Deportistas recuerdan y celebran los cien años del Club Remeros en Casa de Salto, en Montevideo

Deportistas recuerdan y celebran los cien años del  Club Remeros en Casa de Salto, en Montevideo

Anécdotas y emoción de una institución que forma parte de sus historias

Desde Montevideo, por Wenceslao Landarín

El pasado 12 de octubre, al mismo tiempo que en Salto se desarrollaban los actos que celebraban el centenario del Club Remeros Salto, un grupo de excompetidores, dirigentes y asociados a dicha institución se reunieron en Casa de Salto, en Montevideo, para hacer lo mismo, celebrar. La instancia fue emotiva y festiva ya que se produjeron varios reencuentros. EL PUEBLO dialogó con el Profesor Héctor Horacio Henry, uno de los partícipes en la ocasión, quien repasó sus inicios en el Club y trajo a la actualidad varias anécdotas, que no hacen más que confirmar el amor por el deporte y lo importante que ha sido dicho club en su vida, como en la de varios.
INICIOS
En diálogo con EL PUEBLO el profesor Héctor Horacio Henry indicó que su acercamiento inicial fue en el año 1956 y desde 1957 integró los planteles de natación, “con singular éxito ya que ese año fuimos Campeones federales en Menores de 13. La posta libre 4 x 25 fue récord de Categoría (Armstrong, Henry, Martínez y Silva) con la particularidad que dicha marca fue histórica en la Federación Uruguaya de Natación (FUN), al no volver a competirse en esa distancia”. Ese año 1957 “fui, además vicecampeón en espalda en el torneo del Río Uruguay en Concepción del Uruguay, mi primer (campeonato) internacional. A partir de ahí siempre formé parte de los planteles del club, subiendo de categoría según pasaban los años. En el invierno al no tener la piscina cerrada, era todo un semestre de gimnasia rigurosa y otros deportes”.
EDUARDO DE CERQUEIRA LEITE
Henry destacó la figura de Eduardo de Cerqueira Leite al que considera “un capítulo aparte en el Club y a nivel nacional. Lo que soy en el ámbito del deporte, como participante, dirigente, técnico, juez y periodista, y en especial por los valores trasmitidos, se lo debo a él, al igual que toda la generación que lo tuvo como entrenador. Eduardo viene de Sao Paulo, en la época del 45 enviado por la ACJ (Asociación Cristiana de Jóvenes) de esa ciudad a realizar el curso de técnico en Montevideo en la Escuela Sudamericana de Técnicos de Educación Física”.
En el Club Remeros Salto “obtiene varios campeonatos federales en verano en Trouville, tiene la figura del “Pato Mendoza “ y desde el Río Uruguay, teniendo a Pintos de ayudante van surgiendo valores. De ahí en adelante marca al Club en natación, polo acuático y voleibol, pero además como docente de la CNEF daba clase en escuelas y la Plaza de Deporte con Rito Ibarra como director. Fue técnico de Fútbol, sacó a Hindú campeón en 1955, en básquetbol y otras actividades”.
DIRIGENTE
En 1964 Henry es delegado ante la Federación Uruguaya de Natación. “Ahí empezó mi otra carrera, la de dirigente, que me lleva a estar vinculado hasta hoy con la FUN de una forma u otra . Soy como el abuelito de los datos, estadísticas, reglamentos y contactos. He ocupado casi todos cargos, Secretario General y Técnico , Tesorero, Presidente del Tribunal Fiscal; son más de 50 años. En 1976, Primer Secretario Tesorero por Uruguay en la Confederación Sudamericana de Natación, junto al Dr. Maglione que fue electo presidente”. Nuestro entrevistado ha sido Juez Internacional de la Unión Americana de Natación (UANA), delegado en Juegos Panamericanos del Comité Olímpico Uruguayo, presidente de delegaciones, campeonatos sudamericanos, e integró las Federaciones de Remo y Pelota. “En 1992 fui designado Miembro de la Orden de los Caballeros de la Natación” y hace pocos días ha sido nombrado Presidente del Comité Pierre de Coubertín Uruguay, que tiene el cometido de divulgar los valores del olimpismo y las ideas del fundador del movimiento olímpico moderno.
PISCINA
Henry es una catarata de anécdotas del centenario Club. Acá reproducimos alagunas de ellas. “El Club Remeros Salto fue el primer club del interior en contar con piscina. Esa historia está muy bien contada en los libros del Club. Lo que sí recuerdo era que el sistema de filtros no marchaba como se esperaba. Había una toma del Río y el agua iba a los dos filtros, por debajo de la escalera de acceso a la terraza o nivel superior del Club. Un socio creo que era Amorín se ofreció para ubicar agua cerca de la piscina. Un día de enero creo que 1958 ,en medio de un entrenamiento vino con una vara en forma de horqueta, caminó unos pasos y la vara se inclina para asombro de todos. Al poco tiempo, en ese lugar y a 300 o 400 mts. surge agua, pura y muy fría. Ahí nace el proceso de la alimentación por pozo, que tiene el club; después se busca el caudal necesario y años posteriores a llegar al agua termal, que lo caracteriza frente a los demás clubes del país”.
TRAJE Y PANTALONES CORTOS
“Mi primera participación internacional fue en el torneo del Río Uruguay, en Concepción del Uruguay. El Club iba a defender el título logrado el año anterior en Salto. Fui de traje y pantalones cortos. Para el Federal teníamos de uniforme unas toallas blancas con un hueco que hacían de poncho. Era lo que tenía para abrigarme. La primera noche, como eran canchas flotantes en el Río Uruguay, nos ponían en barcazas de guerra de desembarco, con mucha agua en el piso. Sin abrigo, con los suecos de madera, lleno de bichos de luz, que cuando nadaba se te metían en la boca y lloviznaba. Me fue bien, medalla de plata detrás de Luis Martínez en espalda y ganamos la posta cuatro estilos y libre. Fue buen inicio deportivo, pero de mal recuerdo de infraestructura. En los años, cuando me tocó como juez director, actuar en algún torneo internacional, fui estricto en mejorar condiciones para el nadador”.
ATARDECER EN EL CLUB
“En cualquier país que visito y veo un atardecer con el sol bajando sobre agua, me acuerdo de las puestas de sol sentados en la terraza del Club, acompañado de amigos de los planteles o gente del remo y la paleta. Mucha de esas amistades la mantenemos en Montevideo en Casa de Salto por medio de un grupo que tiene más de 45 años, donde todos los segundo martes de cada mes , nos reunimos para comer un asado”.