Comienza en septiembre taller de fotografía para niños “Para no dormir la siesta”

El primer sábado de setiembre dará comienzo el taller de fotografía para niños “Para no dormir la siesta” a cargo de la Prof. Mayra Cánepa.

El mismo se desarrollará los sábados de 14 a 16 horas en Amorím 668.
Las clases se cumplirán hasta finales de noviembre y a principios de diciembre se realizará una pequeña muestra. Se va a contactar a los padres de los niños interesados a fin de tener una entrevista con ellos el último sábado de agosto.
El taller se podrá cursar con tablet, celular, cámara, lo que disponga el niño para trabajar. Está orientado a niños entre 6 y 12 años.
“La idea es trabajar en un espacio distendido, pensado para potenciar la creatividad, y abordaremos algunas reglas básicas de la fotografía
Trabajaremos en base a consignas, cuentos, canciones, disparadores de la imaginación y luego los niños tendrán que tomar fotos a partir de esas consignas ( de una clase a otra).
En clase trabajaremos concepto de retratos, composición de imagen, lightpainting, entre algunos otros conceptos que abordaremos” – reveló la docente Mayra Cánepa.taller fotografía 001
Se hará especial hincapié en incentivar la imaginación del niño y la creatividad.
Se bindarán algunos aspectos técnicos pero al ser niños la idea es abordar lo técnico (que aprendan a configurar las cámaras, celular etcétera) de forma manual.
Pero más que nada, dejar que usando la fotografía como herramienta, puedan desarrollar su creatividad.
Los interesados comunicarse al 097313529.

BENEFICIOS DEL ARTE DE LA FOTOGRAFÍA EN LOS NIÑOS
La fotografía como cualquier forma de expresión artística, puede, y debe, enseñarse desde la más pronta infancia. Desde muy pequeños, a los niños les inquieta y tienen curiosidad por el mundo que les rodea, descubren, admiran, se sorprenden y sobre todo juegan.
La fotografía los ayudará a crecer. Hacer fotos puede ser el maravilloso juego que permitirá a los niños más pequeños fijarse en su entorno y conocer de forma activa el mundo en el que viven: hojas en el suelo, agujeros en los árboles, coches rojos, las puertas de los negocios, el tobogán del parque, van a ser sus primeras fotografías. Observar y encontrar todo aquello que les gusta permitirá que centren.
entren la atención. De esta manera, al igual que los adultos, descubrirán cosas que antes no habían visto, expresarán el amor a la naturaleza, el conocimiento de uno mismo y del otro.
Con los más mayores la fotografía será una fuente de descubrimiento y autoconocimiento, de creación de círculos y vínculos con el propio grupo y con la familia.
La fotografía digital ha revolucionado el mundo de las opciones fotográficas y ha hecho más fácil disponer de equipos sencillos que todos podemos manejar
¿Cómo introducir a los niños en el mundo de la fotografía? ¿Cómo inspirarlos y motivarlos?
Hoy en día, con móviles que traen cámaras y padres que desde pequeños ofrecen a los niños estas oportunidades, la fotografía está al alcance de todos, grandes o chicos.
Los niños tienen una sana y usualmente divertida curiosidad y los más pequeños que han nacido en este siglo o fines del siglo pasado, han crecido en un mundo teologizado, un mundo donde los ordenadores y los móviles son cosa de todos los días.
Por ello si los niños muestran curiosidad por el equipo o si compartes con ellos las fotos familiares o profesionales que haces, es un buen primer paso para ayudarlos a descubrir ellos mismos las opciones que una cámara puede darles (que van más allá de horas y horas de diversión).
Uno de los mayores temores de los padres es ver a los niños con sus costosos equipos, jugando.
El placer de ver los niños maravillarse con las opciones de una cámara digital no tiene precio.
La cámara es para los niños un juguete.
Dependiendo de su edad entenderán mejor o no las posibilidades, pero sea cual sea su edad todos los niños entienden el potencial de diversión que representa una cámara digital: hacer click y ver la pantalla, las niñas posarán, los niños buscaran bichitos.
Las opciones de juegos son inacabables. Y ese es el mejor primer acercamiento que los niños pueden tener con la cámara. Necesitan experimentar, jugar, probar y divertirse, perderle el miedo.
El adulto debe estar presente en el proceso posterior a tomar las fotos también.
Aparte de compartir un momento especial, se enfoca la atención de los niños en las fotografías que han tomado, más allá del momento del juego que representa tomar las fotos.
Hoy en día los niños y los jóvenes son sobreestimulados, están acostumbrados a aprender de manera dinámica, interactiva y autodidacta, tienen una gran variedad de recursos para aprender desde pequeños: películas, series, videojuegos, canales de YouTube, apps en teléfonos y tablets.
Se considera que la fotografía les ayuda a canalizar toda esa sobreestimulación.
En la actualidad se considera que enseñar fotografía a los niños les ayuda en sus habilidades de aprendizaje, pensamiento crítico, pensamiento creativo, comunicación y colaboración; aprovechando los elementos electrónicos que están a su alcance cómo la cámara de un teléfono móvil ó la cámara de una tablet.