AFE pidió préstamo de 17 millones de dólares al Banco de Desarrollo de América Latina

La Administración de Ferrocarriles del Estado (AFE) solicitó al Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) una línea de crédito con un piso de US$ 17  millones para la compra de material rodante y capital de trabajo para la nueva operadora ferroviaria (en sociedad con la Corporación Nacional para el Desarrollo) que estará operativa desde marzo.
Según informó a El Observador, el titular de AFE, Jorge Setelich, el objetivo es acceder a estos recursos para atender negocios de carga que tiene el ente en el corto plazo. Ante la CAF se prestaron distintos proyectos, uno para el transporte de piedra para atender la demanda que tendrá la construcción de la planta regasificadora, otro para ampliar y mejorar la capacidad de carga con los contratos actuales, y una línea de financiamiento para la nueva operadora de carga que, hasta ahora, no tiene dinero asignado por parte del Poder Ejecutivo.
El presidente de AFE señaló que la empresa necesita “cuanto antes” hacerse de estos recursos para salir de la “parálisis” en la que se encuentra actualmente. En particular, existe “urgencia” en obtener los recursos financieros para comenzar con el proceso de compra del material rodante que pretende asignarse a la construcción de la planta regasificadora. El Poder Ejecutivo tiene previsto dar a conocer en abril el ganador de la licitación de este llamado.
AFE ya elevó ante los técnicos de la CAF todos los parámetros y requisitos para financiar a la empresa, incluyendo los contratos de carga vigente y datos del mercado de cargas en Uruguay. Setelich recordó que está previsto que en los próximos cuatro o cinco años la demanda de carga de Uruguay aumente 25%. La puesta en marcha de la pastera Montes del Plata prevista para mediados de año agregará un piso de 4 millones de toneladas por año. A esto hay que sumarle 1 millón de toneladas piedra caliza que requerirá ANCAP para su planta de cal en Treinta y Tres, además de 1,5 millones de toneladas para la planta cementara que construirán ANCAP, Cementos Artigas y Votorantim.
“Más agresivo”
A juicio Setelich, el Estado debería impulsar una política “más agresiva” para solucionar el déficit de infraestructura ferroviaria. “Hoy en día se están dando oportunidad con incrementos de la demanda que no estamos aprovechando”, se lamentó el titular de AFE. Dijo que en el caso de la pastera Montes del Plata será el “camión” el que absorberá esa demanda porque así “lo indican las leyes del mercado”.
“Está claro que las rutas que giran en torno a San José van a comenzar a sentir el impacto de una circulación diaria de unos 80 camiones. Alguien va a tener que pagar el mantenimiento de esas carreteras”, aseguró. Según Setelich, el Estado tendría que contar con una “estrategia” donde quede claro cuál es la opción rentable para atender esa demanda. “En mi opinión, el Estado va tener un costo mayor a largo plazo por tener una política de reacción y no de planificación e involucramiento”, consideró. Por otro lado, precisó que la “otra cara de la moneda” es que si el Estado se involucra, se trata de inversiones “monstruosas” que están entre US$ 800 millones y US$ 1.200 millones. La reactivación de un kilómetro de vía férrea cuesta entre US$ 800 mil y US$ 1 millón.

La Administración de Ferrocarriles del Estado (AFE) solicitó al Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) una línea de crédito con un piso de US$ 17  millones para la compra de material rodante y capital de trabajo para la nueva operadora ferroviaria (en sociedad con la Corporación Nacional para el Desarrollo) que estará operativa desde marzo.

Según informó a El Observador, el titular de AFE, Jorge Setelich, el objetivo es acceder a estos recursos para atender negocios de carga que tiene el ente en el corto plazo. Ante la CAF se prestaron distintos proyectos, uno para el transporte de piedra para atender la demanda que tendrá la construcción de la planta regasificadora, otro para ampliar y mejorar la capacidad de carga con los contratos actuales, y una línea de financiamiento para la nueva operadora de carga que, hasta ahora, no tiene dinero asignado por parte del Poder Ejecutivo.

El presidente de AFE señaló que la empresa necesita “cuanto antes” hacerse de estos recursos para salir de la “parálisis” en la que se encuentra actualmente. En particular, existe “urgencia” en obtener los recursos financieros para comenzar con el proceso de compra del material rodante que pretende asignarse a la construcción de la planta regasificadora. El Poder Ejecutivo tiene previsto dar a conocer en abril el ganador de la licitación de este llamado.

AFE ya elevó ante los técnicos de la CAF todos los parámetros y requisitos para financiar a la empresa, incluyendo los contratos de carga vigente y datos del mercado de cargas en Uruguay. Setelich recordó que está previsto que en los próximos cuatro o cinco años la demanda de carga de Uruguay aumente 25%. La puesta en marcha de la pastera Montes del Plata prevista para mediados de año agregará un piso de 4 millones de toneladas por año. A esto hay que sumarle 1 millón de toneladas piedra caliza que requerirá ANCAP para su planta de cal en Treinta y Tres, además de 1,5 millones de toneladas para la planta cementara que construirán ANCAP, Cementos Artigas y Votorantim.

“Más agresivo”

A juicio Setelich, el Estado debería impulsar una política “más agresiva” para solucionar el déficit de infraestructura ferroviaria. “Hoy en día se están dando oportunidad con incrementos de la demanda que no estamos aprovechando”, se lamentó el titular de AFE. Dijo que en el caso de la pastera Montes del Plata será el “camión” el que absorberá esa demanda porque así “lo indican las leyes del mercado”.

“Está claro que las rutas que giran en torno a San José van a comenzar a sentir el impacto de una circulación diaria de unos 80 camiones. Alguien va a tener que pagar el mantenimiento de esas carreteras”, aseguró. Según Setelich, el Estado tendría que contar con una “estrategia” donde quede claro cuál es la opción rentable para atender esa demanda. “En mi opinión, el Estado va tener un costo mayor a largo plazo por tener una política de reacción y no de planificación e involucramiento”, consideró. Por otro lado, precisó que la “otra cara de la moneda” es que si el Estado se involucra, se trata de inversiones “monstruosas” que están entre US$ 800 millones y US$ 1.200 millones. La reactivación de un kilómetro de vía férrea cuesta entre US$ 800 mil y US$ 1 millón.