciendo a EL PUEBLO, Gonzalo Brunini, uno de los presentes en la misa realizada el pasado miércoles en conmemoración a los 30 años de la visita del Papa Juan Pablo II. Brunini, es oriundo de Paysadú, y aquel 9 de mayo de 1988 formó parte del grupo de guitarristas que acompañó la misa que ofreció el Sumo Pontífice. El miércoles, acompañó la celebración en la Catedral y reconoció que le hubiera gustado poder hacer la ceremonia en el lugar donde se hizo la misa en aquella oportunidad, por la emoción y los sentimientos que despierta.
Sobre lo sucedido hace 30 años, recordó que quien entonces era el Obispo Carlos Nicolini, le pidió a su padre reunir 100 guitarras para acompañar la misa pero solo pudieron conseguir cerca de50. “De todas maneras se formó un lindo grupo, éramos como 50 guitarriastas, también había un bajo y hasta batería. Hicimos un ensayo en Paysandú, otro en Quebracho y finalmente en Salto. Llegamos el día previo a la llegada del Papa y nos ubicamos en el escenario al lado del altar donde estuvo”, comentó. Para Brunini un momento inolvidable y sumamente emocionantes fue cuando llegó el Papa. “Fue increíble lo que sentimos todos cuando lo vimos llegar. Cuando lo vimos pasar en el papamóvil fue muy emocionante. Cuando se bajó empezó a saludar a muchas personas que habían allí y cuando estaba subiendo al altar miró hacia donde estábamos nosotros, nos hizo un saludo y nos dio una bendición. Eso fue lo más grande para mi. Después, verlo ahí, tan cerquita, fue increíble”, comentó sobre su primer contacto con el Papa. Para el joven, fue un momento muy especial, “era algo impensable en esa época que un Papa viniera a Uruguay y menos a una ciudad del interior. Vino en el 87´ a Montevideo y en el 88´ hizo la gira que incluyó Melo, Florida y Salto”, recordó.
Brunini consiguió hace poco tiempo una filmación de la misa y la atesora como un recuerdo imborrable en su vida. “Se nos ve poco a nosotros, pero poder ver el video es muy emocionante, es revivir todo y recordar ese momento tan maravilloso”, agregó.
EL PADRE CARLOS BAJAC RECORDÓ LA S PALABRAS DEL PAPA “ABRAN LAS PUERTAS DE SU CORAZÓN AL SEÑOR”
El padre Carlos Bajac, que actualmente está vinculado a la Parroquia Nuestra Señora del Carmen, también participó de la Misa que ofreció el Papa Juan Pablo II en Salto y recordó emocionado aquel momento mientras esperaba el inicio de los actos recordatorios por los 30 años de su presencia en suelo salteño. Si bien ya había estado en otros momentos junto al Sumo Pontífice en otras oportunidades, como fue la visita de Juan Pablo II en el año 1987 en Montevideo y en otra ocasión en Brasil, mantiene muy vivo el recuerdo de su presencia en Salto, como un hecho por demás particular y emotivo.
“Verlo acá, en Salto, ver ese parque que ahora hay todo casas, pero en aquel momento no había casi nada, solo un montón de gente que lo único que quería era verlo al Papa. A me dejó muy contento su visita, ver la emoción de la gente.
Hoy, estar recordando ese acontecimiento, me parece algo muy importante. Algunos podrán decir que fue hace 30 años, pero igual, me parece que fue un acontecimiento muy importante”, comentó el padre Bajac.
Sobre el mensaje que dejó el Papa Juan Pablo II aquel 9 de mayo de 1988 en el Parque Mattos Netto, recordó la célebre frase “abran las puertas de su corazón al Señor, déjenlo entrar y déjenlo salir para compartir”.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...