Alumnos del Liceo Ipoll viven su primera instancia de evaluación

En torno a la primera instancia evaluatoria en el Liceo No. 1 Ipoll, la Directora Diana Lucero expresó que es muy significativo el hecho de “realizar este intercambio en esta primera etapa del año – que a su vez es importante para el proceso para el fin del curso previsto para el mes de noviembre”; sobre todo para trabajar en forma integrada, logrando el mayor éxito en los aprendizajes. Los puntos más importantes que se consideran, a nivel de todas las asignaturas tienen que ver con los procesos de aprendizaje pero también los que hacen a la convivencia de cada uno de los grupos en los cuales los alumnos están integrados.
Se cuenta a su vez con espacios de referencia como son las horas de coordinación de asignaturas a lo largo de la semana en la cual los padres pueden participar en vínculo intersubjetivo con los profesores para mejorar la propuesta de aprendizaje de los alumnos.
“El liceo ha logrado hasta el momento un muy buen clima de convivencia; los alumnos se han adecuado a las normas institucionales y progresivamente se van adecuando a las demandas cognitivas que se dan en cada una de las asignaturas”.
PRÓXIMO JUEVES 26: CONSEJO DE PARTICIPACIÓN
Fuera del encuentro la institución pretende contar con la participación y el compromiso de los padres en forma voluntaria. El jueves 26 se podrán integrar al Consejo de Participación Liceal, donde podrán exponer nuevas propuestas, ideas, iniciativas, intereses, pensando en este año y también proyectando hacia el futuro.
Los Consejos de Participación deben actuar con objetividad al interés general, con sometimiento pleno al derecho y deben actuar de acuerdo con los siguientes principios.- Todos los integrantes de la comunidad educativa tienen derecho a participar en esta instancia colectiva, teniendo en cuenta siempre el interés superior, que consiste en el reconocimiento y respeto de los derechos inherentes de la persona humana.
La participación en el Consejo de Participación Liceal no debe limitarse únicamente al cumplimiento de las formalidades, sino que deberá constituir un compromiso permanente con el centro y necesidades de sus integrantes.
Todo integrante de la comunidad de un centro educativo tiene derecho a elegir a sus representantes y ser elegidos como tal es elector y elegible en las formas que se designarán.
Los integrantes del Consejo ajustarán su conducta al respeto mutuo, lealtad y buena fe procurando defender el interés superior entre varios intereses particulares que puedan plantearse.
En todo centro educativo de educación secundaria público funcionará un Consejo de Participación integrado por estudiantes, docentes, padres o responsables y representantes de la comunidad.
Deberá incluir entre sus miembros, al menos un tercio de representantes estudiantiles.
Serán convocados por la dirección al menos tres veces al año o a pedido de la mayoría de sus miembros, sin obstaculizar el desarrollo de los cursos.
El número mínimo de integrantes de cada Consejo de Participación será de nueve con mínimo de tres representantes por el orden estudiantil, dos representantes por el orden docente, dos por padres y dos representantes por la comunidad. Dentro de esta última categoría uno de sus integrantes deberá ser necesariamente un funcionario no docente.
Al Consejo de Participación Liceal le compete realizar propuestas a la dirección del centro educativo en relación al proyecto educativo que en ejercicio de su responsabilidad profesional elabore la
Dirección y el cuerpo docente del centro educativo.
A la suscripción de acuerdos y convenios con otras instituciones.
A la realización de obras en el centro educativo, obtención de donaciones y otros recursos extra-presupuestales.
El Consejo de Participación podrá solicitar informes y realizar propuestas al Consejo de Educación, así como requerir la presencia de un representante del mismo, ante situaciones que lo ameriten a juicio de sus integrantes.