Con algunas polémicas en el medio candidatos a Rector presentarán sus propuestas hoy en la Regional Norte

La elección de Rector en la Universidad de la República llega a Salto mañana lunes con una ronda de presentación que se vuelve muy especial. En el edificio de la Regional Norte, flamante sede del CENUR, los dos candidatos a suceder a Rodrigo Arocena, Roberto Markarián y Álvaro Rico, mantendrán un mano a mano con los universitarios locales, en busca de lograr apoyos a sus candidaturas.
Markarián ya ha sido candidato a Rector antes, fue el principal adversario de Arocena en una reñida elección que luego perdió. Ambos son matemáticos, pero con la diferencia de que Markarián ha mantenido diferencias con los distintos representantes del cogobierno universitario de Salto en varias oportunidades.
Hermano del conocido entrenador de fútbol, el matemático es un docente de muchos años en la universidad estatal, tiene 68 años de edad y cuenta con una extensa y vasta trayectoria como profesor del instituto de matemática de la Facultad de Ingeniería. Markarián tiene el apoyo del gremio docente ADUR y de algunos egresados, aunque aún no cuenta con la adhesión de los estudiantes.
Días pasados el Frente de Participación Estudiantil Susana Pintos, que es el ala radical de la FEUU, resolvió darle apoyo a la postulación de Markarián, al contrario de lo que sucedió en el 2006 cuando tanto la FEUU como la CGU apoyaron a Arocena.
“Consideramos que es necesario impulsar un candidato que sea, antes que nada, un fiel representante de la autonomía y el cogobierno universitario por encima de las banderas políticas”, señala la declaración que emitió días atrás el grupo de estudiantes apoyando su candidatura y que publicó el diario El Observador.
Aunque el dirigente estudiantil Joaquín Toledo, representante de la FEUU en el Consejo Directivo Central de la Universidad de la República, dijo que la decisión del Frente Susana Pintos de apoyar la candidatura de Markarián es “apresurada”, ya que la FEUU pretende primero definir el programa para luego resolver qué candidatura apoya.
Asimismo señaló a los medios capitalinos que “de ninguna manera” la postura de ese grupo “es la de la organización estudiantil en su conjunto, ni la condiciona”.
¿Y AHORA?
La carta orgánica de la Universidad de la República establece que para ser candidato a rector se debe ser ciudadano natural o legal en ejercicio, poseer título universitario expedido por la Universidad de la República y ser o haber sido profesor titular de la misma.
Como en un momento se pensó que ni Gregory Randall ni Álvaro Rico (los dos adversarios de Markarián y hombres de Arocena) cumplían con estas condiciones, distintos grupos de diversos órdenes iniciaron acciones tendientes a allanar el camino de su postulación modificando la carta orgánica.
Sin embargo, en estos momentos, el panorama de Álvaro Rico, Decano de la Facultad de Humanidades, parece haber cambiado. La misma ordenanza que habilitó a Arocena y a Markarián a ser candidatos a rector, aplica también para el decano de la Facultad de Humanidades, dado que el 20% de la carrera la cursó en la Udelar.
Rico culminó sus estudios terciarios en Moscú, debido al exilio político. En estos días el Consejo de la Facultad de Humanidades analiza la solicitud de Rico de expedirle el título de la institución. Si se le otorga, quedará habilitado para ser candidato a rector. Esto ocurre ante las presiones de algunas facultades como la de Ciencias Económicas, que entienden que si puede ser docente y decano de una Facultad, con igual razón puede ser candidato a Rector de la Universidad de la República.
Más allá de estos bretes que siempre se generan por la importancia del cargo que se disputa, mañana lunes tanto Álvaro Rico como Roberto Markarián estarán presentes en la Regional Norte para dar a conocer sus programas de gobierno, en el caso de ser electos los principales conductores de la universidad más importante del país.

La elección de Rector en la Universidad de la República llega a Salto mañana lunes con una ronda de presentación que se vuelve muy especial. En el edificio de la Regional Norte, flamante sede del CENUR, los dos candidatos a suceder a Rodrigo Arocena, Roberto Markarián y Álvaro Rico, mantendrán un mano a mano con los universitarios locales, en busca de lograr apoyos a sus candidaturas.

Markarián ya ha sido candidato a Rector antes, fue el principal adversario de Arocena en una reñida elección que luego perdió. Ambos son matemáticos, pero con la diferencia de que Markarián ha mantenido diferencias con los distintos representantes del cogobierno universitario de Salto en varias oportunidades.

Hermano del conocido entrenador de fútbol, el matemático es un docente de muchos años en la universidad estatal, tiene 68 años de edad y cuenta con una extensa y vasta trayectoria como profesor del instituto de matemática de la Facultad de Ingeniería. Markarián tiene el apoyo del gremio docente ADUR y de algunos egresados, aunque aún no cuenta con la adhesión de los estudiantes.

Días pasados el Frente de Participación Estudiantil Susana Pintos, que es el ala radical de la FEUU, resolvió darle apoyo a la postulación de Markarián, al contrario de lo que sucedió en el 2006 cuando tanto la FEUU como la CGU apoyaron a Arocena.

“Consideramos que es necesario impulsar un candidato que sea, antes que nada, un fiel representante de la autonomía y el cogobierno universitario por encima de las banderas políticas”, señala la declaración que emitió días atrás el grupo de estudiantes apoyando su candidatura y que publicó el diario El Observador.

Aunque el dirigente estudiantil Joaquín Toledo, representante de la FEUU en el Consejo Directivo Central de la Universidad de la República, dijo que la decisión del Frente Susana Pintos de apoyar la candidatura de Markarián es “apresurada”, ya que la FEUU pretende primero definir el programa para luego resolver qué candidatura apoya.

Asimismo señaló a los medios capitalinos que “de ninguna manera” la postura de ese grupo “es la de la organización estudiantil en su conjunto, ni la condiciona”.

¿Y AHORA?

La carta orgánica de la Universidad de la República establece que para ser candidato a rector se debe ser ciudadano natural o legal en ejercicio, poseer título universitario expedido por la Universidad de la República y ser o haber sido profesor titular de la misma.

Como en un momento se pensó que ni Gregory Randall ni Álvaro Rico (los dos adversarios de Markarián y hombres de Arocena) cumplían con estas condiciones, distintos grupos de diversos órdenes iniciaron acciones tendientes a allanar el camino de su postulación modificando la carta orgánica.

Sin embargo, en estos momentos, el panorama de Álvaro Rico, Decano de la Facultad de Humanidades, parece haber cambiado. La misma ordenanza que habilitó a Arocena y a Markarián a ser candidatos a rector, aplica también para el decano de la Facultad de Humanidades, dado que el 20% de la carrera la cursó en la Udelar.

Rico culminó sus estudios terciarios en Moscú, debido al exilio político. En estos días el Consejo de la Facultad de Humanidades analiza la solicitud de Rico de expedirle el título de la institución. Si se le otorga, quedará habilitado para ser candidato a rector. Esto ocurre ante las presiones de algunas facultades como la de Ciencias Económicas, que entienden que si puede ser docente y decano de una Facultad, con igual razón puede ser candidato a Rector de la Universidad de la República.

Más allá de estos bretes que siempre se generan por la importancia del cargo que se disputa, mañana lunes tanto Álvaro Rico como Roberto Markarián estarán presentes en la Regional Norte para dar a conocer sus programas de gobierno, en el caso de ser electos los principales conductores de la universidad más importante del país.