Buscan planificar la explotación del predio cedido por CTM Nuevo Director de la ACJ procura impulsar importantes proyectos

A tan solo 19 días de haber asumido la dirección de la Asociación Cristiana de Jóvenes de Salto (ACJ), y luego de que su predecesora Carla Ausán, (quién fue directora de esta ACJ durante un período de 7 años), decidiera asumir la dirección de la ACJ de San José, simplemente por causas de afinidad territorial, Carlos Calisto, comenzó a trabajar de manera intensiva en proyectos que se habían iniciado en la gestión anterior, pensando además en iniciar nuevos proyectos de trascendencia, con el propósito de mejorar el funcionamiento de la institución en algunos círculos.
En ese orden Calisto explicó que uno de los proyectos importantes que la ACJ estudia actualmente es el que tiene que ver con el predio cedido desde hace ya más de una veintena de años por parte de la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande, proyecto que se generó con motivos de que la ACJ pudiera explotarlo de diversas maneras, pero que nunca se logró en gran porcentaje. Actualmente el objetivo es hacer buen uso de ese convenio, potenciando ese espacio de aproximadamente 150 hectáreas,  y utilizando para ello los recursos que la ACJ internacional posee. De esa forma se espera  generar posibilidades de desarrollo en un terreno natural, casi virgen.
EL PUEBLO entrevistó a Carlos Calisto, a efectos de conocer los principales proyectos que rondan como prioridades dentro de la institución.
BUENA PROYECCIÓN
DESDE LO SOCIAL
Calisto explicó que llegó a Salto con motivos de continuar el trabajo realizado por su colega Carla Ausán, y que aunque parezca un poco vanidoso, dijo, “me gustaría mejorar dicha labor, ya que a esta altura de mi vida, y con la extensa trayectoria dentro de la Asociación Cristiana que poseo, pretendo mejorar en distintos aspectos”.
Explicó además, que la ACJ de Salto, tiene una muy buena proyección desde lo social, ya que tiene una muy buena inserción en el barrio Horacio Quiroga a través del CAIF, una muy buena inserción a través del CAIF Río Uruguay, una presencia muy importante también en el Centro Club de Niños La Tablada, y que tiene una experiencia novedosa en el sentido de las escasas experiencias que existen a nivel de todo el país, que es la experiencia en trabajo de niñas y niños en situación de calle. Dicho trabajo se realiza desde dos abordajes, el abordaje en la calle propiamente dicha, y el trabajo en sede, posterior al trabajo de campo, que tiene como fin, trabajar sobre el apoyo escolar, la contención, y el trabajo sobre hábitos.
“Debo aclarar que de las cosas que se han hecho en estos escasos 15 días, se han hecho porque ya antes había cosas hechas, es decir, acá Calisto puntualmente no ha construido nada, en todo caso puedo decir que armé o cambié algunas piezas de lugar, pero que mis proyectos están iniciándose”, agregó el entrevistado
REFORZAR EL ÁREA
DE SERVICIOS
En otro orden Calisto explicó que la ACJ posee hermosas instalaciones, muy perfectibles y necesitadas de mejoras, pero con mucho potencial. Contiene en su haber por ejemplo, una amplia sala de musculación, un salón social con instalaciones para realizar actividad social (contención de niños, jóvenes y adultos), con una estufa que durante el invierno genera casi un rito y un ámbito de reunión, y de contención que son cosas que la institución promovió históricamente.
Calisto explicó además como primicia, que para el próximo mes de junio se habilitará un nuevo salón con vista a la calle, destinado a convertirse en sala de computación, que contará con 10 equipos en su interior, y que es parte de un convenio con una agencia de capacitación.
Por último agregó que la idea además es reforzar toda el área de servicios de la sede central, a manera de que los socios se acerquen a la Asociación y se incorporen, pagando una pequeña cuota, a una institución con miras de crecimiento.