Algunos desmanes no lograron empañar el festejo popular

Próximo a la medianoche continuaban los «festejos» de algunos grupos de muchachones que se habían reunido ayer fundamentalmente en las dos plazas del centro de la ciudad. Tanto en Plaza de los Treinta y Tres Orientales, como en Plaza Artigas hubo serios incidentes que obligaron a la intervención policial y terminaron con algunos detenidos, aunque sin lesionados de gravedad. Salto vivió anoche un verdadero carnaval, gente de todas las edades, ataviada con cualquier tipo de elemento celeste salió a festejar la nunca también denominada «locura» desencadenada por Sebastián «Loco» Abreu, con el último penal, el que le dio el pasaje a la selección uruguaya a las semifinales del Torneo Mundial de Fútbol.

Si las ya famosas «vuvucelas» africanas han marcado este mundial, el ruido ensordecedor que metían miles y miles de salteños anoche, en una manifestación masiva que no recordamos desde muchas décadas a esta parte, no le fue en zaga.

Más allá de algunos desmanes, fruto de la abundancia de alcohol que podía observarse entre muchos manifestantes, no hubo que lamentar incidentes de mayor gravedad, aunque hubo varios que fueron dominados por eficientes operativos policiales.

Recién en las primeras horas de la madrugada volvió la calma, cuando aparentemente los salteños en general decidieron volver a casa para disfrutar volviendo a ver escenas de un partido histórico. Ojalá que no se corte la racha.