Afirman que también falta mano de obra en el sector no especializado y el desempleo sigue en cifras bajas

A la escasez de mano de obra especializada, que lanzó al gobierno a tomar una serie de medidas para capacitar personal, se suma ahora que también faltan empleados para puestos que no requieren de mayor formación. La marcha de la economía –que este año y el próximo crecerá 4% anual– sumada al desempleo que está en cifras bajas en la comparación histórica, y los logros sindicales que forzaron aumentos de sueldos, implicó corrimientos de personal en el mercado laboral.
La construcción elevó el número de cotizantes a cerca de 70 mil y quitó mano de obra a otros sectores como el rural al recibir gente que antes integraba las cuadrillas del campo. A nivel urbano (Montevideo y Canelones) el supermercadismo sufre la rotación. De hecho, en firmas como Geant o Disco se colocó en la entrada de esas grandes superficies carteles invitando a trabajar en esas empresas.
El reciente acuerdo firmado por el sector limpieza considerado histórico por ser para un plazo de cinco años con un aumento de 90,18%, lo que elevará los sueldos de esos trabajadores a más de $ 20 mil al final del acuerdo, se transformará en tentador para buena parte de la mano de obra sin preparación que quitará empleados a otros rubros como el comercio. Ese tipo de convenios, que son un logro para el sindicato, también puede repercutir en los niveles de contratación, según lo advirtió Javier Carrau, presidente de la Cámara de Industrias del Uruguay.
El empresario comentó a El Observador que si se llega a un punto en que el costo sube mucho, las empresas volverán “a contratar una limpiadora que esté todo el día” y se olvidarán de la firmas tercerizadas .
Sin embargo, por otro lado, ese tipo de acuerdos de la limpieza, repercute en otros sectores de la actividad que se vuelven menos tentadores en su oferta para personas que no tienen mayor formación, como es el caso de los supermercados.
Hugo Avegno, director de la Asociación de Supermercados del Uruguay, afirmó en el Seminario Retail 2013, que una de las preocupaciones actuales refiere a la “alta rotación” de personal que tienen las grandes superficies. En algunos casos, esa rotación hace que siete de cada 10 empleados sean nuevos cada año.
“Los gerentes de los supermercados están estresados; el rubro recursos humanos pasó a ser el 80% de su preocupación”, afirmó Avegno. Según supo El Observador de fuentes ministeriales, en el supermercadismo hay grupos económicos dispuestos a subir los sueldos y otros se resisten a hacerlo a pesar de los problemas que tienen para conseguir personal. La situación planteada hace que se busque gente “en el fondo de la bolsa”, se explicó.
Federico Kuzel, gerente de consultoría de capital humano de KPMG, dijo a El Observador que al haber más ofertas, el empleado “eleva sus exigencias” y se para del lado del “yo estoy eligiendo” y ya no es sólo la empresa la que selecciona. El empleado mira el sueldo, la cercanía al lugar del trabajo por la locomoción, los horarios y si tiene flexibilidad para estudiar, que son características que en un escenario de restricción económica del país, no se consideran tanto. “En definitiva los niveles de oferta determinan conductas”, dijo Kuzel.
Otra característica del modelo actual es la masividad que permite internet para acceder a ofertas de trabajo, e incluso postular para varias empresas a la vez.
Una persona que ya está trabajando, puede postularse vía on line, cuando antes era una complicación porque había que pedir permiso para salir, hacer la fila para presentar el currículum y la oferta era más reducida.
Para el segmento que requiere mano de obra especializada, cargos medios y gerenciales, el especialista de KPMG opinó que la demanda empresarial bajó algo en relación al año pasado y los postulantes de 2013 tienen mejores perfiles. Recordó también que se entra en un año electoral, considerado de incertidumbre, donde las compañías se limitan a cubrir cargos pero no a crear nuevos puestos.
El gobierno respalda que en los Consejos de Salarios que están en marcha se otorguen incrementos adicionales a los sectores de la población que tienen salarios más bajos. Incluso se propone subir a $ 10 mil el Salario Mínimo Nacional a partir de enero de 2015.