Centro Integral Flavia Caty Caffrée : “Seguímos esforzándonos junto a ellos”

En el Centro Integral Flavia se prepara para otro año de labor y su directora Caty Caffrée sostiene que se continúa haciendo el esfuerzo para respaldar las múltiples actividades de los niños y jóvenes que son asistidos integralmente por el programa.

“Siempre el balance con respecto a los chicos es bueno porque siempre se saca algo más de ellos esforzándonos junto con ellos…la situación económica es muy complicada y hay que redoblar esfuerzos para poder cumplir con todo.
Sin dudas que seguiremos apostando siempre a más dándoles a los chicos todo lo que podemos así como para mejorar su calidad de vida como involucrandolos en el medio junto con otros chicos tanto en la educación como en la integración a juegos y paseos con chicos de otras instituciones recreativas y culturales”.caty caffrée001

El Centro Integral Flavia desde hace más de una década se dedica a brindar atención a niños y jóvenes que presentan autismo y discapacidades severas.
Cada uno de ellos concurre a diversos talleres y muchos logran con el tiempo ser independientes y tener su propio espacio.
“La verdad estamos contentos con lo hecho hasta ahora y los logros recibidos a ellos los vemos muy bien contenidos sobre todo por todo el equipo que trabaja en Centro integral Flavia.
A pesar de las adversidades seguimos apoyando por el cuidado de todos ellos. Pese a todo seguimos apostando” – enfatizó Caffrée.
El mayor objetivo del centro es integrar a las personas con discapacidad intelectual en la sociedad y generar espacios de intercambio con sus familias y referentes en función a las necesidades y posibilidades de cada una de ellas.
La metodología de trabajo del Centro Integral Flavia es única en el país porque su sistema de internación está orientado a lograr el mayor desarrollo personal de los jóvenes e incluso su integración en la sociedad.
En el centro, las personas viven y reciben educación, atención psicológica, alimentación con un equipo de profesionales.
Creemos que a través del amor y la aceptación, las heridas emocionales sanan y se desarrolla la confianza.
Aprenden a creer y confiar en sí mismos y en los demás.
La ayuda es fundamental para lograr que ellos cada vez tengan más acceso a una mejor calidad de vida y al cumplimiento de sus derechos.

CARACTERÍSTICAS DE LOS NIÑOS Y JÓVENES CON AUTISMO
El autismo es un desorden raro del cerebro que ha confundido a los profesionales y padres desde que fue reconocido.
El niño con autismo muestra muchos de los síntomas de un pobre procesamiento sensorial, lo que se ve en los niños con trastorno mínimo del cerebro, y sus interacciones con el ambiente físico son correspondientemente pobres. Sin embargo, el niño con autismo tiene problemas adicionales, en el área sensorial-motora y en otras áreas

El autismo es caracterizado por una falta de relación con otras personas, con la posible excepción de uno o dos individuos del medio.
El niño con autismo es descrito como un ser “en su propio mundo” y que normalmente no quiere a otros en ese mundo.
Si él aprende a hablar, su discurso está a menudo limitado; la articulación de palabras esta normalmente bien, pero le falta la entonación y se observa un sonido monótono y como loro.
Además, el niño con autismo tiene problemas emocionales, presenta rabietas, se pone sumamente agresivo, y llegando a herir a otras personas.
Algunos terapeutas de integración sensorial han trabajado con niños con autismo, pero no hay tanta experiencia del profesional en general, manteniendo la terapia de integración sensorial con los niños con autismo, como con otros niños que tienen otro tipo de trastorno del cerebro.
Algunos jóvenes con autismo han ganado con la terapia, mientras que otros mejoran muy ligeramente o nada.
Se está animando provocar cualquier cambio apreciable en la organización del cerebro del niño con autismo.
Especialmente subsecuentemente a los acercamientos bioquímicos al problema que han ofrecido ayuda sólo ligera, y las técnicas de modificación de conducta, que solo se abocan a la conducta del niño sin cambiar la condición en su cerebro que causa la conducta.
Cuando los niños con autismo cooperan para tomar los test estandarizados de la función de integración sensorial sus resultados son normalmente similares aquellos de niños con dispraxia.
Ellos tienen problemas en la localización de los estímulos táctiles, sabiendo donde están sus manos, pero ellos no pueden verlos.
Ellos tienen muchos problemas con la planificación motora, como muestra una prueba en que el examinador asume una postura rara y el niño debe imitar esa postura.
El niño con autismo puede motivarse a menudo para registrar estímulo sensorial si le das un incentivo adecuado; ello es por qué los procedimientos de modificación de conducta son eficaces con estos niños.
La terapia de integración sensorial también puede mantener un incentivo en el niño por registrar sensaciones.
Pero este incentivo es interior y natural.
El placer del estímulo vestibular durante la terapia ayuda a motivar al niño, y también ayuda al cerebro para procesar otras entradas, especialmente visual. Los niños con autismo establecen mayor contacto visual con el terapeuta durante o inmediatamente después de sesionar con movimientos corporales que involucren mucho estímulo vestibular.