Cuatro camiones con maquinaria para perforación en Pepe Núñez están bloqueados por manifestantes de Concordia

Cuatro camiones con maquinaria para perforación en Pepe Núñez están bloqueados por manifestantes de Concordia

Están varados en Salto Grande desde ayer, protestan por riesgo de contaminación del Acuífero Guaraní

Cuatro camiones que transportaban desde Argentina hacia la localidad de Pepe Núñez en nuestro departamento, maquinaria para continuar con la exploración de hidrocarburos en la zona, donde Ancap viene llevando a cabo desde hace algunos años la búsqueda de petróleo, están detenidos en la zona de ingreso a la ciudad de Concordia en las inmediaciones del puente de Salto Grande, por un grupo de manifestantes denominados “ambientalistas”, que no les permiten el paso.
El argumento esgrimido por los integrantes de este grupo autodenominado “Ambientalistas”, en su mayoría perteneciente a la ciudad de Concordia, que en otra oportunidad hicieron lo propio al oponerse al funcionamiento de la planta de celulosa UPM (exBotnia) en Fray Bentos, es que con las prospecciones que se vienen realizando en el suelo de la localidad de Pepe Núñez, se puede ver afectado el Acuífero Guaraní (la reserva de agua dulce más grande de Sud América que atraviesa varios países de la región, entre ellos Uruguay y Argentina).
En ese aspecto, un grupo no mayor a las 100 personas se encontraban frenando el tránsito únicamente de los cuatro camiones que venían desde Buenos Aires, con destino a Salto, transportando maquinaria para hacer estudios sísmicos en nuestro departamento, en busca de hidrocarburos que determinen la existencia de petróleo en suelo uruguayo.
La maquinaria proviene de Argentina, porque una empresa de aquel país ganó en su momento la licitación que hizo Ancap, para llevar adelante las perforaciones en tierra y realizar los estudios que puedan determinar la existencia de hidrocarburos, ya que la empresa pública uruguaya contaba con información de la existencia de este elemento en Pepe Núñez, pero no contaba ni con la logística ni la infraestructura acorde para llevar adelante la prospección en busca de hidrocarburos.
Los camiones fueron parados cuando ya habían ingresado en la ruta camino a la represa del lado de Concordia, y allí fueron paralizados por “ambientalistas”. Según informaron ayer a EL PUEBLO fuentes de la Aduana local, si bien los camiones contaban con plazo determinado para cruzar el paso de frontera impuesto por la AFIP argentina (Aduana de ese país), una vez que los camiones sean liberados por los manifestantes “podrán cruzar la frontera” e ingresar al Uruguay.
Asimismo, fuentes de la Gendarmería de Concordia consultadas por este diario, señalaron que si bien tomaron medidas de seguridad en torno a los camiones “para que la carga no sea dañada”, anoche estaban “esperando órdenes” para ver si desalojaban a los protestantes y les permitían el paso a los vehículos hacia nuestro país.
CONTRARIOS
Según información recabada por EL PUEBLO, los camiones habrían arribado a la ciudad de Concordia en la jornada del viernes con la finalidad de cruzar por el paso de frontera de Salto Grande en la mañana de ayer, pero sobre las 8:00 horas de la mañana del sábado, al estar a pocos  metros del camino de acceso al puente internacional de Salto Grande, fueron interceptados por unas decenas de personas que les impidieron el paso.
El hecho motivó que los manifestantes se colocaran delante de los pesados vehículos e impidieran su avance. Así permanecían hasta la noche de ayer, donde pese al diálogo de los efectivos de la Gendarmería, mantuvieron su intransigencia.
El grupo de ciudadanos autodenominados “Ambientalistas” es el mismo que tiempo atrás se había manifestado en contra de la instalación de la planta de pasta de celulosa de origen escandinavo, UPM (exBotnia) en la ciudad de Fray Bentos.
Tras haber perdido esa batalla, donde planteaban argumentos tales como la inminente contaminación del río Uruguay, ahora manifiestan su preocupación por la “contaminación del Acuífero Guaraní”, la reserva subterránea de agua dulce más grande del mundo, que se extiende por debajo de la superficie de partes del Paraguay, Argentina, Brasil y Uruguay; coincidentemente los países miembros del Mercosur.
Los argentinos piensan que las técnicas de fracking (fractura hidráulica) que se utilizan para los estudios sísmicos como los que se van a realizar en nuestro país, afectarían el suelo y llegarían hasta las reservas de agua que son subterráneas generando una contaminación importante. Esa razón fue determinante para que un grupo de habitantes de Concordia realizara el bloqueo.
Fuentes de Gendarmería consultadas por este diario, señalaron que si bien en el lugar hay una dotación de efectivos que “tiene todo bajo control”, el único motivo de su presencia en el lugar es que “no haya actos de violencia y daño contra la maquinaria y la carga que llevan los cuatro camiones que están detenidos en la zona”.
Asimismo, reiteraron que la Gendarmería no procedía al retiro de los manifestantes de la ruta y permitía el libre tránsito a los camiones en ese lugar hasta “no recibir órdenes que así lo indiquen de parte del mando superior” de la Gendarmería.
Entre tanto, los vehículos y los trabajadores de la empresa que iban en ellos se encuentran varados en el lugar y no saben a ciencia cierta si el tema se arreglará en las próximas horas y pueden continuar viaje camino a Pepe Núñez, a unos 200 kilómetros de nuestra ciudad.

