Brechas de conocimiento en adaptación al cambio climático en Uruguay

El cambio climático es una realidad que golpea a todo el mundo.

Sin embargo, América Latina es una región muy vulnerable a este fenómeno. La evidencia científica al respecto es abundante, y las investigación al respecto revela que cambios en las precipitaciones, vientos o el aumento de eventos extremos ocurrirán con mayor frecuencia e intensidad, incrementando el nivel de riesgo en la población, con especial énfasis en el sector más vulnerable del continente.
Por otro lado, la adaptación se define como “la habilidad de un sistema, instituciones, humanos y otros organismos para ajustarse a los potenciales daños, tomar ventaja de las oportunidades o responder ante las consecuencias”.
LatinoAdapta es ejecutado por la Red Regional de Cambio Climático y Toma de Decisiones – Programa UNITWIN de UNESCO, liderado por Fundación Avina y financiado por el Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo (IDRC) de Canadá. Presentamos en esta información los datos recabados en nuestro país con respecto a la temática.

BRECHAS DE CONOCIMIENTO EN ADAPTACIÓN AL CAMBIO CLIMÁTICO
Los impactos de la variabilidad y cambio climático en los sistemas productivos, costeros, ciudades, salud y otros, llevan a que la adaptación esté en el centro de la política climática de Uruguay. creciente
El diseño, implementación y monitoreo de políticas de adaptación es un proceso intensivo en el uso de conocimiento, sin embargo, la existencia de brechas de conocimiento es una barrera para el logro de medidas efectivas.
A partir de encuestas, entrevistas, sistematización de políticas, y un taller con tomadores de decisión gubernamentales y actores de la academia, se realizó una caracterización del estado actual de las brechas de información y conocimiento existentes para la elaboración e implementación de la Contribución Determinada a Nivel Nacional y los Planes Nacionales de Adaptación.
Las brechas se categorizaron en: los vacíos en la disponibilidad de información; los modos de producción, transferencia e integración de conocimiento; la apropiación y uso del conocimiento; y el monitoreo y la evaluación.
Entre las soluciones propuestas destacamos la construcción de plataformas de conocimiento para medir y monitorear el grado de adaptación de los sistemas expuestos a la variabilidad y cambio climático luego que políticas son aplicadas, y la materialización de un diálogo continuo entre los tomadores de decisión gubernamentales y la academia para promover y mejorar el diseño e implementación de acciones en adaptación.
El objetivo de esta investigación fue identificar cuáles son las brechas de conocimiento que limitan la implementación de planes y acciones para la adaptación al cambio climático en el marco de las contribuciones
Las instituciones de Uruguay que ejecutan este proyecto, y que a su vez pertenecen a la Red Regional de Cambio Climático y Toma de Decisiones, son el Instituto Sudamericano para Estudios sobre Resiliencia y Sostenibilidad (SARAS) y la Facultad de Administración y Ciencias Sociales de la Universidad ORT Uruguay.
La política de Uruguay en cambio climático está plasmada en la llamada Política Nacional de Cambio Climático, cuyo objetivo central es promover la adaptación y mitigación en el país ante el desafío del cambio climático,
Con relación a la información sobre vulnerabilidad social y ambiental, hay opiniones diversas entre los entrevistados (similar a lo encontrado en las encuestas).
La mitad considera que existe información y que se ha avanzado mucho en los últimos años, mientras que otros entienden que falta mucha información. Para algunos depende de la escala en la que se trabaje o de si la información está disponible específicamente para un determinado lugar, y si tiene el nivel de desagregación que se requiere.
Un entrevistado reflexionó acerca del vínculo entre vulnerabilidad social frente al cambio climático y pobreza, entendiendo que las poblaciones que están en situación de pobreza son más vulnerables, y los problemas ambientales los afectan más en general, aunque no existe una correlación perfecta. Se destaca el trabajo del Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) en la detección de poblaciones vulnerables.
Proyecciones climáticas de largo plazo Con respecto a las proyecciones climáticas de largo plazo, en general los entrevistados opinan que hay información disponible a nivel internacional, generada por el IPCC, pero a nivel nacional la información es aún despareja, y a nivel departamental no hay.
El MGAP acaba de realizar la reducción de escala de los modelos globales de proyección del cambio climático para Uruguay, para 2040 y 2070, con mirada en las variables principales (temperatura y lluvia) y también de extremos (olas de calor, días consecutivos sin precipitación, intensidad de lluvia en cada fenómeno de precipitación). En el PNA de la zona costera se está trabajando junto con la Universidad de Cantabria y el IMFIA (Instituto de Mecánica y Fluidos de la Facultad de Ingeniería – Udelar) para generar escenarios a largo plazo. La DINAGUA cuenta con información para algunas ciudades (que solicitó a institutos extranjeros), que utiliza en la elaboración de los mapas de riesgo, pero se advierte que el nivel de incertidumbre es muy alto. Esa observación también ha sido realizada por otros entrevistados que lo ven como un problema para usar esa información en la toma de decisiones.
Dos entrevistados consideran que las proyecciones a largo plazo no son recursos útiles para definir medidas de adaptación a nivel local (pensando en algunos sectores como el Agro), sino que su utilidad se restringe al diseño de políticas a nivel internacional.
También se hace mención al mal uso de los modelos climáticos por parte de no expertos en climatología. Hay dos entrevistados que consideran que hay faltantes a nivel de proyecciones climáticas de largo plazo.