Capturaron a comprador de droga en un ómnibus interdepartamental

Parte del trabajo de los encargados de detectar diferentes delitos es atar cabos para poder identificar a la totalidad de los implicados en cada incidente. Así fue que a través de un comprador de marihuana se logró la detención del vendedor de dicha sustancia, quien la comercializaba en Villa Constitución.
La historia comenzó a las nueve de la noche del pasado sábado, cuando el personal de la Dirección Nacional de Aduanas encontró un “bulto sospechoso” en la bodega de un ómnibus de transporte colectivo de la empresa El Norteño que se dirigía a la ciudad de Paysandú. El vehículo fue detenido en el kilómetro 500 de la ruta 3 y en la bodega se localizó una mochila con envoltorios de sustancias prensadas, por lo que inmediatamente se solicitó apoyo a la Dirección General de Represión del Tráfico Ilícito de Drogas (DGRTID).
El propietario de la mochila resultó ser un hombre de 35 años, de iniciales A.R.C.G., quien se domicilia en Villa Constitución.
Tras realizarse las actuaciones correspondientes en el lugar, se determinó la existencia de dos envoltorios de marihuana con un pesaje aproximado de 400 gramos, por lo que el detenido fue conducido a la propia DGRTID junto a la droga incautada, permitiéndose que el ómnibus continuara su marcha para poder completar su destino.
En la sede de la DGRTID se inspeccionó con mayor profundidad las pertenencias del detenido, localizándose, entre otros, elementos apropiados para el consumo de drogas (pipas y tucas) y un tercer envoltorio pequeño, de sustancia vegetal prensada.
Tras realizarse el pesaje detallado con el correspondiente reactivo de campo, se determinó la existencia de 427,5 gramos de marihuana. Al detenido también se le incautaron dos teléfonos celulares: un Nokia 100 de color negro y un Motorola WX 295.
ATRAPARON TAMBIÉN
AL VENDEDOR
Al ser indagado, el detenido aseguró haber comprado la droga en Villa Constitución a una persona conocida como G. C., quien se domicilia en dicha localidad. El delincuente agregó que había adquirido la marihuana para consumo personal, aunque acotó que vendería el “excedente” en la localidad de Tambores (departamento de Paysandú), hacia donde se dirigía por ser oriundo del lugar.
Próximo a la hora 17.30 del día siguiente, fue inspeccionada la finca del posible vendedor de la droga, a través de una orden de allanamiento expedida por el magistrado actuante, encontrándose una balanza electrónica comercial, una caja con un envoltorio con sustancia prensada y un teléfono celular marca Nokia 320, por lo que se procedió a detener al habitante de la finca.
Tras ser interrogado, este hombre de iniciales G. C. admitió la existencia de más droga, asegurando haberla escondido en el fondo de la casa de su suegra.
El personal del DGRTID se presentó en dicho lugar junto al detenido, quien indicó el supuesto lugar donde había escondido la sustancia prohibida, pero la misma no se encontraba allí.
Posteriormente se indagó a la concubina del detenido, quien manifestó que ella misma le había dicho al hermano de su pareja que se llevara la sustancia de dicho lugar, tras enterarse lo que había sucedido.
Esto provocó que se indagase también al hermano de la concubina del detenido, un joven de 17 años de iniciales J. D. C. D., quien admitió saber donde se encontraba la sustancia, aunque indicó no haber sido él quien la trasladó a dicho lugar.
A través de las indicaciones del último indagado, se concurrió a un camino vecinal próximo a la Costa del Lago, donde debajo de unos arbustos de espina se localizó un envoltorio. Posteriormente se realizó el pesaje de la sustancia encontrada, que resultó ser de 368 gramos, dividida en un trozo grande de marihuana y seis chicos.
LA ACTUACIÓN DEL JUEZ
Cumplidas todas las actuaciones detalladas, el magistrado actuante dispuso la conducción de los detenidos a su despacho. Se remitió, además, la sustancia incautada: un total de 795,5 gramos de marihuana, una balanza electrónica y los teléfonos celulares.
Culminada la instancia judicial, el juez actuante dispuso el procesamiento con prisión de G. C. por un delito de venta de estupefacientes y el procesamiento sin prisión de A. R. C. G. por el artículo 31 de la ley de drogas, imponiéndosele medidas sustitutivas por el término de 90 días.

