Cursos 2019 de “Jóvenes a Programar”

Jóvenes a Programar «Álvaro Lamé» (JaP) es un programa de Plan Ceibal que apunta a la capacitación e inserción laboral de jóvenes en el área de las tecnologías de la información, ofreciendo cursos de programación y testing con el apoyo de CUTI, BID-LAB, INEFOP y las principales empresas del sector.
Las clases son dictadas por referentes de las empresas tecnológicas más importantes de nuestro país, en forma presencial o por videoconferencia.
Se brindarán los materiales de estudio, incluyendo una computadora que se da en préstamo a quienes la necesiten mientras duren las clases.
En un año, las estudiantes aprenden uno de los lenguajes de programación más demandados por la industria o testing y de esa forma obtienen primeras herramientas para trabajar en el sector tecnológico.
Además de la formación en tecnología, las estudiantes reciben inglés y competencias transversales.
Al finalizar el curso, el Servicio de Intermediación Laboral de Jóvenes a Programar ayuda a conectar con las empresas del sector cuando surja una vacante laboral.
Este año, para motivar la inclusión de mujeres en un sector con muy poca presencia femenina, Jóvenes a Programar promueve el acceso de mujeres a la capacitación y posterior búsqueda de empleo en el área de TI.
Se busca que al finalizar las tres ediciones del programa (2017, 2018 y 2019) el número de hombres y mujeres egresados sea similar.
INSERCIÓN LABORAL
También este año, Jóvenes a Programar abrirá 500 cupos para que los egresados interesados en inserción laboral puedan hacer un nuevo curso.
Plan Ceibal, con el apoyo de la Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información (CUTI), el Fondo Multilateral de Inversiones del Grupo BID, INEFOP y las principales empresas tecnológicas, organiza cursos de programación para jóvenes en todo el país.
El proyecto Jóvenes a Programar tiene como objetivo contribuir a través de la educación al desarrollo del sector de las TIC, brindando formación en testing y en los lenguajes de programación más utilizados del mercado. Apunta a ampliar las posibilidades de inserción laboral en un rubro con alta demanda de recursos humanos capacitados.
Jóvenes a Programar comienza en 2017 con el objetivo de formar jóvenes entre 17 y 26 años con Ciclo Básico de Educación Media (3er año de liceo o UTU) aprobado.
En línea con los ejes estratégicos de Plan Ceibal, apunta a desarrollar el pensamiento computacional y lógico como herramienta aplicable a diferentes áreas.
Profesionales de empresas y organizaciones de tecnología enseñan los principales lenguajes de programación utilizando la infraestructura de videoconferencia de Plan Ceibal. Un líder que está personalmente en las aulas brinda además talleres para el desarrollo de habilidades socioemocionales.
A la formación se suma inglés y preparación para el mercado laboral.
El diseño de los cursos incluye talleres, material de lectura o tareas a distancia, así como variadas actividades con empresas: entrevistas laborales, visitas guiadas a empresas, charlas de tecnología o paneles de discusión.
Los cursos, armados en relación con la demanda, son gratuitos y se brindan todos los materiales necesarios para el aprendizaje.
Se aprende a dominar alguno de los lenguajes de programación más solicitados por la industria (Genexus, Python, Desarrollo Web, .NET) y testing.
La participación en los cursos no exige tener conocimientos previos de programación.
Aprender a programar es una gran idea en tiempos en los cuales la tecnología es la mano derecha de las personas: permite tomar decisiones estructuradas y fomenta la creatividad.
Si bien programar es un lenguaje que puede resultar difícil de entender, expertos en el tema aseguran que en un futuro no muy lejano saber de código computacional, su funcionamiento, etc., será una habilidad que todos deben tener, sin importar su profesión u oficio.
Así como los idiomas, entre menos edad tenga la persona le será más fácil aprender y entender un lenguaje.
No existe una edad determinada para aprender a programar: se puede ser muy joven o muy viejo, y siempre la programación estará lista para ser parte de la vida de la persona.
LOS NATIVOS DIGITALES
Son la generación nacida entre 1995 y 2015 Navegan por la red con fluidez
Crearan sus propios puestos de trabajo
El término «nativo digital” fue acuñado por el autor estadounidense Marc Prensky en 2011 en un ensayo titulado “La muerte del mando y del control”; en él los describía como aquellas personas que habían crecido con la red y el progreso tecnológico y lo que estos implicaban, a diferencia de los llamados «inmigrantes digitales», familiarizados con la era analógica. a esa nueva generación, posterior a los Millenials se les conoce como «Generación Z» y es la nacida entre los años 1995 y 2015.
Según Prensky, los rasgos que caracterizan a los nativos digitales son:
Quieren recibir la información de forma ágil e inmediata. Se sienten atraídos por multitareas y procesos paralelos.
Prefieren los gráficos a los textos. Se inclinan por los accesos o hipertextos al azar.