Cascos azules violadores en Costa de Marfil, persecución de gays en Uganda. Wikileaks no afloja

Las filtraciones siguen tensionando la actualidad.

Cada dos minutos, una noticia. La reciente liberación a escala mundial y sin edición alguna de los cables del Departamento de Estado por parte de WikiLeaks genera un constante goteo de novedades. Han transcurrido ya tres semanas desde la publicación íntegra de los 251.287 despachos en la web y el ritmo no afloja. El martes pasado dimitía el director de la cadena de televisión catarí Al Yazira, poco después de que se revelara que cedió a las presiones de Estados Unidos en la cobertura de la guerra de Irak. Pero los efectos más acusados de las informaciones conocidas ahora se están produciendo en el olvidado continente africano, donde algunos dictadores se enfrentan a comprometidas informaciones.

Pagos a jueces en Nigeria. Persecución de gays en Uganda. Escuadrones de la muerte en Filipinas. Las noticias saltan, sobre todo, en el continente africano y en Asia. Ahora son miles las manos que pueden acceder al material: medios de comunicación, activistas y organizaciones de derechos humanos de todo el mundo trabajan con los cables a los que tuvieron acceso cinco medios en un primer momento. Estos son algunos de los casos que están ocupando portadas en medios de distintos rincones del planeta.

*Dimisión del director de Al Yazira. La retirada de Wadah Khanfar de su puesto al frente de la televisión catarí el pasado martes se relacionó al instante con la publicación de un cable, fechado en octubre de 2010, en el que se relata su relación con la agencia de inteligencia norteamericana DIA (US Defence Intelligence Agency). Khanfar, según revela el cable, retiró imágenes de niños en hospitales para rebajar el tono de una información sobre la intervención norteamericana en Irak. El ahora ex director adujo que dejaba el cargo porque ya llevaba ocho años en el puesto. Mientras, algunos medios señalan que ha sido defenestrado por la cobertura que la cadena catarí hizo de la primavera árabe.

*Los cascos azules entregaban la comida a cambio de sexo con menores. Un cable fechado en enero de 2010 revela que soldados de las fuerzas de Naciones Unidas en misión de paz en Costa de Marfil exigían mantener relaciones sexuales con chicas menores de edad para repartir alimentos y artículos de primera necesidad. Un total de 16 soldados, originarios de Benín, fueron expulsados del país por este motivo. Un portavoz de Naciones Unidas reconocía a principios de septiembre la repatriación de los soldados, que operaban en la ciudad de Toulepleu y que están siendo objeto de una investigación.

*Sobornos en Nigeria. Los cables señalan cómo dos ex presidentes nigerianos intentaron comprar a los jueces en procesos electorales. Basándose en los cables, el diario nigeriano Leadership apunta que Yar’Adua, fallecido en febrero de 2010, estuvo a punto de denunciar a su predecesor, Olusegun Obasanjo, por ofrecer 1,6 millones de dólares (1,2 millones de euros) a un juez para poder invalidar votos. No lo hizo por miedo a ser denunciado: según el diario nigeriano The Sun. Voice of the Nation, Yar’Adua no tenía las manos limpias en este terreno: según varios cables, dio instrucciones a la petrolera estatal NNPC para que destinara 57 millones de dólares (unos 42 millones de euros) a funcionarios del Tribunal Supremo y evitar así que invalidaran las elecciones que finalmente ganó en 2007 y que un juez había calificado de «masivamente amañadas».

*La primera dama de Uganda, contra los gays. Janet Museveni, la mujer del presidente Museveni, fue la auténtica impulsora de una ley antihomosexualidad en Uganda. La disposición contemplaba incluso la pena de muerte, según un cable confidencial procedente de la Embajada norteamericana en Kampala, Uganda, fechado el 21 de diciembre de 2009. EL PAÍS ya lo publicó el pasado febrero y hace dos semanas lo retomó la edición dominical de The Daily Monitor, diario independiente del país africano. Un asesor presidencial lo reveló en una conversación con el embajador norteamericano. Y lo confirmó en la segunda semana de septiembre a preguntas de la prensa. La ley finalmente fue desestimada. En Uganda, ser homosexual es ilegal. Un ex ministro de Sanidad acusaba también a la primera dama de apropiarse de parte de unos fondos que fueron desviados del programa de la Alianza GAVI (vacunación e inmunización de niños) a las arcas del partido gubernamental Movimiento Nacional de Resistencia (NMR), según refleja un cable del 23 de septiembre de 2009.

*Los escuadrones de la muerte del alcalde. Un cable confidencial de la Embajada norteamericana en Manila expresa inquietud por el supuesto uso del ex alcalde de Davao, Rodrigo Duterte, de escuadrones de la muerte para limpiar las calles. Se reproducen unas palabras del ex alcalde diciendo a un oficial de la Embajada: «Los señores de la droga son basura y los trataremos como basura». Durante el año 2004 se atribuyeron 26 asesinatos al Escuadrón de la Muerte de Davao (Davao Death Squad). Según expresaba el despacho, Duterte daba muestras públicas de apoyo a los escuadrones, generando un efecto contagio en otros municipios del país asiático.

*Estados Unidos, contra las medicinas baratas en Filipinas. Cables fechados entre 2005 y 2010 señalan cómo la Embajada norteamericana estudió y presionó al Gobierno filipino en sus intentos de reducir los precios de las medicinas, los segundos más altos del continente, tras Japón. Un tercio de la población filipina está bajo el límite de la pobreza. Los cables reflejan las reuniones con la multinacional Pfizer, que se quejaba ante la Embajada de cómo las reducciones de precios afectaban a sus operaciones en el país asiático. La Embajada lamentaba que las autoridades no hicieran estudios de mercado antes de tomar una medida, la rebaja de precios, demanda unánime de la población.

*La falsa rendición del rey de Nepal. En febrero de 2006, las protestas por la reimplantación de la democracia tomaron las calles de Nepal. Presionado por la población, el rey Gyanendra Bir Bikram Shah abandonó el trono en abril, aduciendo que quería evitar un baño de sangre. Pero un cable del Departamento de Estado norteamericano señala que la razón pudo ser la falta de munición de las Fuerzas Armadas. India, Estados Unidos y el Reino Unido habían frenado el suministro de armas al régimen nepalés por su desacuerdo con Gyanendra, revela The Times of India a partir de despachos del Cablegate.