Asamblea nacional de fleteros decide hoy en Salto si van al paro por demoras de descarga en plantas arroceras

A nivel del transporte de fletes podría concretarse un paro en el correr de los próximos días, dependiendo ello de lo que se decida en la asamblea nacional que se habrá de llevar a cabo esta mañana en las instalaciones del Club Ferro Carril.
Así surge de la información proporcionada a EL PUEBLO por el Secretario del Centro Unión Fleteros de Salto, César Piastri quien fue terminante al señalar que ha resultado estéril el intento de acordar con Saman respecto a los inconvenientes que tienen las empresas de transporte a la hora de concretar las descargas de arroz en las plantas.
«No hemos tenido resultado positivo de parte de los principales de las plantas y desde hace años que las esperas para descargar se hacen demasiado extensas con las pérdidas que ello provoca a nuestro sector», dijo Piastri, quien recordó que existe una disposición que marca un tiempo máximo de espera permitido y que luego de ello se debe pagar a las empresas.
La asamblea tendrá lugar hoy a la hora 10 y han comprometido su comparecencia empresas de todo el país, indicando Piastri que la idea es ir al paro si es que no surge una solución al problema, aunque declinó hacer precisiones sobre fechas estimadas «porque la medida, de concretarse, va a ser sorpresiva».
«Este tema hace años que se viene agravando y es hora de ponerle fin», indicó el directivo del Centro Unión Fleteros de Salto, quien se mostró optimista en cuanto al resultado ya que «estamos trabajando muy en serio», al tiempo que hizo mención a que «se cuenta incluso con el apoyo del PIT-CNT, lo que habla a las claras de la buena forma con que se ha encarado esta instancia», dijo.
«Se creó a nivel nacional una fuerza muy importante», puntualizó Piastri resaltando que «los transportistas nos hemos vuelto rehenes del mal funcionamiento de las plantas», al tiempo que mencionó el importante número de camiones que, por ejemplo, esperan durante importante cantidad de horas por la descarga, llegando a 150 en el caso de Tomás Gomensoro.