Asentamiento Andresito II vive el drama de la falta de agua, hay diarreas, estafilococo dorado y deshidratación

Asentamiento Andresito II vive el drama de la falta de  agua, hay diarreas, estafilococo dorado y deshidratación
Sandra Raquel Pintos (Barrio Artigas) es representante de 180 familias del barrio Andresito ll, según manifestó, tarea que cumple en conjunto con dos compañeros que son vecinos y pilares de trabajo, Luis Alberto Rodríguez y Walter Sosa Leal, según expresó en reciente visita a la Redacción de EL PUEBLO.
Debido a las necesidades que están pasando las familias del barrio, se pretende informar “que no se puede jugar con las necesidades de la gente y mucho menos con bandera política: éstas no tienen colores ni Partido”.
Ciertamente, la situación es extremadamente preocupante, debido a la falta de agua que está viviendo la vecindad”, manifestó.
Se han recabado 98 firmas de familias que están apoyando a fin de informar que el edil Paulino Delsa de la lista No. 711 salió a los medios a decir que había estado en el barrio junto con autoridades de OSE y que desde su bancada con Felipe Carballo venía trabajando en el tema del agua.
“Allí nunca se nos llamó, jamás se convocó a una asamblea ni se contactó a ninguna de las 180 familias, máxime con esa necesidad tan grande que se está pasando, expresó.
Tampoco se habló con ningún vecino del Andresito l” – remarcó la representante de las familias.
La Intendencia otorgó dos tanques de 1.000 litros cada uno y posteriormente un tercer tanque de 500 litros, pero la cantidad resulta insuficiente, añadió Pintos.
“LLEGAN LAS DOS
DE LA TARDE
Y YA NO HAY AGUA”
Relatando las necesidades de la gente del lugar dijo que “al llegar las primeras horas de la tarde ya no hay agua en el barrio; sábados y domingos tampoco se cuenta con el líquido vital.
Las familias se componen mínimamente de cinco integrantes, de allí (el número de integrantes llega) hasta once y doce, incluidos mayores y menores.
Los vecinos se sienten con mucha impotencia ante tal situación.
Oportunamente se solicitó la extensión de la red, la colocación de un contador individual, dado que “el interés de cada uno es poder pagar el agua que se consume”, basándose en una cuota mínima, accesible, pues la mayoría de los trabajadores son zafrales o viven de changa y cuentan con el Plan de Equidad.
Pintos puso de manifiesto que si el mencionado edil se hubiera presentado en el lugar, conocería de primera mano todo lo que se está haciendo y así se sumarían esfuerzos.
El tema es resolver cuanto antes la conexión de agua potable para cada una de las familias. Sandra Pintos recordó que “hace un tiempo falleció un pequeño de 15 meses, que se ahogó en uno de los pozos “y ninguna autoridad se presentó para ver qué sucedió” hasta que se realizó una nota en conjunto dirigida al intendente y a los dos días de ello fueron a tapar el pozo.
Se trataba de un pozo realizado por los ladrilleros; la necesidad del techo propio es tan grande que la gente se ubica en el lugar, sin importarle si hay un pozo o inconvenientes de ese estilo.
POR UN
TRABAJO
EN CONJUNTO
Los vecinos tienen dificultades para higienizarse o lavar la ropa, a causa de la extrema falta de agua; y surgen enfermedades en los niños, como la diarrea, el estafilococo dorado y deshidratación.
El líquido que se destila de los pozos negros, corre entre medio de las casas.
Por el problema de la falta de agua se han originado hasta situaciones de violencia entre vecinos. El Andresito I, cuenta con 14 contadores, pues justamente allí corre la red  y colocaron una canilla en una de las esquinas; pero cuando abren el contador, esa canilla deja de surtir.
Pintos, manifestó que personalmente no vive en el barrio, sino en el cercano barrio Artigas, pero allí también debieron encarar una lucha conjunta para poder salir de una situación muy similar a la que hoy vive el Andresito II y como promotora social se comprometió con el barrio a aunar esfuerzos y trabajar para que la situación pueda revertirse y las familias accedan a una mejor calidad de vida.
“Debemos seguir adelante, sin banderas políticas, la solución es llevar el agua potable a los hogares y tapar los pozos”.
Consultada específicamente si su calidad de funcionaria municipal no llevaba a pensar que defendía intereses del Partido del Intendente en este tema, expresó que la urgencia mayor por hoy en el barrio es el agua y por lo tanto trabaja para conseguirla y aunque es funcionaria de la Intendencia de ninguna manera estamos trabajando para que el Intendente saque rédito de esto, los hacemos dijo Sandra Pintos quien trabaja en la Oficina de la Familia y la Mujer, de la Intendencia de Salto, porque estoy vinculada al trabajo social en barrios y asentamientos y oriento a las familias que lo necesitan, explicó.
