Afirman que la Fuerza Aérea tomó mal la muestra para la pericia

Los equipos de búsqueda deberán encontrar nuevamente la mancha de combustible para volver a extraer otra muestra
ANCAP no pudo realizar el análisis de la muestra del fluido hallado este martes 6 km al suroeste de la isla de Flores, lugar donde desapareció el avión de AirClass, dado que los rastros de sustancia contenidos estaban “muy diluidos” y era “imposible realizar los estudios”.
Así lo comunicó el ente a la Fuerza Aérea en un informe que le hizo llegar este jueves, informó a El Observador el vocero de la Fuerza Aérea, Álvaro Loureiro.
La muestra fue extraída este martes por la Fuerza Aérea de una mancha de combustible hallada este martes 6 km al suroeste de la isla de Flores. El propósito de los análisis era verificar si el fluido se correspondía con alguno de uso aeronáutico, que pudiera dar pistas sobre el avión desaparecido. ANCAP había calculado que los resultados de los análisis estarían recién para la semana próxima.
Loureiro señaló que ahora se deberá volver a buscar la mancha para extraer una nueva muestra y así volver a pedir la realización de los análisis. No obstante, aclaró que primero se debe esperar a que mejoren las condiciones climatológicas, que desde hace dos días han imposibilitado la búsqueda.
A su vez, el vocero de la Fuerza Aérea adelantó que la ubicación de la mancha tampoco es tarea sencilla. “La mancha puede desaparecer o cambiar de lugar”, más aún con estas condiciones climáticas, explicó.
Este viernes es el segundo día consecutivo en que la Fuerza Aérea debe suspender la búsqueda del avión debido a las condiciones del clima.
El avión CX-LAS de la empresa AirClass desapareció a las 19:45 del miércoles pasado cuando se hallaba a pocas millas de la Isla de Flores, luego de despegar de Carrasco en dirección a Ezeiza. En él viajaban dos tripulantes: el piloto Walter Rigo y el copiloto Martín Rivas.
Los equipos de búsqueda deberán encontrar nuevamente la mancha de combustible para volver a extraer otra muestra
ANCAP no pudo realizar el análisis de la muestra del fluido hallado este martes 6 km al suroeste de la isla de Flores, lugar donde desapareció el avión de AirClass, dado que los rastros de sustancia contenidos estaban “muy diluidos” y era “imposible realizar los estudios”.
Así lo comunicó el ente a la Fuerza Aérea en un informe que le hizo llegar este jueves, informó a El Observador el vocero de la Fuerza Aérea, Álvaro Loureiro.
La muestra fue extraída este martes por la Fuerza Aérea de una mancha de combustible hallada este martes 6 km al suroeste de la isla de Flores. El propósito de los análisis era verificar si el fluido se correspondía con alguno de uso aeronáutico, que pudiera dar pistas sobre el avión desaparecido. ANCAP había calculado que los resultados de los análisis estarían recién para la semana próxima.
Loureiro señaló que ahora se deberá volver a buscar la mancha para extraer una nueva muestra y así volver a pedir la realización de los análisis. No obstante, aclaró que primero se debe esperar a que mejoren las condiciones climatológicas, que desde hace dos días han imposibilitado la búsqueda.
A su vez, el vocero de la Fuerza Aérea adelantó que la ubicación de la mancha tampoco es tarea sencilla. “La mancha puede desaparecer o cambiar de lugar”, más aún con estas condiciones climáticas, explicó.
Este viernes es el segundo día consecutivo en que la Fuerza Aérea debe suspender la búsqueda del avión debido a las condiciones del clima.
El avión CX-LAS de la empresa AirClass desapareció a las 19:45 del miércoles pasado cuando se hallaba a pocas millas de la Isla de Flores, luego de despegar de Carrasco en dirección a Ezeiza. En él viajaban dos tripulantes: el piloto Walter Rigo y el copiloto Martín Rivas.






Recepción de Avisos Clasificados