Astrónomo Gonzalo Tancredi – “La observación confirma la existencia del agujero negro tal cual fue predicho por la teoría”

Primera fotografía de un agujero negro a través del telescopio Event Horizon

En torno a la primera detección directa de un agujero negro que fue captado por el telescopio Event Horizon, labor que es llevada a cabo por un equipo internacional de astrónomos – el astrónomo uruguayo Gonzalo Tancredi – contactado por la redacción de EL PUEBLO hizo un análisis de este logro para la ciencia. agujero negro 001
“Los agujeros negros comenzaron como una especulación teórica a un resultado a partir de las asunciones de las ecuaciones de la relatividad general y fueron desde su postulación muy cuestionados por Albert Einstein quien consideró que no era posible que ese tipo de objetos pudiera existir físicamente. La observación confirma la existencia del agujero negro tal cual fue predicho por la teoría” – razonó Tancredi.
Si bien fue una solución de su planteamiento teórico, consideró que ese tipo de objetos no eran físicamente posibles.
Recién a partir de la década de los 70 es que se retoma el tema de la posibilidad de existencia de estos agujeros negros, cuya particularidad es que son objetos que tienen una masa tan grande, una atracción gravitatoria de dimensión tal que ni siquiera la luz puede escapar de ellos – señala el científico. Toda la materia cae hacia el interior del agujero negro y nada puede escapar a ello. Es el límite entre el exterior y el interior especulativo de los agujeros negros, lo que es denominado El Horizonte de Sucesos.
Sería justamente el límite de lo que podemos llegar a observar. Más adelante se comienzan a observar objetos que indirectamente marcarían la presencia de un agujero negro, pues el problema principal es que no lo podemos observar directamente porque generalmente están inmersos dentro de una gran masa de materia que se encuentra a muy alta temperatura y muy alta velocidad a lo que se concibe como plasma. Lo que se vio – previo a la constatación por testimonio gráfico – fue materia cayendo hacia “algo” a muy alta velocidad atraída fuertemente por una atracción gravitatoria y la única explicación que se le podía dar a ese tipo de fenómeno de atracción era la presencia de un agujero. Era la interpretación más aceptada pero no una observación directa; también el movimiento de estrellas en torno al centro de nuestra galaxia que también se explicaría por la presencia de un agujero negro.
También era la consecuencia de un proceso de evolución de estrellas.
Podemos decir que nos permite observar la sombra de un agujero negro que es lo que se puede detectar en la imagen.
La distancia es de cincuenta y cinco millones de años luz desde la tierra.
Uno de los problemas de la física es que el avance de los conocimientos científicos en general tiene dos vertientes; una experimental y una vertiente teórica. Las experiencias tienen la posibilidad de ser llevadas al laboratorio pero son limitadas a las condiciones que se pueden llevar a cabo en la Tierra. Nuestro campo de experimentación también es el Universo, que permite elevar las condiciones que no pueden ser reproducidas en el laboratorio.
La observación y posterior comprobación de este tipo de fenómenos solo se pueden realizar observando situaciones que no pueden ser reproducidas en el laboratorio, de allí la importancia de éste logro.