Con el slogan “La piel te protege, cuidala” se brindó charla sobre riesgos de exponerse al sol sin tomar precauciones

En la sede del Centro de Asistencia Médica se realizó en la mañana de ayer un abordaje por parte del Médico Dermatólogo César Suárez, quien se refirió a los riesgos que implica para la salud el exponerse al sol sin tomar las necesarias precauciones, al tiempo que se refirió a las consecuencias muy graves que puede acarrear el no actuar adecuadamente en estas circunstancias.
Aspectos tales como las medidas indicadas a adoptar para proteger la piel ya sea a través de la vestimenta o a través de productos que se aplican en la piel cuando se vaya a exponer a los rayos solares.
Asimismo Suárez destacó el hecho de que se hayan cuadruplicado los casos de lesiones malignas como consecuencia del sol, que debe tratar de evitarse tomarlo en horas del mediodía, por ejemplo.
El galeno hizo hincapié en lo que es la campaña que cada año arma la Sociedad de Dermatología del Uruguay en relación al tema.
Recordó entonces que hasta ahora se ha insistido en campañas que hacen hincapié en el lunar “pero en esta oportunidad pretendemos que sea más amplia la idea, porque el lunar es una entidad ya constituida y lo que interesa fundamentalmente en esta circunstancia es actuar preventivamente sobre pieles que están sanas”, dijo.
LA CULTURA Y
PRECAUCIONES
Bajo el slogan “La piel te protege, cuidala” el profesional indicó que en esta oportunidad se procura que sea más amplia la idea, “porque el lunar es una entidad ya constituida y lo que interesa fundamentalmente en esta circunstancia es actuar preventivamente sobre pieles que están sanas”.
“La exposición solar es un hecho normal, cotidiano al que todos estamos expuestos en diferentes circunstancias”, dijo para agregar que “muchas veces lo hacemos en forma intencional y otras veces por circunstancias especiales”.
“Sol hay uno solo”, señaló luego refiriéndose al hecho de que “cuando uno está a la intemperie siempre está expuesto, sin importar si está en la playa, en la calle, haciendo un mandado o trabajando, ya que en todas las circunstancias el sol tiene una acción igualmente nociva, independiente de la intención que nosotros tengamos”.
“Es necesario tomar precauciones cuando se trabaja, cuando se anda en la calle y por supuesto cuando uno decide ir a la playa a  tomar sol”, puntualizó Suárez realizando la puntualización de que se ha comprobado en las últimas décadas “un aumento de la incidencia de muchos tumores vinculados a la exposición solar y ello está también vinculado a cambios culturales donde las personas se exponen más, porque la moda indica que la piel debe estar tostada en el verano”.

CONSECUENCIAS
MUY GRAVES
Prosiguió dirigiéndose a los medios de comunicación el Dr. César Suárez refiriéndose a lo que son las consecuencias más graves de la exposición de la piel al sol, destacando que “ha incidido enormemente en el aumento de las lesiones tumorales”.
“La piel por estar expuesta a la intemperie es la que sufre la mayor cantidad de agresiones y por lejos, la piel es asiento de la mayor cantidad de tumores del organismo”, acotó. No obstante hizo hincapié en que “la ventaja que tienen los tumores de la piel es que se pueden diagnosticar en forma temprana y se logra con ello una resolución rápida antes que el tumor pueda tener consecuencias”.
Continuando con sus apreciaciones, señaló que  “hay algunos tipos de tumores, como el melanoma que son muy graves y que rápidamente se difunden por el organismo y ocasionan la muerte. Por lo tanto, la idea por un lado es invitar a toda la población a que se cuide de la exposición solar”.
“El mejor protector para el sol es la ropa”, dijo para acotar que para comprobarlo “basta comparar una zona cubierta con una zona normalmente expuesta”, al tiempo que destacó que protegen mejor las telas de colores oscuros porque absorben mayor cantidad de rayos ultravioletas.
“Como segunda línea de protección, tenemos las cremas llamadas pantallas, solares, filtros solares, bronceadores, etc. las que contienen sustancias las radiaciones ultravioletas y lo hacen con diferente intensidad”, mencionó entonces explicando que “las pantallas solares contienen productos químicos que al absorber las radiaciones ultravioletas llegan con menos intensidad a la piel, pero son filtros”.
Sin embargo realizó la precisión de que “esto quiere decir que no protegen totalmente y a su vez no tienen una acción indefinida. La pantalla solar comienza a actuar media hora después de que una persona la ha instalado en su piel y su efecto comienza a declinar a las dos horas. Por lo tanto, si uno está expuesto a un sol muy intenso, debiera reponer a las dos horas y si no fuera así, por lo menos a las tres horas”, dijo.
EL ARRASTRE
DEL DAÑO
“A pesar de la pantalla solar no es conveniente exponerse al sol en horarios del mediodía”.  Sin embargo reconoció que es muy difícil considerar horarios específicos, “porque depende de las circunstancias, de valores estacionales y geométricos”.
Consideró que un elemento de orientación es el tamaño de la sombra. “Cuando la sombra es más pequeña que el cuerpo, las radiaciones ultravioletas son más dañinas y cuando las sombras son un poco más largas que nuestro cuerpo, el daño es menor”, indicó, agregando que “a pesar de todas esas circunstancias es válido el uso de filtros solares, de ropas cubriendo las áreas sensibles, sombreros, lentes de sol que tengan filtros para ultravioletas A y para ultravioletas B”.
Consideró que todo lo mencionado anteriormente “constituye una protección que sin ser total disminuye enormemente la chance de la presencia de daños solares en el futuro”.
“Hay que tener presente que cada quemadura solar altera la piel en cualquier fase de la vida y esa piel alterada después se tiene que ir alterando o dividiendo para dar origen a nuevas capas de piel”, acotó más adelante el médico para precisar que “una capa de epidermis se cambia totalmente en 28 días y para cambiarse se tiene que reproducir en base a la generación anterior de piel”.

Háganos llegar su comentario