Antel gastará más de 600.000 dólares por el robo de cables

Los clientes afectados y los perjuicios económicos de Antel como consecuencia del robo de cables casi se triplicaron en comparación con el año pasado.

Este año hubo en promedio 330 clientes por día sin servicio por esta causa, aunque en setiembre -debido a los hurtos en la zona de Malvín- la cifra subió a 600.

La empresa estatal prevé gastar unos 600.000 dólares en 2010 para solucionar este tema.

En UTE, hay 350 casos de vandalismo por mes en todo el país. Cientos de metros de cable de las líneas de Antel están siendo robados desde hace por lo menos 15 días en Montevideo.

Los operarios de la telefónica estatal no dan abasto a reponer las líneas cortadas cuando vuelven a reiterarse los robos.  Los cables robados suelen ser quemados para recuperar el cobre que contienen en su interior. Los acopiadores que manejan depósitos de metales los venden posteriormente a algunas empresas que son las que terminan exportando el metal. Las autoridades de Antel advierten que el fenómeno ha recrudecido respecto al año pasado tanto a nivel de clientes afectados como en la incidencia económica.

El ingeniero Héctor Burone, gerente del sector Proyectos Civiles de Antel, describió cuáles son las afectaciones.

«Si anualizados los valores que se vienen registrando en 2010 va alrededor de los 600.000 dólares, lo cual es casi tres veces más que el año pasado. Está lejos todavía -y por suerte- de los récord que tuvimos en cuanto a perjuicio hace dos o tres años. Estamos hablando de alrededor de 330 clientes diarios afectados. En este momento estamos en 600, pero el promedio anual fue 300 y pico. El año anterior había sido de 180″, estableció Burone.

Burone explicó también el motivo de estos gastos. «Lo que hace que esto cueste es el valor en sí del material hurtado, la propia reposición del cable y de algunos otros elementos de la red y básicamente hay un tema fundamentalmente que es casi el que más pesa de lucro cesante. Hay un montón de clientes que no sólo ellos no puede entablar conversación, sino que tampoco pueden ser llamados por otros clientes, o sea que hay una doble influencia ahí en cuanto a lucro cesante no facturación», afirmó.

Respecto a las zonas, el fenómeno siempre afectó fundamentalmente al cinturón periférico de Montevideo y buena parte de Canelones. El ingeniero dijo que estas zonas son más vulnerables ya que el cableado es aéreo y no enterrado.

El 2006 fue el último año en que se robaron grandes cantidades de cables en nuestro país. En  ese entonces la pérdida que ocasionaba el robo de cables podía estimarse en dos millones y medio de dólares por año. En el 2006 unos 2.850 clientes diarios estaban sin servicio a causa del robo de cables.

En 2007, gracias a las diversas medidas tomadas en coordinación con varios organismos del Estado, disposiciones legales y decreto, se generó una disminución de los gastos de Antel frente a esta problemática en un 42% con respecto 2006.

Este tipo de robos que había dejado de tener trascendencia desde hace unos años no es un hecho que se produce solamente en Uruguay. Burone explicó que en la actualidad se están recreando algunas condiciones de mercado que han llevado a el aumento de hurtos.

«Son muy similares a lo que fue en 2007, en 2006 en cuanto al precio internacional del cobre, en cuanto a la demanda de la economía china por este tipo de productos, se vio afectada además por la baja producción chilena con el tema de los terremotos del año pasado. Eso hace que haya una gran  avidez por el cobre que proviene no de la mina, sino por la reconversión de productos ya existentes», indicó Burone.

Durante la pasada semana, el precio del cobre cerró con subidas del 2% hasta los 3,63 dólares la libra en la Bolsa de Metales de Londres y llegó a su mayor nivel desde el 1º de agosto de 2008.

A la fecha, el metal rojo acumula un precio promedio de 3,24 dólares por libra, contra los 2,34 dólares por libra registrados en 2009, lo que equivale a una diferencia cercana al 40%.

En la actualidad, un total de 662 hogares de la zona de Malvín se quedaron sin el servicio de telefonía fija (y en algunos casos de conexión a internet) debido al robo de cables de cobre en esta zona.

Los cables, de cobre y forrados con plástico, componen la red de acceso desde la central telefónica hasta el servicio del cliente y son cortados directamente de cajas de distribución que se ubican en postes, columnas o murales.

Se prevé recién para el 12 de octubre la finalización de las tareas, siempre y cuando cesen los robos sobre las reparaciones

En tanto, en UTE,  el robo de cables y los actos vandálicos vinculados al tendido eléctrico han crecido en los últimos años, pero en 2009 se constató un importante descenso.

Según un detallado informe de la empresa estatal, en 2005 hubo 2.083 casos, en 2006 trepó a 4.333, y en 2007 superó el doble de casos. Según UTE, ese año los robos y los actos vandálicos totalizaron los 8.966.

El pico se registró de incidentes se registró en 2008, con 9.565 denuncias. En 2009 hubo un importante descenso: UTE registró 3.520 casos ese año.

De enero a mayo de este año se registraron 1.752 delitos. Esta cifra implica un repunte respecto al mismo período del año pasado, cuando se habían constado 380 denuncias.

En el año 2009 UTE realizó una importante campaña de información y prevención por la cantidad de robos que se habían registrado en el año anterior. En el 2008 hubo además varios casos de fallecimientos por este motivo.