Como no les bajó el precio del choripán, ellos optaron por destrozar el bar a pedradas, dos hermanos fueron a la cárcel

Dos hermanos con antecedentes penales volvieron a prisión luego de causar daños a baldosasos un bar del barrio Huracán. Fue en la calurosa noche del miércoles, cuando el sujeto llegó hasta el bar de la calle Cervantes y Beltrán, queriendo comprar un choripán a 20 pesos. Pero como el dueño del local se negó a venderle en ese precio, el individuo se retiró visiblemente enojado, profiriendo insultos y amenazas.
Al cabo de un rato, el individuo regresó posteriormente con sus hermanos, los que empezaron a arrojar baldosas contra el denunciante, dañando los vidrios de una de las ventanas del lugar, le rompieron además parte del mobiliario del local, un parlante marca Lexen y la puerta principal.
El dueño del comercio solicitó de inmediato la presencia de la Policía, donde concurrieron al lugar logrando detener a uno de los autores del incidente.
Al ser consultado al respecto, el Juez Subrogante de 4to. Turno dispuso: el procesamiento con prisión del atacante, de iniciales A.D.S.A y de otro de sus hermanos, de iniciales J.N.S.A por un delito de violencia privada.
VIOLENCIA DOMÉSTICA
Una mujer mayor de edad, denunció a su hija por agresiones verbales, a quien le llama la atención por sus actitudes, pero cuando lo hace, la misma empieza a insultarla. Por lo que solicita el cese de las agresiones de su hija o de lo contrario solicitará una prohibición de acercamiento y tramitará la tenencia de su nieta.
Al ser enterado de los hechos el Sr. Juez de Familia de Feria, dispone: notificar a la denuncia de abstenerse de cometer hechos de violencia contra sus padres y contra su menor hija e intímese “a un severo apercibimiento de conducta”, poniendo el caso en manos de la Unidad de Violencia Doméstica.
GOLPEADOR
Una mujer fue golpeada en el rostro por su expareja, luego que éste se enterara de que tiene una nueva relación amorosa. La mujer denunció el caso ante la Policía y dijo que su expareja comete contra ella agresiones verbales y físicas, por lo que finalizó la relación.
Pero fue el miércoles, cuando se entera que la denunciante tiene una relación amorosa con otra persona, por lo que comenzó a insultarla y posteriormente la agredió con un golpe de puño en el rostro, además de amenazarla de muerte. En ese caso, solicitó la prohibición de acercamiento, relacionamiento y comunicación hacia su persona y domicilio y que para ver a los niños lo haga por una tercera persona.
Por este caso, el juez de feria dispuso que fuera ubicado e indagado el denunciado, para luego notificarlo de una prohibición de acercamiento, relacionamiento y comunicación por el término de 90 días y que lleve a cabo el trámite judicial para ver a sus hijos.
PROCESAMIENTO
Un hombre había sido detenido el martes por el personal policial de la Dirección de Investigaciones para poder indagar a una persona sobre distintos hurtos denunciados, el cual tenía antecedentes de varias intervenciones judiciales como menor infractor.
El joven quien confesó ser el autor de los hechos denunciados, dijo que sus víctimas eran principalmente personas de la tercera edad. Y relató los hechos indicando que en el mes noviembre, le robó a un hombre una billetera con la suma $3.000 pesos uruguayos, la que su víctima llevaba en el bolsillo de atrás de su pantalón, cuando salía de su domicilio en la calle Varela al 700. La víctima debió ser notificada debido a que hasta el momento no había realizado la denuncia al respecto. Además, admitió ser el autor del robo el pasado 29 de noviembre a una mujer mayor de edad, cuando ésta había dejado su cartera en el suelo frente a su domicilio, en la calle Vilardebó al 700, en momentos que colgaba una bolsa de basura en el árbol, entonces el detenido se acercó en una bicicleta robándole la misma. En ese momento, la víctima perdió $ 400 pesos uruguayos. Posteriormente a esto, en un Taller ubicado en la calle Lavalleja al 500, concurrió al lugar solicitando auxilio mecánico para su bicicleta, al estar el propietario siendo un hombre mayor de edad, el que se dispuso a arreglarla, éste lo empuja cayendo al suelo revisándole los bolsillos, al no tener dinero se dio a la fuga.
Otro de los hechos cometidos por esta misma persona también se desarrolló en la misma calle Lavalleja al 500, donde en el lugar una persona mayor se encontraba vendiendo quinielas y realizaba recargas telefónicas, pero al momento de solicitarle una recarga, le hurta la billetera que tenia en el bolsillo de atrás, conteniendo la misma doscientos Veinte ($220) Pesos Uruguayos.