Aplicar la medicina defensiva es cada vez “más costosa” para el Centro Médico y para el paciente

Médicos en juzgados por denuncias contra ellos

Aumentan los costos en el Centro Médico por la aplicación de la medicina defensiva. Esto obedece a la política de trabajo que plantea el nuevo escenario en la relación médico – paciente, donde los galenos entienden que deben buscar la manera de prestar la mayor atención posible a quien los consulta, con la finalidad de disminuir el margen de error en el diagnóstico, además de contar con más garantías a la hora de hacer su trabajo y evitar futuros reclamos por parte de los pacientes.

Aunque si bien esto genera una dinámica de trabajo mucho más profunda al momento de que un paciente visite un consultorio médico, la atención se termina volviendo más costosa tanto para el centro mutual, como para el paciente que debe aumentar el gasto de atención médica.

Este tipo de situaciones se plantean a raíz de la cantidad de demandas por responsabilidad médica que se han presentado en los últimos años y que han constituido una piedra en el zapato, tanto para el fuero médico, como para las distintas instituciones de salud públicas y privadas.

En este caso, en Salto se han presentado una serie de demandas con resultados millonarios, y la cantidad de reclamos ha tenido un crecimiento sostenido. Por esa razón, varios médicos de primer nivel de nuestro medio, han desfilado por los pasillos de los juzgados, ya sea en calidad de testigos o como peritos, para prestar declaraciones en diversas denuncias presentadas por pacientes o sus familiares, que entienden que de la atención médica se desprende un daño que ocasionó una lesión o muerte del paciente.

El martes por la mañana, una demanda civil iniciada por presunta responsabilidad médica, se estaba sustanciando en uno de los dos juzgados que entienden en materia civil en nuestro departamento, por un caso ocurrido hace más de 5 años donde una persona que habría sufrido un accidente y fue atendida en el interior del departamento, según demandan sus familiares, “no habría recibido la atención correcta” y luego de esto, fue trasladado al CTI del Hospital permaneciendo algunas horas internado hasta que falleció.

La demanda fue entablada a nivel del juzgado civil y el martes una serie de galenos desfilaron por los pasillos del tercer piso del Palacio de Oficinas Públicas, donde están situadas las sedes de los tribunales de materia civil, laboral, comercial, etc.

MUCHAS DEMANDAS

Desde hace algunos años a esta parte, presentar una demanda reclamando un acto dañoso que pueda entenderse que se desprende de un caso de responsabilidad médica, pasó a ser algo más común, casi como los reclamos laborales. Es que desde el punto de vista del paciente, o del familiar de éste, la situación que se plantea es mucho más compleja.

Los pacientes o familiares de los mismos miden con lupa el sufrimiento que les causa un diagnóstico adverso, que entienden que no fue tratado a tiempo, o que no fue atendido debidamente y entonces, muchas veces impulsados por su fuero subjetivo, presentan demandas contra médicos e instituciones con la finalidad de obtener un resarcimiento.

Esto es entendible para algunos médicos consultados por EL PUEBLO, pero creen que es mayor el daño que se genera el reclamante, quien además de frustrarse cae en una situación de tensión donde debe rememorar los hechos cada día, en vez de tratar de superarlo.