Aratirí dice haber completado informes para instalarse

GLa minera india Aratirí emitió ayer  miércoles un comunicado en el que anuncia haber completado los informes y exámenes necesarios para obtener las autorizaciones oficiales del Estado para trabajar en el suelo uruguayo.

El comunicado comienza diciendo que “A cuatro años de su llegada a Uruguay y luego de 3 años de iniciados los estudios geológicos en la zona de Valentines, Aratirí completó la entrega de los principales informes requeridos para obtener las autorizaciones oficiales y poner en marcha su proyecto productivo y logístico, que incluye la extracción, beneficiamiento y exportación de mineral de hierro durante más de 20 años”.

A partir de ahora se abre una nueva etapa del proceso de aprobación que puede demandar varios meses. Habrá intercambios técnicos y consultas una vez que los ministerios involucrados hayan completados los estudios de los informes presentados por Aratirí.

El Espectador dialogó con un vocero de la empresa minera el cual pidió no hacer declaraciones públicas pero si reveló que Aratirí ha invertido 170 millones de dólares hasta el momento en actividades de investigación y desarrollo. El informe con los estudios medioambientales y sociales tiene 6.000 páginas.

Luego de la millonaria inversión y tantas páginas de estudios, está claro que Aratirí llegó para quedarse, a pesar de aquel anuncio de que Uruguay ya no sería la prioridad número uno sino la cuatro de la multinacional.

Según dice la empresa en el comunicado, se comprobó la existencia de 2.500 millones de toneladas de recursos bajo tierra, un volumen 40 veces superior al que se conocía.

La fuente consultada por El Espectador dentro de Aratirí habló también sobre el mapeo geológico en Valentines, que ha demandado tres años de estudios por parte de científicos y técnicos.

Se han realizado perforaciones por 260.350 metros lineales, las cuales son de 8 centímetros de diámetro; se ha extraído material de la roca a modo de “testigo” para analizarlo. Además informó que actualmente hay 150.00 kilómetros de material ya analizado y catalogado en una especie  de “biblioteca de piedra”. Así lo calificó el vocero de Aratirí consultado.

Los estudios de impacto ambiental incluyen los de componente social, es decir el impacto sobre los pobladores de la zona y en áreas cercanas al proyecto.

“El proceso tiene muchos meses por delante y de parte de la empresa tiene un enorme esfuerzo invertido y va a seguir, para completar todo y llegar a la ejecución. Con 170 millones invertidos, es difícil que eso cambie”, dijo. No es dinero invertido en campos o forestación, en ese tipo de negocios, sino todo invertido a servicio del proyecto total.

Con todo esto, parece quedar claro que Aratirí no se va, aunque una comisión multipartidaria sigue estudiando cambios en la legislación para la minería de gran porte.

El ministro de Industria, Roberto Kreimerman, en diálogo con el programa Claves Económicos de Nuevo Siglo, fue consultado por Aratirí y sus amagues de alejarse del país.

“Aratiri y Montes del Plata son las mayores inversiones en el país. La realidad es que la minería siempre provoca debate, salvo en países establecidos como Canadá o Australia, donde igualmente hay debate”, dijo Kreimerman, “el debate es normal y sano porque permite conjuntar una política de Estado en varios años. La empresa sigue trabajando en los permisos ambientales y mineros actualmente. La discusión que tenemos en la comisión actualmente no es de minería si o no, sino sobre cuánto recauda el Estado, cuidados ambientales y que se haría con el fondo que se genera para que las generaciones futuras puedan beneficiarse”.

El ministro admitió también que en el aspecto ambiental se le exigirían los máximos controles y luego se refirió a los costos que se le cobrarían a una empresa minera como Aratirí.

“Lo que gana una empresa minera va en función de los precios de exportación. Se va a establecer una escala progresiva, una mayor ganancia mayor impuesto. El complemento para la minería de gran tamaño va con una ley como esta. El régimen más gravoso va a depender de los precios internacionales y vale tener en cuenta que en todo el mundo hay tendencia a reformas en la minería”.