Cuatro camiones que transportaban desde Argentina hacia la localidad de Pepe Núñez en nuestro departamento, maquinaria para continuar con la exploración de hidrocarburos en la zona, donde Ancap viene llevando a cabo desde hace algunos años la búsqueda de petróleo, están detenidos en la zona de ingreso a la ciudad de Concordia en las inmediaciones del puente de Salto Grande, por un grupo de manifestantes denominados “ambientalistas”, que no les permiten el paso.

El argumento esgrimido por los integrantes de este grupo autodenominado “Ambientalistas”, en su mayoría perteneciente a la ciudad de Concordia, que en otra oportunidad hicieron lo propio al oponerse al funcionamiento de la planta de celulosa UPM (exBotnia) en Fray Bentos, es que con las prospecciones que se vienen realizando en el suelo de la localidad de Pepe Núñez, se puede ver afectado el Acuífero Guaraní (la reserva de agua dulce más grande de Sud América que atraviesa varios países de la región, entre ellos Uruguay y Argentina).

En ese aspecto, un grupo no mayor a las 100 personas se encontraban frenando el tránsito únicamente de los cuatro camiones que venían desde Buenos Aires, con destino a Salto, transportando maquinaria para hacer estudios sísmicos en nuestro departamento, en busca de hidrocarburos que determinen la existencia de petróleo en suelo uruguayo.

La maquinaria proviene de Argentina, porque una empresa de aquel país ganó en su momento la licitación que hizo Ancap, para llevar adelante las perforaciones en tierra y realizar los estudios que puedan determinar la existencia de hidrocarburos, ya que la empresa pública uruguaya contaba con información de la existencia de este elemento en Pepe Núñez, pero no contaba ni con la logística ni la infraestructura acorde para llevar adelante la prospección en busca de hidrocarburos.

Los camiones fueron parados cuando ya habían ingresado en la ruta camino a la represa del lado de Concordia, y allí fueron paralizados por “ambientalistas”. Según informaron ayer a EL PUEBLO fuentes de la Aduana local, si bien los camiones contaban con plazo determinado para cruzar el paso de frontera impuesto por la AFIP argentina (Aduana de ese país), una vez que los camiones sean liberados por los manifestantes “podrán cruzar la frontera” e ingresar al Uruguay.

Asimismo, fuentes de la Gendarmería de Concordia consultadas por este diario, señalaron que si bien tomaron medidas de seguridad en torno a los camiones “para que la carga no sea dañada”, anoche estaban “esperando órdenes” para ver si desalojaban a los protestantes y les permitían el paso a los vehículos hacia nuestro país.

CONTRARIOS

Según información recabada por EL PUEBLO, los camiones habrían arribado a la ciudad de Concordia en la jornada del viernes con la finalidad de cruzar por el paso de frontera de Salto Grande en la mañana de ayer, pero sobre las 8:00 horas de la mañana del sábado, al estar a pocos  metros del camino de acceso al puente internacional de Salto Grande, fueron interceptados por unas decenas de personas que les impidieron el paso.

El hecho motivó que los manifestantes se colocaran delante de los pesados vehículos e impidieran su avance. Así permanecían hasta la noche de ayer, donde pese al diálogo de los efectivos de la Gendarmería, mantuvieron su intransigencia.

El grupo de ciudadanos autodenominados “Ambientalistas” es el mismo que tiempo atrás se había manifestado en contra de la instalación de la planta de pasta de celulosa de origen escandinavo, UPM (exBotnia) en la ciudad de Fray Bentos.

Tras haber perdido esa batalla, donde planteaban argumentos tales como la inminente contaminación del río Uruguay, ahora manifiestan su preocupación por la “contaminación del Acuífero Guaraní”, la reserva subterránea de agua dulce más grande del mundo, que se extiende por debajo de la superficie de partes del Paraguay, Argentina, Brasil y Uruguay; coincidentemente los países miembros del Mercosur.

Los argentinos piensan que las técnicas de fracking (fractura hidráulica) que se utilizan para los estudios sísmicos como los que se van a realizar en nuestro país, afectarían el suelo y llegarían hasta las reservas de agua que son subterráneas generando una contaminación importante. Esa razón fue determinante para que un grupo de habitantes de Concordia realizara el bloqueo.

Fuentes de Gendarmería consultadas por este diario, señalaron que si bien en el lugar hay una dotación de efectivos que “tiene todo bajo control”, el único motivo de su presencia en el lugar es que “no haya actos de violencia y daño contra la maquinaria y la carga que llevan los cuatro camiones que están detenidos en la zona”.

Asimismo, reiteraron que la Gendarmería no procedía al retiro de los manifestantes de la ruta y permitía el libre tránsito a los camiones en ese lugar hasta “no recibir órdenes que así lo indiquen de parte del mando superior” de la Gendarmería.

Entre tanto, los vehículos y los trabajadores de la empresa que iban en ellos se encuentran varados en el lugar y no saben a ciencia cierta si el tema se arreglará en las próximas horas y pueden continuar viaje camino a Pepe Núñez, a unos 200 kilómetros de nuestra ciudad.