“Abrazado” a Artigas asumió ayer la presidencia Tabaré Vázquez

“Abrazado” a Artigas asumió ayer la presidencia Tabaré Vázquez
Un acto con menos gente que en 2010 pero con el mismo
fervor, por momentos Mujica generó un acto paralelo
Un acto con menos gente que en 2010 pero con el mismo fervor, por momentos Mujica generó un acto paralelo.
Por: Hugo Lemos y Vicente Massarino. Enviados a Montevideo.
A su llegada a la Plaza Independencia, Vázquez y Sendic fueron recibidos por el cuerpo de Blandengues que estaban formados esperándolos, en la cabecera del acto, estaban Mujica con la banda presidencial colocada y Danilo Astori, ambos con sus respectivas esposas, Lucía Topolansky y Claudia Hugo. La banda presidencial que Mujica le entregó a Tabaré Vázquez no era la que él recibió hace 5 años, sino otra que le fue regalada a Vázquez y que tenía debajo del escudo patrio, un marcado el dos en números romanos, bordado en dorado oro, en símbolo de que se estaba cumpliendo el segundo mandato no consecutivo del nuevo presidente.
Allí ambos se abrazaron tras los saludos protocolares y Mujica le dijo a Vázquez “vamo’ arriba”, mientras las cámaras del cineasta serbio Emir Kusturica filmaban cada detalle para una película que se cierra con la entrega de la banda presidencial por parte del expresidente. Luego ambos subieron al fastuoso escenario montado en la Plaza Independencia, mucho mayor al que organizó Mujica en el 2010, y comenzaron los actos protocolares. Al tiempo que abajo todos esperaban expectantes el traspaso de la banda presidencial. Frente al acto, en la calle sobre el Palacio Estevez, estaba el Fusca de Mujica, matrícula SAO 1653 de color celeste, en el que pretendía regresarse a su casa como establece el protocolo.
Cuando  llegó el momento, ambos se pararon frente al escenario, Mujica le entrega la banda y lo abraza, diciéndole claro y fuerte “te la devuelvo”. Allí recibieron la ovación del público que le dedicaban sus cantos a Mujica. Entonces, al retirarse del lugar y dejar ya al presidente para presenciar la firma de los nuevos ministros, Mujica decidió irse hasta donde estaba la gente en la zona de exclusión para saludarla y allí prácticamente se armaron dos actos paralelos, cuando toda la prensa y la atención del público fue hacia el exmandatario que los saludaba agradeciéndoles.
Hizo todo el recorrido alrededor de la plaza y les gritaba a los periodistas para que no lo rodearan y lo dejaran saludar al público, al rato, cuando estaba frente al Hotel Radisson, Mujica ordenó que su guardia le llevara el Fusca para poder salir e irse hacia su casa, con él también se fueron los cineastas y otros medios. En tanto en el inmenso escenario, que lucía dos gigantografías iguales que rememoraban los siete presidentes desde el regreso de la democracia, continuaba.
Entre los ministros que firmaban su asunción en el libro protocolar la más aplaudida fue la de Desarrollo Social, Marina Arismendi y entre los casi no aplaudidos y con silbidos, estuvo el de Defensa Nacional, Eleuterio Fernández Huidobro. Al cabo de ese acto, los niños de la Escuela Yugoslavia, a la que había concurrido Vázquez de niño le hicieron un presente y el gesto fue aplaudido y seguido con atención sobre todo por los mandatarios extranjeros, cuando les explicaban que era una escuela pública de un barrio obrero, del cual salió el dos veces presidente, Tabaré Vázquez.
Mientras se dieron los saludos, la gente tomaba agua que regalaban la empresa Salus y OSE en bolsitas para mitigar el intenso calor que se sintió por momentos.
Luego de los honores, los saludos y las cortas palabras por el extenuante acto protocolar, Vázquez hizo el recorrido hasta el Palacio Estevez, convertido en Museo de la Presidencia, donde ya se encontraba toda su familia. No quiso hablar con los medios, sobre todo cuando fue consultado acerca de los silbidos que recibió el vicepresidente de Argentina, Amado Boudou, que retumbaron en toda la plaza y que le hizo cambiar el gesto al jerarca argentino. Ese gesto espontáneo de la gente fue diametralmente opuesto al recibimiento que le dieron al presidente de Cuba, Raúl Castro a quien ovacionaron, mientras que otro de los más aplaudidos fue el de Ecuador Rafael Correa, al tiempo que otro de los más abucheados fue el exRey de España, Juan Carlos de Borbón.
Tras todo esto, Vázquez descansó en el Palacio Estevez hasta que después de media hora, con una multitud esperándolo en la puerta donde había una variopinta que iba desde una mujer con una bandera partida entre Chile y Uruguay, hasta un hombre con un loro en la cabeza y un grupo con una pancarta reclamando mayor acceso a la vivienda, se retiró en una camioneta Toyota, escoltado por cuatro motos y por la camioneta Chevrolet Spin con matrícula de Punta del Este, que lo llevó durante toda la campaña electoral y que aún guarda la calcomanía en el vidrio trasero que dice “Llevo Certezas”.
Fue un acto con menos gente que en el 2010, donde los organizadores hablaban de que el fin de semana y la hora habían conspirado para ello, aunque otros atribuían el hecho a suposiciones tales como que “Vázquez no convocaba igual que el Pepe” y que “esta vez no cantaron Los Olimareños”.






El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...