Daniel Borrelli dijo que “no es corrupción que el Ministerio del Interior pagara sus gastos de teléfono cuando trabajaba”

Además cuestionó en una entrevista con Búsqueda al exdiputado blanco por Salto, Rodrigo Goñi.

Bajo el título que dice que “El vicepresidente de la Junta de Transparencia y Ética Pública (Jutep), Daniel Borrelli, defendió que, cuando era subsecretario de Interior, el Poder Ejecutivo le pagara los gastos de teléfono en Salto” y un subtítulo de “No me parece que es un hecho de corrupción, con todos los hechos que están pasando hoy”, el exjefe de Policía de Salto, exjuez penal del departamento y exministro del Interio, Daniel Borrelli, que actualmente ocupa un cargo de jerarquía en la Presidencia de la República, fue entrevistado por el semanario Búsqueda sobre algunos aspectos de su gestión hace 15 años en la cartera. borrelli
Borrelli, que vive entre Montevideo y Salto, fue cuestionado por el uso de un teléfono que tiene en su casa pero que según él era para trabajar en el Ministerio del Interior, aunque de los informes de los registros de ANTEL surgen llamadas al Juego de la Cédula, entre otros números, de los que el exministro, acusó a “una empleada”.
Además cuestiona y critica al exdiputado del Partido Nacional por Salto, Rodrigo Goñi, quien actualmente ocupa un cargo como director de la Corporación Nacional para el Desarrollo.
Daniel Borrelli fue cuestionado porque ocupa la vicepresidencia de la Junta de Transparencia y Ética Pública, y para ello debe dar el ejemplo en el uso de los bienes públicos que han estado bajo su administración. Lo que sigue es un extracto de la entrevista que le dio al semanario Búsqueda y extraída por este diario.
LA ENTREVISTA
—¿Por qué el Ministerio del Interior le pagaba el teléfono de su casa cuando era subsecretario?
–No, pagaba una línea directa de Jefatura a mi casa. Porque yo tenía otro teléfono a nombre de mi señora. Es otra línea, que viene directa hacia mi casa de la Jefatura de Policía y de la Jefatura de Policía al Ministerio del Interior, como tenían todos los subsecretarios y todos los ministros acá en Montevideo. Lo utilizaba estrictamente para razones de servicio.
—Las facturas llegaban a $ 10.000, que eran unos US$ 700 de la época. Hay llamadas a El juego de la cédula o al 0900 2020.
—Bueno, eso puede haber sido una empleada. Yo no lo puedo controlar.
—Si era para uso excepcional, esa línea sobre todo se usaría para recibir llamadas. Hay muchas al extranjero, y eso no cuadra con que el presidente lo esté llamando a usted.
—Sí, al extranjero también. Yo tenía conexiones con España, con Estados Unidos, con los servicios.
—Pero muchas de esas llamadas son en día de semana, cuando usted estaba en Montevideo…
—Y puede ser que yo estuviera en Salto. No quiere decir nada. Podía estar en Salto, podía estar de licencia. ¿Quién va a hablar de mi casa a Estados Unidos o a otro lado? No había la menor posibilidad, ¿entiende?
—En esta factura del 2002 hay llamadas prácticamente todos los días.
—Puede ser que sea todos los días porque mi mujer me llamaba o mi hijo que era chico me llamaba para ver cómo estaba.
—¿Pero en ese caso no debía hacerlo del teléfono particular de su hogar?
—Tal vez que sí, pero era más directo hacerlo así. No lo veo como una línea de corrupción. Yo voy y vengo en ómnibus y paro en un hotel y pago yo. Hay otros que con la tarjeta corporativa… Entonces, después de 30 años que se me venga con esto es una barbaridad. No me parece que es un hecho de corrupción, con todos los hechos que están pasando hoy. Este (Leonardo) De León se fue a pasear una semana y bueno. ¿Y eso? Y el fiscal entendió que eso no era un hecho de corrupción, que no era un delito apropiarse de la plata del Estado. A mí me pagaban un servicio que servía al Ministerio del Interior.
—Eso también genera dudas. Tenía dos celulares, uno de ellos para uso particular con su familia, una línea en su casa y esta línea de la Jefatura. Serían pocos los casos en los que debía usar esa línea.
—Pero fue en 2003. Es decir, lo que pasa es que levantaba esto (señala un teléfono) y se comunicaban conmigo. Se comunicaban al celular o directamente al ministerio. No es un acto de corrupción. Para ser corrupción tiene que tener una cierta conciencia y voluntad de estar haciendo un acto de corrupción, una corruptela. Yo me cuidé siempre, nunca abusé del auto oficial, nunca viajé en primera, siempre cuidé los teléfonos, pasaban la lista y les decía que bajaran el gasto. No tenía viáticos, solo cuando iba al exterior. Ahora escucho al Pepe Amy hablar de que paga el hotel con tarjeta, que paga la comida con tarjeta de UTE, yo lo quiero mucho porque era colorado… (Rodrigo) Goñi que está acá en la CND (Corporación Nacional para el Desarrollo) paga en el London con tarjeta de la CND, paga el Hispano, dice: “Yo compro barato”. ¡Pero está pagando el Estado! Le pagan la nafta, le pagan los pasajes. Yo gano menos que él y no me pagan nada. Entonces, un hecho de 15 años atrás…
Usted sabe que las cosas una vez que salen publicadas queda como que uno es abusador. Yo tuve una carrera impecable; en el Poder Judicial ni siquiera pudieron tratar de coimearme. Hice 10 años seguidos en el Ministerio del Interior y trabajaba todas las horas posibles. Me duele porque es una mancha que no por culpa mía, porque si yo hubiera hecho una cagada les diría… pero por culpa de un gurí o una empleada que se le da por hacer el juego de la cédula. Para mí es gravísimo porque estoy en la “junta anticorrupción”.
—Aparecen llamadas a Dinamarca, España, Brasil, Argentina…
—Eso tiene que haber sido mi empleada. ¿A Dinamarca quién va a llamar? A España puedo haber llamado yo porque tenía relación con los servicios de inteligencia.
(Fuente: Búsqueda)







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...