“Adolescentes de clase baja quedan embarazadas por su decisión y decir que son las que abortan es un prejuicio”

Leonel Briozzo dice que desconoce la existencia de clínicas de abortos clandestinos porque hoy “no tienen sentido”

“El grueso de las jóvenes de clase baja que quedan embarazadas en el Uruguay, lo hacen porque quieren quedar en ese estado, debido a que es la única manera de que puedan aumentar su capital social. Estas niñas y adolescentes no tienen alternativas educativas, ni laborales, ni tampoco culturales. En ese sector social, estas jóvenes deciden quedar embarazadas y no es porque les falla el método anticonceptivo, sino porque ellas así lo desean. Y todo por la ausencia de una perspectiva social de vida, que la integre a la sociedad de otra manera”, dijo a EL PUEBLO el subsecretario de Salud durante el gobierno de José Mujica e impulsor de la ley de interrupción del embarazo, el Dr. Leonel Briozzo.
Por eso sostiene que el embarazo adolescente es “un problema social” en el cual la ley de interrupción voluntaria del embarazo “no tiene nada que ver, porque ya está estudiado que la inmensa mayoría de las que abortan tienen más de 19 años de edad y las que tienen hasta esa edad se mantienen en el mismo porcentaje, no hay un aumento, porque el grueso del embarazo adolescente, son adolescentes que desean quedar embarazadas, que se controlan muy bien el embarazo y que por lo general tienen buenos resultados”.
Sostuvo que hay un preconcepto en la sociedad de que las adolescentes son las que una vez embarazadas, quieren abortar. “Eso es mentira.
Es un prejuicio de los más grandes que había de los sectores fundamentalistas que yo designo así, a los sectores del país que sin evidencia científica, imponen formas de pensar en los temas de salud reproductiva como el hecho de querer establecer de que si despenalizamos el aborto se iba a incrementar el aborto en adolescentes y nada más lejano que eso”, afirmó.
Para el profesor de la Clínica Ginecotológica de la Facultad de Medicina y exsubsecretario de Salud del gobierno de José Mujica, dijo que lo que falla cuando hay un planteo de aborto es “un proyecto de vida”, por lo cual considera que lo que se debe hacer para evitar estas cosas es “mejorar la oferta de vida, mejorando la oferta educativa, social y laboral, para que es adolescente de clase baja entienda lo mismo que entiende una adolescente de clase alta, que sus proyectos de vida deben cultivarlos y desarrollarlos, y que la maternidad solamente la haga cuando esté preparada globalmente”.
NO ME CONSTAN LAS
CLANDESTINAS
Para Leonel Briozzo, no le consta que actualmente sigan existiendo clínicas clandestinas que hagan abortos. Dijo que desde que comenzaron desde salud pública en el año 2001 con la clínica de disminución de riesgo y daño del embarazo, este tipo de clínicas “fueron disminuyendo”.
“Antes que comenzáramos a trabajar con el modelo de Iniciativas Sanitarias contra el aborto provocado en condiciones de riesgo, Uruguay tenía la tasa más alta en mortalidad materna por aborto provocado en condiciones de riesgo del mundo, pero una vez que empezamos a trabajar en la disminución de riesgos comenzó a disminuir la tasa de mortalidad materna. No sé qué pasó con las clínicas clandestinas que existían”, cuestionó.
Pero planteó que “desde el 2012 el aborto es legal en Uruguay y por lo tanto no tenemos idea ni siquiera si existen, porque no creo que nadie quiera correr un riesgo si puede recurrir oficialmente al Estado, que lo que más hace durante el proceso es tratar de disuadir a la madre de su decisión de interrumpir, pero le da el derecho a hacerlo”.