Capilla Nuestra Señora de Fátima celebrará este domingo “La Divina Misericordia”

El próximo domingo en la Capilla Nuestra Señora de Fátima se celebrará la Divina Misericordia, llevando a cabo el Rezo de la Coronilla y alabanzas cada hora. Los días previos se llevan a cabo actividades de adoración.
El domingo siguiente al de Pascua de Resurrección se celebrará la Fiesta de la Misericordia” (II, 40) “en esta Fiesta, el alma que acuda a la confesión y reciba la Sagrada Comunión, obtendrá el perdón total de sus culpas y del castigo” (II, 138). Diario de S. Faustina. Jesús nos pide acercarnos a Él, haciendo una Confesión Sacramental para después poder recibir la Sagrada Comunión el Domingo de la Misericordia, con el fin de lograr el perdón total de las culpas y de las penas o castigo, gracia especial que recibimos en el Bautismo.
Se concede Indulgencia Plenaria bajo las condiciones habituales (confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Sumo Pontífice) al fiel que durante el II Domingo de Pascua o de la Misericordia Divina, en cualquier iglesia u oratorio, con el ánimo totalmente desprendido de afecto a cualquier pecado, incluso venial, participare en prácticas de piedad celebradas en honor de la Divina Misericordia, o rezare por lo menos, en presencia del Santísimo Sacramento de la Eucaristía públicamente expuesto o reservado en el sagrario, un Padrenuestro y un Credo con el añadido de una invocación piadosa al Señor Jesús Misericordioso (por ejemplo, “Jesús Misericordioso, en tí confío”) El presente Decreto tendrá vigor perpetuo).
“La Misericordia es el núcleo central del mensaje evangélico, es el nombre mismo de Dios, el rostro con el que se reveló en la Antigua Alianza y plenamente en Jesucristo, encarnación del Amor creador y redentor”.
LA MISERICORDIA Y SUS OBRAS
Las obras de misericordia son acciones caritativas mediante las cuales ayudamos a nuestro prójimo en sus necesidades corporales y espirituales. Instruir, aconsejar, consolar, confortar, son obras espirituales de misericordia, como también lo son perdonar y sufrir con paciencia. Las obras de misericordia corporales consisten especialmente en dar de comer al hambriento, dar techo a quien no lo tiene, vestir al desnudo, visitar a los enfermos y a los presos, enterrar a los muertos). Entre estas obras, la limosna hecha a los pobres es uno de los principales testimonios de la caridad fraterna; es también una práctica de justicia que agrada a Dios. Catecismo de la Iglesia Católica, 2447
Es mi vivo deseo que el pueblo cristiano reflexione durante el Jubileo sobre las obras de misericordia corporales y espirituales. Será un modo para despertar nuestra conciencia, muchas veces aletargada ante el drama de la pobreza, y para entrar todavía más en el corazón del Evangelio, donde los pobres son los privilegiados de la misericordia divina.
La predicación de Jesús nos presenta estas obras de misericordia para que podamos darnos cuenta si vivimos o no como discípulos suyos. Redescubramos las obras de misericordia corporales: dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, vestir al desnudo, acoger al forastero, asistir los enfermos, visitar a los presos, enterrar a los muertos. Y no olvidemos las obras de misericordia espirituales: dar consejo al que lo necesita, enseñar al que no sabe, corregir al que yerra, consolar al triste, perdonar las ofensas, soportar con paciencia las personas molestas, rogar a Dios por los vivos y por los difuntos. Papa Francisco, Bula Misericordiae Vultus.
¿Cuáles son las obras de misericordia? Hay catorce obras de misericordia: siete corporales y siete espirituales. Obras de misericordia corporales.
Visitar a los enfermos, dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, dar posada al peregrino, vestir al desnudo, visitar a los presos, enterrar a los difuntos
Obras de misericordia espirituales enseñar al que no sabe, dar buen consejo al que lo necesita, corregir al que se equivoca, perdonar al que nos ofende, consolar al triste, sufrir con paciencia los defectos del prójimo, rezar a Dios por los vivos y por los difuntos.
Las obras de misericordia corporales, en su mayoría surgen de una lista hecha por Jesucristo en su descripción del Juicio Final.
La lista de las obras de misericordia espirituales la ha tomado la Iglesia de otros textos que están a lo largo de la Biblia y de actitudes y enseñanzas del mismo Cristo: el perdón, la corrección fraterna, el consuelo, soportar el sufrimiento, etc.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...