ADEOMS denunció que 60 o 70 funcionarios contratados a términos pasaron a ser definitivos luego de las elecciones

Entre 60 y 70 contratos a términos y cargos políticos de la Intendencia de Salto han pasado a ser contratos definitivos en estas últimas semanas luego de las elecciones departamentales, entre ellos los funcionarios de recolección y barrido que la actual administración contrató con un plazo de 3 meses en lo que fue la última huelga con ocupación en dicho sector, denunciaron los dirigentes gremiales de ADEOMS Juan Carlos Gómez y Mario Martínez a EL PUEBLO.
En los primeros días de febrero de este año, la Intendencia contrató a 20 nuevas personas para la división de recolección y barrido con el objetivo según indicó el intendente Barreiro en su momento de “reforzar, mejorar y hacer más eficiente el servicio de recolección y barrido en nuestra ciudad”; en oportunidad en que los funcionarios del área tomaban medidas gremiales con la paralización de actividades y aducían que con esta actitud Barreiro había violado un acuerdo realizado con el Ex Intendente Germán Coutinho, en el cual, este se comprometía a no ingresar más funcionarios a la comuna.
Según indicaron los dirigentes gremiales en la mañana de ayer, éstos funcionarios habrían sido contratados de manera definitiva por la Intendencia, junto a otros cargos políticos, totalizando entre 60 y 70 los nuevos contratos definitivos.
Respecto a los cargos de confianza, Gómez señaló que actualmente son más de 20 y “no tiene mucho sentido que sigan allí, por eso nosotros pedimos su cese de inmediato”. El desembolso económico que implican los cargos de confianza para la comuna departamental implican alrededor de 13 millones de pesos por mes, por concepto de sueldos, fulltime, compensaciones y regalías, argumentaron.
Cabe recordar, que el ex intendente Germán Coutinho habría reiterado en varias ocasiones durante su mandato al frente del gobierno departamental “los que ingresan conmigo se van conmigo”, en oportunidad en que se cuestionó la gran cantidad de funcionarios que ingresaban a trabajar a la Intendencia de Salto y a los altos importes de los sueldos de los cargos de confianza.
NO HAY DIVISIONES ENTRE LOS TRABAJADORES
Respecto a la relación entre los funcionarios tras esta situación y las dificultades para cobrar sus haberes, los dirigentes gremiales hicieron hincapié en que actualmente “no hay problemas entre los funcionarios. Lo que en su momento hubo fue una división generada por el mismo gobierno de Coutinho, que intentó separar a los funcionarios, pero hoy la situación es otra y nos pone a todos en la misma bolsa, tenemos un problema en común y es que no sabemos cuando vamos a cobrar el sueldo y estamos todos juntos para solucionar ese problema”, comentó Gómez.
A la última asamblea realizada el pasado viernes, concurrieron entre 500 y 600 personas, cuando ADEOMS cuenta con aproximadamente 1.500 funcionarios adheridos al gremio, apenas un tercio de la totalidad de afiliados.
Sin embargo los dirigentes se mostraron satisfechos con la convocatoria alcanzada, ya que argumentaron que generalmente concurren entre 200 y 300 personas a las asambleas, por lo que calificaron a ésta última como “muy concurrida”.
Además, indicaron que muchos funcionarios de las alcaldías no se pudieron hacer presentes porque el gremio no está en condiciones económicas para realizar traslados en ómnibus porque la Intendencia les debe por concepto de la cuota sindical que los trabajadores vuelcan a ADEOMS cerca de 900 mil pesos.
Consultado el Presidente de ADEOMS sobre la legitimidad de una resolución con un tercio de sus afiliados, Gómez indicó que usualmente muchos trabajadores no concurren a las asambleas pero luego al momento de acatar las medidas gremiales se adhieren muchos más, a razón de 2 o 3 funcionarios por cada uno que concurre.
SIN CAJA DE AUXILIO
Martínez, indicó que ADEOMS se encuentra prácticamente sin efectivo en su caja de auxilio y no puede ayudar a los trabajadores como quisiera. “Tenemos cerrados los créditos en COSALCO, ANDA y todavía no cobramos los sueldos. Hay trabajadores que nos vienen a pedir que les demos una mano pero nosotros tampoco tenemos plata suficiente como para ayudarlos a todos, tratamos de ver los casos más urgentes o cuando hay situaciones de enfermedad”, comentó.
Es que la difícil situación que atraviesa la Intendencia llegó al gremio, a quien le debe las cuotas sindicales de los trabajadores que se descuentan y no se vuelcan al gremio. Dicha deuda llegaría a los 900 mil pesos.
EXPECTANTES HASTA EL 8
Al momento la actitud del gremio tras la resolución adoptada en la última asamblea realizada el pasado viernes, es una especie de tregua, de espera, hasta el lunes 8 de junio, fecha límite para el cobro de sus salarios y pasada esa fecha si no tienen soluciones ya anunciaron que realizarán medidas gremiales.
Habrá un cese en las tareas y se mantendrán algunas guardias gremiales para las actividades que consideren servicios esenciales como el cementerio, recolección de residuos hospitalarios, abastecimiento de agua potable y el transporte urbano de pasajeros en las horas pico.