Campaña “Cero Falta” rescatará historias de alumnos hasta el mes de setiembre para su concurso

El Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP), ANTEL y UNICEF presentaron la campaña Cero Falta 2014 y la segunda edición del Concurso de Historias Cero Falta, que premiará a alumnos, clases y centros educativos del todo el país, que se destaquen por una buena asistencia a clase durante este año lectivo.
Desde que se lanzó la campaña en 2012, se logró el objetivo de reducir de forma importante las inasistencias de un tercio de los escolares que presentaban este problema.
Actualmente son más de trescientos mil niños que no asisten regularmente a la escuela, por lo que la campaña apunta principalmente a bajar este número y a concientizar a la sociedad sobre el tema.
El Concurso Historias Cero Falta busca recoger las historias de todos aquellos que realizaron un esfuerzo destacado para que los niños concurran a clase y sean «cero falta».
Para participar los interesados deben ingresar en el sitio web en www.cerofalta.org.uywww.cerofalta. org.uy, lo pueden hacer hasta el 14 de setiembre.
LA PROBLEMÁTICA DE LA
INASISTENCIA ESCOLAR
¿Qué sucede cuando su niño tiene que faltar a la escuela debido a una cita médica o a un viaje familiar?
A veces, estas situaciones no pueden evitarse.
En tal caso: Póngase inmediatamente en contacto con la escuela. Tiene que justificarse la ausencia y hable con el profesor de su niño para cerciorarse de que el niño no se atrasará en ninguna de las lecciones a las que faltó.
No obstante, es importante juzgar estas situaciones con cuidado.
La asistencia escolar obligatoria por parte del estudiante constituye una política que las escuelas toman en serio.
Las ausencias que no han sido justificadas se registrarán permanentemente en el expediente del estudiante; las consecuencias de que el niño falte a clases pueden incluir retrasos en las lecciones, participación más limitada y desempeño más deficiente en las pruebas y exámenes.
Es importante tener presente también que las escuelas públicas reciben fondos en función del número de estudiantes que asisten a diario.
Cuando un estudiante pierde tan solo un día de escuela, la escuela pierde dinero -imagínese cuánto pierde una escuela cuando muchos estudiantes faltan muchos días durante el año.
LO QUE LOS PADRES
PUEDEN HACER
En su calidad de padre o tutor, es posible planear por anticipado a fin de limitar las ausencias de su niño, asignarle a la asistencia escolar un lugar prioritario, y ayudar a su niño a no atrasarse si es necesario que falte un día a la escuela.
Usted puede hacer esto de las siguientes maneras:
Ayude a su niño a llegar a tiempo a la escuela todos los días.
Los problemas con los cuidadores de niños, el automóvil o por el retraso del autobús, y las condiciones del clima no son razones admisibles para faltar a la escuela.
Con frecuencia las llegadas tardías a la escuela pueden también anotarse en el expediente permanente del niño, pues pueden causar que se le dificulte seguir el ritmo a las primeras lecciones de cada mañana.
Enseñe a su niño a activar y a utilizar un despertador, y mantenga la televisión apagada en la mañana.
Siga los lineamientos y la política de asistencias de la escuela, y notifique inmediatamente las ausencias justificadas.
Al inicio del año escolar, repase las reglas de la escuela y cerciórese de saber a quién necesita llamar si su niño va a estar ausente.
Verifique las tareas. Compruebe cada noche que su niño entiende y termina los deberes del día.
Asuma un papel activo. Manténgase involucrado en las experiencias escolares cotidianas de su niño preguntándole cómo pasó su día en la escuela, y luego escuchando con todo cuidado lo que le comparte -tanto sus éxitos como sus dificultades.
Procure conocer al profesor y a los amigos de su niño.
Localice los posibles focos de ansiedad.
Si con frecuencia su niño se muestra molesto o renuente a ir a la escuela y no puede decirle el porqué, concierte una cita con su profesor o consejero de la escuela para hablar sobre los posibles focos de ansiedad.
Manténgase al día sobre los eventos y avisos de la escuela.
Lea los documentos de la escuela que su niño trae a la casa y tome nota de los avisos y de las fechas importantes, tales como las de la noche de regreso a la escuela y las de las conferencias de padres y profesores.
Procure limitar la cantidad de tiempo que su niño falta a la escuela debido a citas médicas o por enfermedad.
Si es posible, evite programar las citas al médico durante las horas de escuela.
Permita que su niño se quede en casa sólo en caso de que padezca de enfermedades contagiosas o severas.
Programe los eventos de la familia teniendo el calendario escolar de su niño en mente.
Anime a su niño a que se prepare para el siguiente día de escuela haciendo que la noche anterior separe la ropa que se pondrá y que ayude en la preparación de su almuerzo.
Promueva la buena salud.
Cerciórese de que su niño coma una dieta balanceada que incluya bastantes frutas y verduras, y que tenga oportunidades para hacer ejercicio a diario participando en un equipo deportivo o realizando juegos al aire libre.
Cree un ambiente de descanso.
Finalmente, cerciórese de que su niño pueda relajarse antes de ir a la cama haciendo actividades que lo tranquilicen, como la lectura, en vez de actividades que lo estimulen, como ver la televisión. Asegúrese de que su niño duerma lo suficiente para que tenga un sueño reparador -el número ideal de horas oscila entre 8 y 12.
El hecho de dormir lo suficiente le ayudará a levantarse a tiempo, a sentirse fresco por la mañana y a sentirse que está listo para el día completo de aprendizaje que tiene por delante.

El Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP), ANTEL y UNICEF presentaron la campaña Cero Falta 2014 y la segunda edición del Concurso de Historias Cero Falta, que premiará a alumnos, clases y centros educativos del todo el país, que se destaquen por una buena asistencia a clase durante este año lectivo.

Desde que se lanzó la campaña en 2012, se logró el objetivo de reducir de forma importante las inasistencias de un tercio de los escolares que presentaban este problema.

Actualmente son más de trescientos mil niños que no asisten regularmente a la escuela, por lo que la campaña apunta principalmente a bajar este número y a concientizar a la sociedad sobre el tema.

El Concurso Historias Cero Falta busca recoger las historias de todos aquellos que realizaron un esfuerzo destacado para que los niños concurran a clase y sean «cero falta».

Para participar los interesados deben ingresar en el sitio web en www.cerofalta.org.uywww.cerofalta. org.uy, lo pueden hacer hasta el 14 de setiembre.

LA PROBLEMÁTICA DE LA  INASISTENCIA ESCOLAR

¿Qué sucede cuando su niño tiene que faltar a la escuela debido a una cita médica o a un viaje familiar?

A veces, estas situaciones no pueden evitarse.

En tal caso: Póngase inmediatamente en contacto con la escuela. Tiene que justificarse la ausencia y hable con el profesor de su niño para cerciorarse de que el niño no se atrasará en ninguna de las lecciones a las que faltó.

No obstante, es importante juzgar estas situaciones con cuidado.

La asistencia escolar obligatoria por parte del estudiante constituye una política que las escuelas toman en serio.

Las ausencias que no han sido justificadas se registrarán permanentemente en el expediente del estudiante; las consecuencias de que el niño falte a clases pueden incluir retrasos en las lecciones, participación más limitada y desempeño más deficiente en las pruebas y exámenes.

Es importante tener presente también que las escuelas públicas reciben fondos en función del número de estudiantes que asisten a diario.

Cuando un estudiante pierde tan solo un día de escuela, la escuela pierde dinero -imagínese cuánto pierde una escuela cuando muchos estudiantes faltan muchos días durante el año.

LO QUE LOS PADRES PUEDEN HACER

En su calidad de padre o tutor, es posible planear por anticipado a fin de limitar las ausencias de su niño, asignarle a la asistencia escolar un lugar prioritario, y ayudar a su niño a no atrasarse si es necesario que falte un día a la escuela.

Usted puede hacer esto de las siguientes maneras:

Ayude a su niño a llegar a tiempo a la escuela todos los días.

Los problemas con los cuidadores de niños, el automóvil o por el retraso del autobús, y las condiciones del clima no son razones admisibles para faltar a la escuela.

Con frecuencia las llegadas tardías a la escuela pueden también anotarse en el expediente permanente del niño, pues pueden causar que se le dificulte seguir el ritmo a las primeras lecciones de cada mañana.

Enseñe a su niño a activar y a utilizar un despertador, y mantenga la televisión apagada en la mañana.

Siga los lineamientos y la política de asistencias de la escuela, y notifique inmediatamente las ausencias justificadas.

Al inicio del año escolar, repase las reglas de la escuela y cerciórese de saber a quién necesita llamar si su niño va a estar ausente.

Verifique las tareas. Compruebe cada noche que su niño entiende y termina los deberes del día.

Asuma un papel activo. Manténgase involucrado en las experiencias escolares cotidianas de su niño preguntándole cómo pasó su día en la escuela, y luego escuchando con todo cuidado lo que le comparte -tanto sus éxitos como sus dificultades.

Procure conocer al profesor y a los amigos de su niño.

Localice los posibles focos de ansiedad.

Si con frecuencia su niño se muestra molesto o renuente a ir a la escuela y no puede decirle el porqué, concierte una cita con su profesor o consejero de la escuela para hablar sobre los posibles focos de ansiedad.

Manténgase al día sobre los eventos y avisos de la escuela.

Lea los documentos de la escuela que su niño trae a la casa y tome nota de los avisos y de las fechas importantes, tales como las de la noche de regreso a la escuela y las de las conferencias de padres y profesores.

Procure limitar la cantidad de tiempo que su niño falta a la escuela debido a citas médicas o por enfermedad.

Si es posible, evite programar las citas al médico durante las horas de escuela.

Permita que su niño se quede en casa sólo en caso de que padezca de enfermedades contagiosas o severas.

Programe los eventos de la familia teniendo el calendario escolar de su niño en mente.

Anime a su niño a que se prepare para el siguiente día de escuela haciendo que la noche anterior separe la ropa que se pondrá y que ayude en la preparación de su almuerzo.

Promueva la buena salud.

Cerciórese de que su niño coma una dieta balanceada que incluya bastantes frutas y verduras, y que tenga oportunidades para hacer ejercicio a diario participando en un equipo deportivo o realizando juegos al aire libre.

Cree un ambiente de descanso.

Finalmente, cerciórese de que su niño pueda relajarse antes de ir a la cama haciendo actividades que lo tranquilicen, como la lectura, en vez de actividades que lo estimulen, como ver la televisión. Asegúrese de que su niño duerma lo suficiente para que tenga un sueño reparador -el número ideal de horas oscila entre 8 y 12.

El hecho de dormir lo suficiente le ayudará a levantarse a tiempo, a sentirse fresco por la mañana y a sentirse que está listo para el día completo de aprendizaje que tiene por delante.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...