Caso de AUF y Peñarol, no tan lejano a nosotros

El hecho de anularse el servicio 222, no solo claro está, es un eje temático puntual a nivel de Salto. Enmarca a todo el país futbolístico y claramente, la propia Asociación Uruguaya de Fútbol no está al margen de la preocupación. A tal extremo que Peñarol planteó de “no iniciar el próximo campeonato, si la Policía no entra a las canchas”. Un aspecto no surge menor, desde el momento que la propia Asociación Uruguaya de Fútbol se sumó a la postura de los aurinegros.
Por lo tanto lo que acontece 500 kilómetros al sur, no parece ser tan ajeno, porque la situación en el fondo es la misma. Tantos los aurinegros como la AUF sostienen a rajatabla que “no se puede cambiar la tradición de tantos años, con la Policía como parte misma de un espectáculo. No se concibe un espectáculo sin ella, por una cuestión de elemental seguridad colectiva”.
Tanto en la capital como aquí, se parte de una premisa básica: para el actual momento que se vive, con tanta erupción violenta, es impensado suponer que funcionarios de una empresa de seguridad privada, corten de agua la acción de quienes terminan nublando la esencia del deporte y manchando la pelota sin mas trámite.