Asociación Cristiana de Jóvenes aspira a mantener actividad todo el año y reactiva proyecto en Salto Grande

Este año en colonia de verano hay más de 230 niños

La Asociación Cristiana de Jóvenes (ACJ) es una institución con casi 5 décadas de presencia en Salto. EL PUEBLO dialogó con su actual director ejecutivo, Carlos Calisto, quien en plena actividad de la Colonia de Verano, nos relató las actividades que se vienen desarrollando y las prioridades previstas para el presente año. Del diálogo surgieron también otros aspectos relevantes: la utilización del agua termal del Cerro y el proyecto existente en el predio que utiliza la institución en las cercanías de la represa de Salto Grande.

LA COLONIA DE VERANO: MÁS DE 230 NIÑOS

El pasado viernes, cuando comparecimos en la sede de la Asociación un grupo e más de 50 niños acaban de partir a una campamento en Daymán, en una actividad que se prevé hacerla cada 15 días. Un plantel de 11 personas trabajan en la llamada “Colonia de verano”. Este año los números marcan que se está encima de los 230 inscriptos. “Cerramos la inscripción y hay una lista de espera”, nos dijo el director ejecutivo. Si bien la colonia funciona de lunes a viernes también  los sábados y domingos se habilita la piscina para todo público de 14 a 22 hs. Es con un criterio familiar, sin obligación de nadar, con un guardavidas a cargo. Este año la colonia está muy concurrida, y “nos hemos dado cuenta que los espacios no nos dan” confirmó Calisto. La colonia empezó el 15 de diciembre y va hasta el 15 de marzo del presente año. Si el calor sigue se corre dicha fecha y se habilita la piscina a contra turno escolar, de mañana y de tarde.

APUESTA: ACTIVIDAD TODO EL AÑO

Como política institucional la ACJ aspira a “tener actividad todo el año”. Por eso la apuesta de la colonia de verano es que se den las condiciones para que una vez terminada la actividad con la piscina “los gurises encuentren otras cosas entre la oferta  que les resulte atractiva para seguir vinculados”. Las otras cosas son: juegos de salón tipo ping pong, metegol, futbolito, juegos de mesa. Estos juegos están organizados, “no es chiveo”. En la parte alta de la sede (2º piso) funcionan talleres: de informática, de video, etc. Esta semana empieza un taller de plástica a cargo de Néstor “Perico” Chirif. Algunos gurises están “entrando también en la sala de musculación, que existe y que es para los niños más grandes y está supervisada para la utilización de determinados aparatos”.

Además hay cancha de básquet, voley y fútbol, que “tiene algunos problemas de piso pero que se han mejorado las condiciones”.

Calisto manifestó que “hay algunas ideas de reformas de estos espacios  que intentarán estudiarse este año, como también habilitar en condiciones la terraza existente en el segundo piso de la sede, con una baranda perimetral para instalar un solarium”.

AGUA TERMAL A 7 CUADRAS

Se aspira a establecer un convenio “para poder techar la piscina”. Pero una idea puntual es la de “poder traer el agua termal del Cerro (ubicada en el predio del Cuartel) hacia la ACJ. “Está a 7 cuadras del lugar, en pendiente y con el terreno a favor” se apura a decirnos Calisto que también menciona que el intendente Coutinho ha manifestado públicamente la idea de que esa agua sea de utilidad para los salteños.

“Queremos estar entre la lista de instituciones que queremos tener y utilizar esa agua si está disponible, ya que trabajamos con más de 500 niños en los programas sociales y a nivel de la sociedad salteña brindamos un servicio que metidos en la piscina es una inversión en salud, con la contraparte que tenemos que cumplir”.

PROGRAMAS SOCIALES

El director nos manifestó que “al comienzo traté de estar metido todo el tiempo en el Club de Niños, en los CAIF y en el programa de niños en situación de calle para conocer cosas que en el manejo cotidiano no tenía”. Evalúa primariamente que “las dificultades en general no son los niños sino que es la gente grande”. Salto, Paysandú, Rivera, Canelones y Montevideo son los únicos que tienen programas con INAU que atienden a niños de situación de calle. En el programa calle tenemos una asistencia promedio de 35 gurises por día que desayunan y almuerzan en la sede, de lunes a sábados en el horario (de verano) de 8 a 13 hs, según el perfil que nos marca INAU. Respecto del CAIF Río Uruguay, ubicado en pleno Barrio Saladero, y que es administrado por la ACJ, el pasado año en sus instalaciones “se pudo hacer el piso y los baños nuevos de una de las aulas, como también una nueva cocina”. Está pendiente “el cerramiento del corredor y hacer el piso de otra de las aulas”. Agregó que “la supervisora del plan nos transmitió oralmente que INAU iba a apoyar con la ampliación del CAIF para este año 2011, aunque no hay nada formal aún”.

PREDIO EN LAS CERCANÍAS DE SALTO GRANDE

La ACJ es comodatario de un predio ubicado en el camino (o ruta) que une la Represa  con la ruta 3. Ese predio “es vital para la ACJ” nos dijo Calisto. “Lo tenemos en comodato por 25 años de los cuales ya van 20. Hace años funcionó un proyecto de agricultura orgánica en donde la ACJ era promotora, en tanto hubieron dineros de una institución extranjera internacional, pero luego no fue sustentable. Ha habido en los últimos años una mala relación con CTM (Salto Grande) por distintas relaciones”. El compromiso de la institución “es usarlo de la mejor manera y para eso hay que hacer cabañas, un parador, una batería de baños y luz eléctrica. Manifestó que tenemos un proyecto serio fruto de una comisión de trabajo que contó con el asesoramiento de ingenieros forestales, agrónomos y técnicos agropecuarios”. Se ha firmado hace poco un acuerdo interinstitucional con la Asociación Uruguaya de Técnicos Agropecuarios que tiene su sede en Salto y también “hemos tenido conversaciones con la gente de Gamorel (empresa de arándanos), para trabajar juntos”, concluyó el responsable.