Sandra Raquel Pintos (Barrio Artigas) es representante de 180 familias del barrio Andresito ll, según manifestó, tarea que cumple en conjunto con dos compañeros que son vecinos y pilares de trabajo, Luis Alberto Rodríguez y Walter Sosa Leal, según expresó en reciente visita a la Redacción de EL PUEBLO.
Debido a las necesidades que están pasando las familias del barrio, se pretende informar “que no se puede jugar con las necesidades de la gente y mucho menos con bandera política: éstas no tienen colores ni Partido”.
Ciertamente, la situación es extremadamente preocupante, debido a la falta de agua que está viviendo la vecindad”, manifestó.
Se han recabado 98 firmas de familias que están apoyando a fin de informar que el edil Paulino Delsa de la lista No. 711 salió a los medios a decir que había estado en el barrio junto con autoridades de OSE y que desde su bancada con Felipe Carballo venía trabajando en el tema del agua.
“Allí nunca se nos llamó, jamás se convocó a una asamblea ni se contactó a ninguna de las 180 familias, máxime con esa necesidad tan grande que se está pasando, expresó.
Tampoco se habló con ningún vecino del Andresito l” – remarcó la representante de las familias.
La Intendencia otorgó dos tanques de 1.000 litros cada uno y posteriormente un tercer tanque de 500 litros, pero la cantidad resulta insuficiente, añadió Pintos.
“LLEGAN LAS DOS DE LA TARDE Y YA NO HAY AGUA”
Relatando las necesidades de la gente del lugar dijo que “al llegar las primeras horas de la tarde ya no hay agua en el barrio; sábados y domingos tampoco se cuenta con el líquido vital.
Las familias se componen mínimamente de cinco integrantes, de allí (el número de integrantes llega) hasta once y doce, incluidos mayores y menores.
Los vecinos se sienten con mucha impotencia ante tal situación.
Oportunamente se solicitó la extensión de la red, la colocación de un contador individual, dado que “el interés de cada uno es poder pagar el agua que se consume”, basándose en una cuota mínima, accesible, pues la mayoría de los trabajadores son zafrales o viven de changa y cuentan con el Plan de Equidad.
Pintos puso de manifiesto que si el mencionado edil se hubiera presentado en el lugar, conocería de primera mano todo lo que se está haciendo y así se sumarían esfuerzos.
El tema es resolver cuanto antes la conexión de agua potable para cada una de las familias. Sandra Pintos recordó que “hace un tiempo falleció un pequeño de 15 meses, que se ahogó en uno de los pozos “y ninguna autoridad se presentó para ver qué sucedió” hasta que se realizó una nota en conjunto dirigida al intendente y a los dos días de ello fueron a tapar el pozo.
Se trataba de un pozo realizado por los ladrilleros; la necesidad del techo propio es tan grande que la gente se ubica en el lugar, sin importarle si hay un pozo o inconvenientes de ese estilo.
POR UN TRABAJO EN CONJUNTO
Los vecinos tienen dificultades para higienizarse o lavar la ropa, a causa de la extrema falta de agua; y surgen enfermedades en los niños, como la diarrea, el estafilococo dorado y deshidratación.
El líquido que se destila de los pozos negros, corre entre medio de las casas.
Por el problema de la falta de agua se han originado hasta situaciones de violencia entre vecinos. El Andresito I, cuenta con 14 contadores, pues justamente allí corre la red  y colocaron una canilla en una de las esquinas; pero cuando abren el contador, esa canilla deja de surtir.
Pintos, manifestó que personalmente no vive en el barrio, sino en el cercano barrio Artigas, pero allí también debieron encarar una lucha conjunta para poder salir de una situación muy similar a la que hoy vive el Andresito II y como promotora social se comprometió con el barrio a aunar esfuerzos y trabajar para que la situación pueda revertirse y las familias accedan a una mejor calidad de vida.
“Debemos seguir adelante, sin banderas políticas, la solución es llevar el agua potable a los hogares y tapar los pozos”.
Consultada específicamente si su calidad de funcionaria municipal no llevaba a pensar que defendía intereses del Partido del Intendente en este tema, expresó que la urgencia mayor por hoy en el barrio es el agua y por lo tanto trabaja para conseguirla y aunque es funcionaria de la Intendencia de ninguna manera estamos trabajando para que el Intendente saque rédito de esto, los hacemos dijo Sandra Pintos quien trabaja en la Oficina de la Familia y la Mujer, de la Intendencia de Salto, porque estoy vinculada al trabajo social en barrios y asentamientos y oriento a las familias que lo necesitan, explicó.