Conferencia a cargo de la Maestra Noel Brum en el Palacio Córdoba

El próximo viernes 2 de marzo a la hora 20.00 en la sala de conferencias del Palacio Córdoba la Maestra Noel Brum brindará una disertación acerca de La Mujer y la Vida, los valores del Eterno Femenino, La mujer, el hogar la sociedad y el trabajo, Cuerpo de Mujer y Sabiduría de Mujer.
La entrada es libre, gratuita y está auspiciada por el Instituto Gnóstico del Uruguay.
De acuerdo a la visión gnóstica es necesario que la mujer conozca su propio nivel y cómo superarlo si es que en realidad anhela un cambio de fondo, una transformación radical y el hombre debe buscar el respeto y la dignificación que ella merece.conferencia 001
La mujer es el eterno amor que fluye y palpita en todo lo que es, en todo lo que ha sido y en todo lo que será. Jamás faltó la mujer en las pirámides de Egipto; ella fue la Vestal que inició a los grandes Maestros. Nunca faltó una mujer en el Templo de Delfos; aún nos parece verla sentada en la forma de la Pitonisa, allá en el país de Grecia.
Entonces pronosticaba grandes acontecimientos que se sucedían inevitablemente.Se destaca el caso de Alejandro Magno, gran conquistador del mundo, aquel que uniera a Europa y la Asia bajo su cetro, en forma de un gran imperio. Recordemos el “Nudo Gordiano”; muchas fueron las Pitonisas de Delfos que en estado de Éxtasis retaron a los hombres más sabios a desatar tal nudo. Ninguno podía; sólo hubo uno, que fue Alejandro: Se acercó hacia aquel nudo, desenvainó la espada y lo cortó en pedazos. Las Sacerdotisas de Delfos le abrazaron diciendo: “¡Tú conquistarás el mundo!” (y ciertamente lo conquistó).
LA MUJER A TRAVÉS DEL TIEMPO
Vean ustedes cómo la mujer, a través del tiempo, ha guiado el curso de los siglos. En el viejo Egipto de los Faraones, la mujer, convertida en Cleopatra, enseñaba a las multitudes. Las Cleopatras de la Isla Elefantina, en el Nilo, hacían resonar su verbo ante el fuego para enseñar a las gentes. Recordemos a la mujer convertida en una Sacerdotisa de Tebas: Las antorchas ardían mientras ella platicaba a las multitudes.
Una momia de aquellas fue encontrada hace mucho años y llevada al Mundo Occidental. Se le metió aquel gran barco gigante, que existiera hace muchos años (un barco enorme), y con gran dolor aquel barco se fue al fondo del mar. Incuestionablemente, aquella momia poseía poderes extraordinarios, tan grandiosos como los que poseían las mujeres de la Isla Elefantina, tan formidables como los que poseían las Pitonisas de la Isla de Delfos, tan solemnes como aquellos Poderes que poseían las Sacerdotisas Druidas.
Así que la mujer a través de los siglos ha resplandecido maravillosamente. El Eterno Femenino bulle y palpita en todo lo que es, en todo lo que ha sido y en todo lo que será; el Gran Alaya del Universo resplandece en cada piedra preciosa, en cada árbol y en cada Cosmos…
El Eterno Femenino ora es adorado como Isis en la tierra de los Faraones; ora es adorado como Astarté en la tierra de Persia; se le rinde culto en la isla de Creta con el nombre grandioso de Cibeles; se le venera profundamente en la tierra griega con el nombre de Ceres…
Todavía me viene a la memoria aquellos instantes en que el Sacerdote griego enseñaba ante la Piedra de Ceres, traída de algún lejano lugar; todavía me viene a la memoria el recuerdo preciso en que los Sacerdotes de Sais enseñaban al pueblo ante la mirada vetusta de la Virgen Negra…
La mujer ha resplandecido como Diosa y como humana: Ora lleva en sus brazos al Niño Horus, ora le canta deliciosamente en la cuna, esperando en el mañana. La mujer, el Eterno Femenino, es el desdoblamiento del Principio Masculino Eterno; Dios mismo, con toda su grandeza, se desdobla para convertirse en mujer.
Viene a la memoria también aquella palabra: “Elohim”. Dios creó al mundo; lo creó Elohim… “Elohim” en Hebreo significa “Diosas y Dioses”. Así pues, la palabra “Elohim” (Dios, el Creador del Universo) es masculina y femenina a la vez. “Elohim”, es una palabra femenina con un final plural masculino. Toda religión donde no hayan DIOSAS se encuentra a mitad del camino ateo, porque “Elohim” es “Dios y Diosas”…
Así que resulta absurdo suponer que sólo el varón puede llegar a la Autorrealización Íntima del Ser; resulta incongruente pensar que solamente los hombres pueden cristificarse.
En nombre de la verdad diremos que si “Elohim” es “Diosas y Dioses”, las mujeres tienen los mismos derechos que los hombres, ellas también pueden llegar a la Cristificación; ellas pueden llegar tan alto como el varón; el varón no puede nunca más que la mujer ni la mujer es más que el varón; si el varón puede encarnar al Cristo en su naturaleza íntima, también la mujer tiene el mismo derecho…
Yo conozco mujeres Cristificadas, las he visto, soy amigo de ellas. Hay una que vive en la vieja Europa (resplandece por su belleza), tiene al Cristo íntimo en su interior (es de raza Céltica). Se trata de una dama resurrecta, inmortal. Conozco otra, también, del Círculo de la Humanidad Consciente que opera sobre los distintos Centros Superiores del Ser; es Druida también, inmortal.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...