Alberto Villas Boas hace sus descargos tras ser exonerado de acusaciones por la falta de pruebas

Recibimos y publicamos

Sr. Director Responsable DIARIO EL PUEBLO

Don: Walter

Martínez Cerrutti

Presente 

El derecho a la libre expresión es uno de los más fundamentales, ya que es esencial a la lucha para el respeto y promoción de todos los derechos humanos. Sin la habilidad de opinar libremente, de denunciar injusticias y clamar cambios – el hombre está condenado a la opresión.

Por estas mismas razones, el derecho a la libre expresión es uno de los más amenazados, la lucha por la libertad de expresión nos corresponde a todos, respetar la libertad de los demás a decir cualquier cosa, por más ofensiva que la consideremos, es respetar nuestra propia libertad de palabra y en este sentido he de manifestar mi descargo en función de la denuncia de la hoy exedila por el Frente Amplio Lorena Molina y la respectiva nota publicada el 16 de Enero del corriente año y de la funcionaria (hoy bajo sumario) Sra. Lilián Padrón.

Las denuncias realizadas por las antes nombradas, derivaron en una instrucción de sumario administrativo con separación del cargo y suspensión preventiva con retención total de haberes al suscribiente en relación al cargo desempeñado como funcionario de O.S.E.

El lector comprenderá, sin estirar demasiado el razonamiento, que la denuncia realizada y publicada de esta manera tuvo entre otras cosas una finalidad política no contemplativa de que fuera de los roles a los que estoy llamado a desempeñar, existe un padre de familia y un ciudadano comprometido con su conciencia.

Pero lejos de desestimular mi labor y mi creencia en el sistema jurídico, hoy me presento amarrado al Derecho de expresión que me asiste, a las razones que me convocan y fundamentalmente a la RESOLUCIÓN (R/D No. 1644/11) del 26 de octubre de 2011 que estipula la aplicación del principio de inocencia por las acusaciones realizadas.

He de dirigirme en esta oportunidad a la opinión pública basándome en la documentación fehaciente, y no en contingencias aleatorias, meras presunciones y fundamentalmente respetando las opiniones de otros, pero manifestando de manera firme mi desacuerdo con la publicidad del caso.

Recuérdese que se han cumplido las etapas secuenciales y garantistas del procedimiento disciplinario resolviéndose finalmente además (y como surge del resultando III, R/D 1644/11) “que no resultó probado, en la extensa investigación realizada, la existencia de irregularidades en la realización de convenios y manejo del dinero público”.

Cabe señalar, que a la denunciante en segundo término por resolución No. 979/11 del 13 de julio de 2011, se dispone la instrucción de sumario administrativo, con separación del cargo y retención total de haberes en función de las dudas en el desempeño en el sector de trabajo. De la resolución 1644/11 que me afecta, resta detenerse en el resultando II, el cual estipula “que no se han probado, fehacientemente, las situaciones que se investigaron…”.

Finalmente, no es intención de este Edil iniciar una disputa sobre alto que a las claras se ha solucionado agotando el debido proceso. No es intención de este Edil arremeter contra el oportunismo de los denunciantes, pero emerge del sabor dejado, del daño causado, la impronta de la verdad material y que en mi voz se hace palabra.

Atentamente, Alberto Villas Boas –1.934.018-0.