Parte del trabajo de los encargados de detectar diferentes delitos es atar cabos para poder identificar a la totalidad de los implicados en cada incidente. Así fue que a través de un comprador de marihuana se logró la detención del vendedor de dicha sustancia, quien la comercializaba en Villa Constitución.

La historia comenzó a las nueve de la noche del pasado sábado, cuando el personal de la Dirección Nacional de Aduanas encontró un “bulto sospechoso” en la bodega de un ómnibus de transporte colectivo de la empresa El Norteño que se dirigía a la ciudad de Paysandú. El vehículo fue detenido en el kilómetro 500 de la ruta 3 y en la bodega se localizó una mochila con envoltorios de sustancias prensadas, por lo que inmediatamente se solicitó apoyo a la Dirección General de Represión del Tráfico Ilícito de Drogas (DGRTID).

El propietario de la mochila resultó ser un hombre de 35 años, de iniciales A.R.C.G., quien se domicilia en Villa Constitución.

Tras realizarse las actuaciones correspondientes en el lugar, se determinó la existencia de dos envoltorios de marihuana con un pesaje aproximado de 400 gramos, por lo que el detenido fue conducido a la propia DGRTID junto a la droga incautada, permitiéndose que el ómnibus continuara su marcha para poder completar su destino.

En la sede de la DGRTID se inspeccionó con mayor profundidad las pertenencias del detenido, localizándose, entre otros, elementos apropiados para el consumo de drogas (pipas y tucas) y un tercer envoltorio pequeño, de sustancia vegetal prensada.

Tras realizarse el pesaje detallado con el correspondiente reactivo de campo, se determinó la existencia de 427,5 gramos de marihuana. Al detenido también se le incautaron dos teléfonos celulares: un Nokia 100 de color negro y un Motorola WX 295.

ATRAPARON TAMBIÉN AL VENDEDOR

Al ser indagado, el detenido aseguró haber comprado la droga en Villa Constitución a una persona conocida como G. C., quien se domicilia en dicha localidad. El delincuente agregó que había adquirido la marihuana para consumo personal, aunque acotó que vendería el “excedente” en la localidad de Tambores (departamento de Paysandú), hacia donde se dirigía por ser oriundo del lugar.

Próximo a la hora 17.30 del día siguiente, fue inspeccionada la finca del posible vendedor de la droga, a través de una orden de allanamiento expedida por el magistrado actuante, encontrándose una balanza electrónica comercial, una caja con un envoltorio con sustancia prensada y un teléfono celular marca Nokia 320, por lo que se procedió a detener al habitante de la finca.

Tras ser interrogado, este hombre de iniciales G. C. admitió la existencia de más droga, asegurando haberla escondido en el fondo de la casa de su suegra.

El personal del DGRTID se presentó en dicho lugar junto al detenido, quien indicó el supuesto lugar donde había escondido la sustancia prohibida, pero la misma no se encontraba allí.

Posteriormente se indagó a la concubina del detenido, quien manifestó que ella misma le había dicho al hermano de su pareja que se llevara la sustancia de dicho lugar, tras enterarse lo que había sucedido.

Esto provocó que se indagase también al hermano de la concubina del detenido, un joven de 17 años de iniciales J. D. C. D., quien admitió saber donde se encontraba la sustancia, aunque indicó no haber sido él quien la trasladó a dicho lugar.

A través de las indicaciones del último indagado, se concurrió a un camino vecinal próximo a la Costa del Lago, donde debajo de unos arbustos de espina se localizó un envoltorio. Posteriormente se realizó el pesaje de la sustancia encontrada, que resultó ser de 368 gramos, dividida en un trozo grande de marihuana y seis chicos.

LA ACTUACIÓN DEL JUEZ

Cumplidas todas las actuaciones detalladas, el magistrado actuante dispuso la conducción de los detenidos a su despacho. Se remitió, además, la sustancia incautada: un total de 795,5 gramos de marihuana, una balanza electrónica y los teléfonos celulares.

Culminada la instancia judicial, el juez actuante dispuso el procesamiento con prisión de G. C. por un delito de venta de estupefacientes y el procesamiento sin prisión de A. R. C. G. por el artículo 31 de la ley de drogas, imponiéndosele medidas sustitutivas por el término de 90 días.