Acerca del comedor de la Obra Social Don Bosco

En la edición del diario EL PUEBLO, del día lunes 14 de marzo del presente año, se publica (página 4), un artículo acerca de supuestas molestias de vecinos ante el cese temporal del comedor de la Obra Social Don Bosco. Queremos informar y hacer al respecto algunas precisiones, ya que el artículo y las opiniones que se vierten en el mismo, por donboscoparte de una vecina, están plagadas de imprecisiones y/o expresiones no ajustadas a la verdad de la situación. Nos llama la atención, además, que la publicación de tal nota no contara con previa consulta a los afectados para corroborar los datos.
Al respecto, informamos y precisamos, a saber: 1. El comedor es un servicio que desde hace muchos años presta la Obra para los ancianos de la zona, como actividad de beneficencia.
2. En diciembre de 2015 e inicio del presente año, se llega a una definición de cierre momentáneo, dado que la situación se había hecho insostenible: no era posible al personal continuar atendiendo adecuadamente a quienes asistían.
Con el paso del tiempo, el comedor que se inició para ancianos, se fue transformando en algo más complejo. De aquellos destinatarios iniciales quedaban apenas unos pocos, y el resto pasó a ser, gente no necesariamente de la zona, en la mayoría de los casos con altos niveles de conflictividad, y en más de un caso con afecciones de orden psiquiátrico que hacen insostenible toda forma de convivencia pacífica.
3. En cuanto al perfil que fueron adquiriendo los destinatarios del comedor, y corroborado por asistencia técnica (con técnicos de la Obra Social), percibimos que de los que asisten al mismo, la gran mayoría cuenta con algún recurso que recibe del Estado y que el mismo no está siendo aprovechado adecuadamente. Sí, sabemos de algunos que realmente están desprotegidos y a esos sí se les continúa brindando asistencia, posiblemente la única con que cuentan.
4. La decisión ha sido tomada luego de un largo período de reflexión y búsqueda, por lo cual no es repentina, y si bien se concreta a inicios del presente año, la misma se fue madurando en el transcurso del año precedente. Dicha decisión se tomó desde el Equipo Directivo, que es como normalmente funciona la Obra. Nada más alejado de la verdad y desatinado, mencionar el hecho como algo repentino y atribuirlo a un cambio de Director. Este último se hace cargo, junto al Equipo Directivo, de la decisión final, pero como fruto de un proceso.
5. Las puertas de la Obra han estado y estarán, siempre abiertas, a aquellos que necesiten una mano, y pertenece a nuestra convicción y voluntad el diálogo y escucha de los vecinos. No podemos asegurar, obviamente, que los vecinos vengan o no a dialogar, como ha sucedido en este caso. Nadie quedará desamparado de recibir la ayuda que podamos benéficamente brindarle dentro de nuestras posibilidades.
6. Sabemos, que hay un tema de necesidad de comedor en la ciudad, ya que es de los pocos o casi únicos lugares del interior que no cuenta con un servicio de comedor, sea municipal o de otro tipo. Atender a quienes están en situación de necesidad alimentaria en la ciudad, entendemos que es un tema a abordar conjuntamente con organismos del Estado y de la Sociedad Civil. Cuando tomamos la decisión acerca del comedor de la Obra, se contó también, con la decisión de movernos en esta dirección para tratar el tema a nivel más estructural. Al respecto sabemos que existen algunos planteos en espacios interinstitucionales para buscar soluciones al tema. En esta apuesta queremos sumar esfuerzos y disponibilidad.
7. Desde la Obra Social y Capilla Don Bosco, además de sostener con comestibles a quien necesite, abogamos, también por proseguir mejorando el servicio, pero dentro de un marco de política social de promoción, donde reciba realmente quien más necesita y hacer un seguimiento de aquellos que perciben otros beneficios del Estado y el correcto uso de los mismos.
Al tiempo que trabajamos en esto, seguimos apoyando a quien necesita, nadie que llegue a nosotros quedará sin algo con lo cual podamos ayudarlo. Esto pertenece a la más genuina tradición y espíritu de la Obra Social y Capilla Don Bosco, en sus más de 50 años de servicio al barrio.
8. La Obra Social sigue cumpliendo con sus servicios para los niños, adolescentes y jóvenes según lo conveniado con los correspondientes organismos del Estado. En este sentido, los servicios de comedor en estos proyectos continúa de acuerdo a lo estipulado.
9. La Obra Social Don Bosco, seguirá velando por los necesitados de la zona y a la vez, sumando esfuerzos por construir espacios conjuntos con el Estado y las demás Organizaciones de la Sociedad Civil, para hacernos cargo todos de una situación que a todos nos afecta. La Obra Social tiene como primer cometido los niños, adolescentes y jóvenes, por carisma y por compromiso a través de sus convenios. Los demás servicios, dentro del cual se incluye el comedor de ancianos, son servicios benéficos que la Obra junto a la Capilla Don Bosco, ofrecen ante la necesidad de la gente del barrio.
Consideramos que la decisión tomada contribuirá a poder repensar y mejorar el servicio en términos de justicia y equidad, pilares de la auténtica solidaridad y promoción de las personas.
Mag. P. Raúl E. García A. Director Obra Social Don Bosco.