Argentina ganó sin brillar

El conjunto albiceleste sufrió más de la cuenta
ante Bosnia en su debut

El conjunto albiceleste sufrió más de la cuenta ante Bosnia en su debut

Argentina derrotó a Bosnia en su debut mundialista, pero sufrió demasiado, teniendo en cuenta el potencial de ambas selecciones. El 2-1 conseguido por el conjunto albiceleste fue trabajoso y dejó la sensación de que el entrenador Alejandro Sabella todavía debe trabajar bastante en pos de mejorar el funcionamiento del equipo.

Argentina encontró la ventaja muy temprano en el partido. Iban tres minutos cuando el centro de Di María fue peinado por Rojo y elArgentina (pag5) balón, luego de desviarse en Kolasinac, dejó sin reacción a Begovic, el arquero de Bosnia.
El gol tempranero debía liberar tensiones y hacer que Argentina jugara más suelta, pero no sucedió, y las equivalencia entre uno y otro equipo en cuenta a las jerarquías individuales, no quedaron en evidencia.
Bosnia, un rival muy disciplinado en lo táctico, no perdió la línea pese a la desventaja y, por el contrario, ganó en confianza tras haber frustrado tres arranques sucesivos de Messi, a quien logró aislar lejos del área.
Messi fue optando por retrasarse por el costado derecho o como cinco adelantado para ofrecerse como referencia a la hora de la salida, pero así se perdió su explosión en las zonas en las que él saca ventaja a través del cambio de ritmo y la búsqueda del espacio libre.
Dos tapadas del argentino Romero, una ante un tiro libre de Harjovic y otra tras un cabezazo de Lulic, dejaron en evidencia que Argentina volvía a atravesar un bache de desconcentración.
En el resto de la etapa inicial, apenas un par de remates de media distancia -de Maxi Rodríguez y Mascherano- fue lo que Argentina generó en ataque.
Las indicaciones de Sabella para que la salida fuera más agresiva y limpia dejaron en claro la insatisfacción del entrenador. De ahí, sus cambios para el segundo tiempo: no solo de nombres, sino también de plan táctico.
Con los ingresos de Gago e Higuaín por Campagnaro y Maxi Rodríguez, la defensa se reacomodó con cuatro hombres y el mediocampo con tres. Del 5-3-2 se pasó al 4-3-3, lo que equivale a decir que del plan B se volvió al plan A.
Hubo variación, sin dudas, como quedó claro en el arranque de la etapa final. Primero, porque apareció la referencia de área que faltaba gracias a la aparición de Higuain. Con él, Agüero se mostró más confiado para encarar, y Messi recuperó su posición ideal para armar juego con pelota al pie.
Y así que, por decantación natural, Messi armó una jugada con su sello, limpiando camino al transportar el balón con precisión y aceleración. El disparo, bajo y con comba, dio en la base del poste derecho y penetró el arco por el segundo palo.
En el mejor momento argentino, cuando parecía abierto el camino hacia la goleada, un descuido defensivo dejó a Ibisevic solo frente a Romero y el remate del bosnio pasó entre las piernas del arquero para reducir la diferencia. Con espacios abiertos, Argentina volvió a hacerse fuerte en el uno contra uno de contragolpe pero no pudo estirar la diferencia.






El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...