- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Camila Vallejo, la joven revolucionaria de la primavera chilena

CHILE – Reclama una educación gratuita y de calidad

G [1]Tiene 23 años, estudia Geografía y es una de las líderes de los estudiantes.

Su familia está preocupada porque ha recibido amenazas de muerte.

Han pasado cuatro meses desde que los estudiantes de Chile tomaron las calles y ocuparon sus centros educativos. En dos semanas más, el Ministerio de Educación dará por terminado el primer semestre lectivo. Las organizaciones estudiantiles están pensando en volver a clase, pero reservando unas horas semanales para manifestarse.

Los estudiantes quieren una educación pública, gratuita y de calidad. Chile es el país de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) donde la educación superior pública es más cara. De las universidades privadas, sólo en Estados Unidos cuestan más. Estudiar en un centro educativo superior chileno vale por encima de los 6.000 dólares al año, en un país donde el sueldo mínimo es de 380 dólares al mes.

Tener un hijo estudiante universitario supone gastar el 40 por ciento del ingreso familiar. El estado chileno aporta un 16,1 por ciento de los costes en educación superior, siendo el país de la OCDE donde más pagan los estudiantes de su propio bolsillo. Sólo una de cada cinco familias puede hacerse cargo de los pagos sin pedir préstamos.

Una mujer al frente de las movilizaciones

Las organizaciones estudiantiles quieren cambiar el turbio panorama educativo chileno. Al frente se encuentra una mujer. Joven, guapa, de profundos ojos azules, de rasgos delicados, directa, pausada, con las ideas claras. Se llama Camila Vallejo, tiene 23 años, estudia Geografía y es la presidenta de la FECh, la Federación de Estudiantes de Chile.

Hija de dos militantes del Partido Comunista Chileno, Camila es uno de los personajes políticos mejor valorado de Chile, con un 68 por ciento de aprobación, un 40% más que el presidente del país, Sebastián Piñera.

«En este preciso momento se inicia la Primavera del Pueblo de Chile. Es hora de avanzar hacia una educación pública gratuita de calidad para todos», manifestaba Camila hace un mes en la última reunión masiva que aglutinó a un millón de personas en el Parque O’Higgins de Santiago, cuando los rayos de sol comenzaban a apuntar tras el duro invierno andino.

Amenazas de muerte

Reinaldo Vallejo, el padre de Camila, estudió gratis en la Universidad antes de que se privatizara durante el Gobierno del general Augusto Pinochet. El 10 de marzo de 1990, el día antes de dejar el Gobierno, el dictador promulgaba la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza (LOCE), reduciendo el papel del Estado en la educación. Se transformaba así en un mero regulador, delegando la enseñanza en el sector privado.

Reinaldo Vallejo se siente muy orgulloso de su joven hija, quien, junto a miles de estudiantes, podría cambiar la actual situación educativa. Sin embargo, está preocupado. Hace unos días aparecieron en las redes sociales mensajes del tipo: «Mejor cámbiate de casa o si no sufrirás un extraño accidente, por lameculos de la internacional comunista», «te vamos a matar por perra» o «se mata a la perra y se acaba la leva».

Además, se ‘filtraron’ los datos personales de Camila, incluyendo la dirección de su casa y el número de su teléfono fijo, así que la dirigente estudiantil tuvo que recibir asistencia policial. «Por su seguridad, no queremos que ande sola, ni que venga a la casa, porque nuestra dirección es pública. Si le pasa algo a Camila, el responsable es el Gobierno, que está dando carta blanca para que ocurra cualquier cosa», comentaba Reinaldo Vallejo.

Rumores de ‘pololeo’

Sin embargo, los días de las amenazas parece que pasaron y el Gobierno y los estudiantes comienzan a ponerse de acuerdo. La primavera se va tornando calurosa y los medios de comunicación chilenos faranduleros hablan del romance de Camila Vallejo con Julio Sarmiento, ex presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile y senador de la casa educativa.

El supuesto ‘pololo’ (novio) de la estudiante desde hace unos meses, Julio Sarmiento, estudia Medicina y nació en Cuba, aunque en 2002 se trasladó a Santiago de Chile. Como Camila, milita en el Partido Comunista. A ninguno de los dos les gusta hablar de su supuesta relación y, menos aún, de su difusión mediática, aunque en la última manifestación por las calles santiaguinas, por primera vez, se les vio juntos.