Campañas de protección de personas con autismo y mascotas, podrían ser motivo para explicar la baja venta de artículos de pirotecnia

Campañas de protección de personas con autismo y mascotas, podrían ser motivo para explicar la baja venta de artículos de pirotecnia

También una difícil situación económica

Una recorrida por algunos de los puestos de venta de artículos de pirotecnia para dialogar con sus responsables, permitió a EL PUEBLO saber que la venta fue (según coinciden la mayoría de los entrevistados) bastante menor que en años anteriores. Pero un dato no menor, es que muchos coinciden que dentro de lo más vendido estuvieron aquellos productos que producen luces pero no sonido, lo que muy probablemente esté asociado a las diversas campañas de concientización que se vienen haciendo para protección no solamente de animales (cuyos oídos, por su gran sensibilidad, son muy perjudicados por estos estruendos, lo que a su vez afecta al organismo en general) sino además de mucha gente, sobre todo adultos mayores y bebés, aunque también estas campañas han hecho hincapié en personas con algunas patologías concretas como el espectro autista, entre otras.

Otro aspecto en el que coincidieron muchos comerciantes es que, en general, la gente que compró cohetes y fuegos de artificio, lo hizo para detonar puntualmente en la medianoche del 24, pero no antes, como ocurría otros años, en que ya se detonaban desde varias horas antes, sobre todo en la tardecita, e incluso en los días previos. No puede desconocerse, además, si de buscar exPIROTECNIA 2plicaciones se trata, que la situación económica no es la mejor; basta para comprobarlo, con considerar que hay empresas (como Citrícola Salteña) cuyos empleados aún no han podido cobrar sus correspondientes haberes, situación que sin dudas repercute en el comercio en general.

PIROTECNIA Y AUTISMO
Especialistas en TEA (Trastorno del Espectro Autista) han explicado reiteradas veces, y más en estos últimos días del año, que las personas con esta particularidad tienen “hipersensibilidad a determinados estímulos”, y que la pirotecnia puede provocar en ellas, entre otros efectos, “grandes crisis de angustia y desorganización”. Esta desorganización emocional y conductual responde básicamente a que son situaciones impredecibles que aparecen cuando ellos (caracterizados por actuar en función de ciertas estructuras bastante fijas en cuanto a rutinas), no las están esperando.
MENSAJE POR EL CUIDADO DE LAS MASCOTAS
En tanto, desde varias personas vinculadas a los diferentes grupos que durante todo el año trabajan en rescate y protección de animales, se viene difundiendo, principalmente mediante redes sociales, el siguiente mensaje: “El 24 y el 31 a la noche vas a ver pasar algún perro o gato corriendo, tratando de resguardarse de los estruendos de la maldita pirotecnia. Posiblemente tenga dueño, o posiblemente no lo tenga, lo cierto es que estará desorientado por el ruido, por el susto, y su olfato sólo olerá pólvora, por lo que encontrar su hogar le va a resultar difícil. No mires para otro lado, ofrécele por una noche un lugar en tu casa, patio o lavadero, al día siguiente cuando todo esté calmo, si quieres suéltalo, o mejor ayúdalo a volver con su familia. Resguardándolo, evitas que se lastime al querer pasar por rejas, vidrios etc., o muera atropellado al cruzar calles desesperado. Un hogar por una noche, y estaremos salvando una vida”.

UNA TRADICIÓN QUE PUEDE PERDERSE
Un lector de EL PUEBLO se comunicaba días pasados para manifestar su rechazo a la tradición de los cohetes y fuegos artificiales. Y comentaba que Uruguay debería seguir los pasos de varios países europeos, como Italia, que en un trabajo conjunto entre aprobación de determinadas leyes y concientización desde los ámbitos educativos, ha logrado que esta tradición prácticamente haya desaparecido. “Si perdimos la tradición de mandar postales navideñas, que no tenían nada de malo, al contrario, era un gesto hermoso, ¿cómo no vamos a poder terminar con esta tradición de explotar cohetes que sí es mala, que está comprobado que es perjudicial?”, decía.
Agreguemos pues, que si la razón de que las postales sean actualmente una “especie en extinción”, es que la gente opta por saludarse mediante palabras enviadas por los teléfonos celulares y otros medios electrónicos, la abundancia que hay ahora de mensajes alusivos a estas fechas con diversidad de imágenes y sonidos musicales, también podrían ir poco a poco sustituyendo la tradición de la pirotecnia. Es lo que muchos esperan. El tiempo lo dirá.