Culminó el “5º Valentín Aparcero” con importante marco de público

Cumpliendo con todas las expectativas planteadas, culminó ayer, la quinta edición de la ya tradicional fiesta gaucha, “Valentín Aparcero”.
Este festival nacido en el corazón del interior de Salto, se inició tenuemente sobre las primeras horas del día sábado, pero como lo presumían sus organizadores, el festival se vio colmado de público, ya desde la tarde del primer día, y en el correr del domingo último.
El local de la Asociación Fomento de Valentín, fue escenario de decenas de  jinetes y caballos, los que acompañados por el constante canto del experimentado payador, demostraron su experiencia en las distintas pruebas realizadas.
EL PUEBLO entrevistó al coordinador general de dicho evento, Carlos Ardaix, con motivo de conocer las principales características de dicho festival.
CONSTANTE
CRECIMIENTO
Ardaix explicó que este evento ha sorprendido mucho en el correr del tiempo, gracias al constante e incesante crecimiento que ha tenido, ya que la gente no solo le ha tomado sabor por las jineteadas, y por el espectáculo artístico que engloba, sino también por lo natural de su entorno.
“Cuando yo vine por primera vez a este lugar, y lo observé, me imaginé un montón de cosas que podrían surgir, y el lugar me atrapó por la belleza de su entorno”, narró el entrevistado.
Comentó también que lo básico es que la gente se siente bien, gracias a todas las alternativas que brinda el espectáculo, por un lado están las tradicionales jineteadas, por otro lado la parte de gastronomía, que tiene en el campo un sabor especial, ya que el fuego está en el suelo, y por otro lado, la feria, que le agrega un sin fin de productos a todos los visitantes que llegan al lugar, y que este año, tiene más de 50 stands diferentes.
Ya es conocido el efecto que este tipo de fiestas gauchas causa sobre los pueblos que la circundan, y es el caso de pueblo Valentín, un pueblo que se prepara de muy buena forma, ya que muchos preparan sus casas porque llegan invitados e otro lugares, pero lo más destacable tal vez, es la preparación de la gente para llegar al encuentro, trajeados con la mejor ropa gaucha que se tenga.
Esta fiesta que nació en el corazón del interior de Salto, le devuelve a la gente del interior, esa sensación o certeza, de que se puede hacer una cosa que tenga determinada estatura, que crezca, y que se convierta en una de la fiestas puntuables del interior con un sabor auténticamente nuestro.
TRADICIONES
GAUCHAS
En otro orden, fue consultado Marcos Alonso, uno de los coordinadores de dicho evento,  quien comentó que en esta quinta edición, el Valentín Aparcero se vio colmado de jinetes y caballos, los que llegaron al local de la Asociación fomento de Valentín, en las primeras horas de la mañana del día sábado, con el fin de preparar de la mejor manera a los animales, ya que las pruebas requieren una preparación y coordinación muy importante entre jinete y caballo.
Comentó además que en la tarde de ayer, se realizaron las pruebas de riendas,  y posteriormente las competencias de aparcerías, tiro de lazo, jineteadas de vacuno, y monta sobre revolcón en potro. Por último se realizaron las finales en rueda de basto oriental, y rueda “en pelo”, en donde se conocieron los ganadores de los tan esperados premios.
“Lo importante de este tipo de fiestas, es que junta a toda la familia, viene gente de Argentina, Brasil, y de todos los rincones del Uruguay, lo que importa en definitiva es acompañar este tipo de eventos, y no perder nunca nuestras tradiciones gauchas.