Crece el horror en Noruega: 87 muertos en doble atentado

Crece el horror en Noruega: 87 muertos en doble atentado

El ataque más sangriento ocurrió en un campamento juvenil cercano a Oslo y dejó al menos 80 víctimas fatales. También estalló una bomba cerca de la sede del gobierno. Creen que se trató de un ataque combinado efectuado por grupos ultraderechistas. La policía detuvo a un sospechoso.

Los noruegos no salen de su asombro. Cerca de las 15.30 locales, una potente bomba mató a siete  personas e hirió a otras tantas. Las Fuerzas de Seguridad y la Policía respondieron rápidamente. Acordonaron el lugar, evacuaron la zona y pusieron en marcha todas sus alertas. Horas más tarde, aún en shock por el ataque, recibieron otra brutal noticia. Un hombre abrió fuego en un campamento de una isla cercana a la capital y mató a por lo menos 80 personas, según confirmó esta noche la policía local. 

Atentado y tiroteo contra jóvenes

Impacto terrorista vuelve a sacudir al mundo: un doble atentado golpea a Noruega y dejó al menos 17 muertos

Confirmadas siete muertes en la capital Oslo por una bomba que ha dañado varios edificios gubernamentales y otros 10 en un tiroteo contra una reunión de las juventudes laboristas en una pequeña isla de Suecia dejaron al país de luto y al mundo entero azorado por esta situación.

Hasta ayer eran al menos 17 personas las que murieron en un doble atentado terrorista que sacudió a Noruega. Una decena más permanecen heridas de gravedad y la policía espera que algunas de ellas pasen en las próximas horas a engrosar la lista de decesos.

Al menos siete de las víctimas son el resultado de la explosión de una bomba en el centro de la capital, Oslo, producida ayer a las tres y media de la tarde.

Poco tiempo después, cuando los vecinos de la capital noruega observaban atónitos los efectos del estallido, un hombre disfrazado de policía acribilló al menos a 10 jóvenes en la pequeña isla de Utoya. Abrió fuego  indiscriminadamente contra los 600 asistentes a un acto del gubernamental Partido Laborista (DNA) que se celebraba en un campamento juvenil a 40 kilómetros de la capital.

La policía ha detenido a un hombre de nacionalidad noruega. El presunto autor del atentado y del tiroteo en la isla de Utoya sería un hombre de 32 años de nombre Anders Behring Breivik, según recoge la televisión noruega TV2, que no cita sus fuentes.

Ayer viernes, la explosión de una bomba cerca de la sede del Gobierno en Oslo ha dejado al menos dos muertos y un número indeterminado de heridos. Todos los edificios de la zona se han visto afectados por la onda expansiva. Hasta el momento nadie ha asumido la autoría del atentado, aunque la policía sigue la pista del terrorismo islamista y tampoco se descarta que pueda haber más dispositivos explosivos preparados para ser detonados.

En relación a la explosión, los agentes han arrestado a tres personas. Entre los edificios gubernamentales afectados se encuentran las oficinas del primer ministro, Jens Stoltenberg, que no ha resultado herido por encontrarse en ese momento fuera de su despacho. La cifra de muertos también podría aumentar.

Las fuerzas de seguridad noruegas han cerrado el centro de la ciudad, que tiene en total algo más de medio millón de habitantes, y ha pedido a todos los que quedan allí que abandonen la zona. El terror se intensificó cuando, poco después, un tiroteo en una isla al sur de la ciudad provocó el caos durante una reunión de las juventudes laboristas. Según testimonios recogidos por la televisión local NRK, se trató de «una ejecución en toda regla». La policía ha confirmado que hay al menos 10 víctimas mortales en este segundo ataque.

En la capital, diversos edificios públicos del distrito gubernamental de la capital noruega quedaron gravemente dañados. Además del edificio que alberga las oficinas de Stoltenberg, también se vieron dañados los Ministerios de Petróleo y Hacienda, y la sede del periódico Verdens Gang (VG) quedó seriamente afectada por el atentado. Según diversas informaciones, podría haber personas encerradas en los edificios dañados y, posiblemente, también más cadáveres.

La policía cerró la Estación Central de Oslo por temor a nuevos atentados. Las imágenes tomadas por videoaficionados después de la explosión muestran una situación caótica en las calles del centro de Oslo. Desde helicópteros, cámaras de televisión grababan, algo más tarde, los desesperados intentos de los jóvenes por escapar de la isla de Utoya. La seguridad ciudadana se suele dar por descontada en Noruega, por lo que es probable que las medidas policiales en la isla fueran muy escasas.

La pequeña superficie de Utoya facilitó, además, que un pistolero con armas automáticas pudiera cometer en ella una masacre. Según algunos testimonios, el detenido portaba pistolas y rifles.

Algunos testigos contaban anoche a la televisión pública NRK y a otros medios locales que el número de muertos en la isla de Utoya podría ser mucho mayor. Uno de ellos dijo incluso haber visto «entre 20 y 30 cadáveres» en el mar y en la costa. Algunos de los participantes en el campamento trataban por la tarde de escapar de la isla por barco o incluso a nado. Dado que el presunto terrorista iba vestido de policía, los asistentes al campamento huían de los policías auténticos, que se afanaban en recuperar la confianza de los muchachos.

Según la prensa local, este tipo de actos congrega a jóvenes de entre 15 y 25 años, aunque suelen asistir también políticos en activo o retirados. Por la noche, las fuerzas de seguridad seguían buscando más artefactos explosivos.

Un detenido, noruego

La policía está interrogando al único detenido, un hombre de nacionalidad noruega de 1,90 metros y 32 años. El portavoz de la Policía de Oslo, Ander Frydenberg, ha declarado a la BBC que el detenido está siendo sometido al interrogatorio en una comisaría local de Policía de la isla de Utoya.

La televisión noruega Tv2, ha informado de que al parecer Anders Behring Breivik tendría vínculos con partidos de la extrema derecha. Según este mismo canal, la policía noruega está registrando un piso en la zona occidental de Oslo donde residía el detenido. Por ahora las investigaciones apuntan que los ataques no se pueden atribuir al terrorismo internacional o a grupos islamistas, sino que estarían relacionados con «movimientos locales antisistema», aunque no hay descartada ninguna opción.

La detención se ha efectuado en Utoya, una isla situada a varias decenas de kilómetros al sur de la capital donde estaban reunidas las juventudes del partido laborista y donde el arrestado ha sembrado el caos al abrir fuego contra los asistentes. El autor del tiroteo iba vestido de policía y está relacionado también con la explosión, según fuentes oficiales. A última hora de la noche se ha localizado su coche, que contenía más material detonable.

Según el diario estadounidense The New York Times, un grupo islamista llamado Ansar al-Yihad al-Alami (Colaboradores de la Yihad Mundial) se atribuyó los atentados.

La televisión noruega señaló poco después que ese mismo grupo había negado toda responsabilidad en el atentado.

El Ejecutivo noruego se mostró muy cauteloso en cuanto a la autoría del atentado. Según el periódico estadounidense, el desconocido grupúsculo yihadista que se atribuye el atentado amenaza con cometer nuevos ataques.

2-2

 

 

 

 

 

 

Una pareja huye de uno de los edificios siniestrados por el atentado.

2-3

 

 

 

 

 

 

 

Policías evacúan víctimas.

2-4

 

 

 

 

 

 

 

Edificio gubernamental en llamas.

2-5

 

 

 

 

 

 

 

Equipos sanitarios atienden una víctima.