Adiestran a funcionarios policiales para responder correctamente a la problemática de violencia doméstica

35 mujeres murieron en el 2010 por este delito

En la mañana anterior en la sala de conferencias de Casa de Gobierno, comenzó el curso “La respuesta policial en violencia doméstica y de género. Aportes para fortalecer el abordaje y la calidad de atención”, dirigido a policías de Salto, Paysandú y Bella Unión que no están especializados en esta área.

Se dictaron los dos primeros módulos y se continuará hoy martes con el desarrollo de los dos siguientes, y el último se realizará el 21 de  noviembre en Montevideo.

En el acto de apertura hicieron uso de la palabra el Jefe de Policía, Insp. Gral. Carlos Ayuto, la Directora de la División Políticas de Género del Ministerio del Interior, Marisa Linden, y el Intendente de Salto, Germán Coutinho.

Abrió el acto el Insp. Gral. Ayuto, manifestando su beneplácito por que un curso de esta naturaleza se realice en el interior, pues lo preocupa la cantidad de hechos que se vienen generando a diario en el departamento. Por eso le interesa perfeccionar a los policías para atacar este tipo de problemas.

Por su parte, Linden manifestó que es un gusto estar nuevamente en Salto en un curso de esta naturaleza, que le permite al Ministerio del Interior continuar el proceso de fortalecer la respuesta policial a una problemática muy importante que tiene el país. “Hace un buen tiempo que el Ministerio del Interior viene trabajando para que este tema sea incluido como prioridad dentro de las políticas de seguridad pública –dijo Linden- .

Esto tiene como sustento la realidad de que, dentro de los delitos, la violencia doméstica tiene una dimensión muy importante: en importancia, la violencia doméstica es el segundo delito, después de los robos; deja secuelas enormes en una parte muy importante de nuestra sociedad”.

CIFRA  IMPACTANTE

Refirió Linden que en el año 2010 murieron 35 mujeres a causa de la violencia doméstica, cifra impactante y prevenible, porque son muertes que pueden ser evitadas si el conjunto de la institucionalidad pública da las respuestas a este problema. Es en ese sentido que el Ministerio del Interior asumió a partir de lo que fue el acuerdo interpartidario, que de alguna manera selló aspectos centrales de lo que debe ser una política de seguridad pública, trascendiendo las administraciones. En el punto 23.3, plantea la jerarquización de las unidades especializadas en violencia doméstica. Este aspecto de jerarquizarlas y especializar la respuesta policial dotándola de recursos humanos y materiales necesarios para dar su respuesta es un compromiso asumido por todos los partidos políticos del Uruguay.

En el Art. 335 del Presupuesto Nacional existe como norma programática un mandato para el período que establece la jerarquización y especialización de estas unidades, dándoles como cometido una amplitud de funciones relativas al tema de niñez, adolescencia, mujeres, y temas vinculados con violencia de género, donde se encuentra otra cantidad de delitos. Sobre esta base, el Ministerio del Interior viene trabajando para que dentro del mismo, los temas vinculados a violencia doméstica puedan transformarse en una unidad operativa de gastos. Esto es importante pues es la forma de medir si efectivamente este mandato se va cumpliendo de acuerdo a cada una de las realidades departamentales. Por eso es una norma programática y un tema considerado como proceso pero que hay que ir dando pasos necesarios para su cumplimiento.

Agregó además: “Dentro de nuestras orientaciones, como un elemento vinculado a la mejora de la calidad de atención, tenemos reglamentado un aspecto prioritario que es la reglamentación de la Ley de Procedimiento Policial en materia de violencia doméstica, Ley 18.315, que a partir del decreto de noviembre del año pasado tiene una reglamentación que permite establecer dentro del marco general del procedimiento policial, aspectos específicos en materia de violencia doméstica”.

 

FORTALECER SECCIONALES POLICIALES

“Como eje central de este curso está la difusión de este material  que de alguna manera mandata a los policías en sus procedimientos y que se transforma en una herramienta importante para el trabajo que se realiza”, continuó expresando Linden.

Junto con la especialización y jerarquización, es vital que toda la policía  pueda manejar temas centrales para poder dar una respuesta adecuada en las seccionales policiales, que son por excelencia el lugar en el territorio donde llegan las personas a pedir protección. Por lo tanto, todos los policías deben saber y tener elementos que les permita responder a  esta problemática.

El Ministerio considera que, además de los aspectos ya contemplados, debe verse la capacitación como algo permanente. Por eso estos cursos y además el incorporar a la currícula de manera decidida los temas de violencia doméstica en todos los niveles de la formación policial. Este año, por primera vez se está ejecutando el módulo de violencia doméstica en la carrera de oficiales. Por primera vez se coloca esta materia, como prioridad en la formación de oficiales. Asimismo hemos trabajado con las escuelas departamentales para que en toda la currícula se pueda colocar esto como tema básico en la formación policial. También en las escuelas de pasaje de grado y en las de carrera funcional, tiene que haber cada vez mayor profundización y actualización de un tema complejo que necesita por lo tanto respuestas complejas.

Para el trabajo en esta problemática, consideramos vital la articulación interinstitucional. La Policía tiene un mandato en esta temática y tiene funciones para cumplir muy vinculadas a la prevención y protección. Pero básicamente en esta articulación con el Poder Judicial es que consideramos que es absolutamente mejorable todo lo que estamos haciendo como institución. Pero sin contar con el trabajo mancomunado con las otras instituciones que participan en el Consejo Consultivo Nacional y en las Comisiones Departamentales Consultivas, es imposible pensar que estamos dando respuestas adecuadas al problema.