Desde Estados Unidos, el salteño Nicolás Albertoni reflexiona sobre la actualidad uruguaya, norteamericana y mundial

El salteño Nicolás Albertoni, experto en política exterior y relaciones internacionales, desde Estados Unidos (donde reside desde hace varios años) dialogó con EL PUEBLO a fin de reflexionar sobre la situación que se vive en aquella potencia del norte (convertida ahora en el país de mayor índice de fatalidad en el mundo a raíz del Coronavirus), pero también para comentar la situación uruguaya en este contexto mundial.Albertoni

En Uruguay, «el gobierno ha hecho un muy buenpapel»

Precisamente sobre nuestro país, sostuvo Albertoni que «Uruguay parece plantarse en un buen escenario en esto. Vemos que es un país que al menos en el shock inmediato de la crisis, lo está resolviendo bien, sea por razones de política concreta y a veces también por razones contextuales y geográficas si se quiere, nuestro nivel poblacional puede ayudar en este tipo de cosas, que a veces en los países con mayor densidad poblacional pueden ser temas más complejos. A Uruguay en ese caso esta variable le juega a favor, pero también recalquemos que el gobierno ha hecho un muy buen papel, en ponerse en el medio, en cuidar, en concientizar pero sin radicalizar el encierro con consecuencias económicas que serían incluso más severas». A esto agregó que la situación, sobre todo pensando en la salida de esta crisis, debe analizarse en el contexto regional y no aisladamente como país. Decía a propósito: «Ya no es un tema doméstico de Uruguay y sus consecuencias domésticas, que esperemos se pueda reactivar pronto, sino también de lo que pueda pasar en la región. Seguimos dependiendo en un 20 y tanto por ciento de Argentina y Brasil, que seguro uno por una razón y el otro por otra, la va a tener muy complicada en la salida de esta crisis. Creo que ahí es donde debe estar el foco de atención, no convencernos que únicamente nuestro positivismo va a ser local, doméstico, que vaya si tenemos razones para hacerlo ya que se está resolviendo bien la crisis, pero tampoco sobreexcitarnos en el foco del día después, porque el frente que vamos a tener con nuestra dependencia lamentablemente muy grande de Argentina y Brasil no es menor, dado que son dos economías que van a salir bastante perjudicadas en este contexto».

Incertidumbre a nivel mundial «se está cavando un pozo pero nosabemos la profundidad»

Dijo que «el contexto de pandemia se transformó en una situación inesperada en Estados Unidos por el contexto también de violencia que se ha dado. Es una antesala de una crisis que no sabemos aún su magnitud». Y agregó: «A veces para graficar en términos de clase si se quiere, lo que estamos viendo y lo que sabemos hoy, es que se está cavando un pozo pero no sabemos la profundidad. Va a llegar un momento en que vamos a ponernos alrededor del pozo para mirar qué tan profundo fue; eso es lo que está pasando en la economía internacional. No vemos todavía la gravedad; sí sabemos que son graves las consecuencias que habrá, no solo sanitarias. Lo sanitario se deberá medir y se está midiendo y es cuestión de los expertos en salud. Pero en términos políticos y económicos sin dudas ya está teniendo consecuencias muy importantes. Concretamente aquí en Estados Unidos, de hecho este fin de semana los mercados se despertaron con un poco de sorpresa. Los datos de desempleo fueron bastante alentadores o menos negativos de lo que se imaginaba, o sea que los mercados reaccionaron favorablemente a esta situación económica y la verdad que de forma inesperada muchas acciones en el mundo han crecido y las bolsas parecen recomponerse. Pero esto parece por momentos una montaña rusa, no hay que confiarse ante tanta incertidumbre con lo que pueda pasar un día únicamente. Hoy el escenario es de mucha incertidumbre. Quien quiera plantear verdades reveladas en este contexto no sé si está diciendo la verdad, creo que hay que plantearse las cosas con humildad, desde la incertidumbre de lo que está sucediendo».

Si el problema es mundial, las soluciones deben ser globales

«Lo que sí vemos al día de hoy –prosiguió Albertoni- es que lo que llamamos multilateralismo y las organizaciones internacionales se encuentran en una situación de mucha debilidad ante esta pandemia y crisis global, y eso creo que va a tener sus consecuencias. Recordemos que desde el punto de vista de las relaciones internacionales, esta pandemia agarra bastante mal parado al mundo. Fijémonos que antes de la pandemia había una situación en el Reino Unido con el Brexit, una guerra comercial entre EEUU y China, una crisis de refugiados migratoria en general aún no resuelta… Entonces a esos desafíos que ya existían se le suma este inmenso desafío de escala mundial como es el Coronavirus. Lo que podemos ver es la necesidad del dialogo internacional, creo que a veces se adelanta como mayores nacionalismos y demás, yo no creo que sea una tendencia de largo plazo eso, porque si algo nos deja ver este contexto es la obligación de los países a dialogar y estar en contacto con el mundo para poder tener una coordinación en la solución de los problemas, que son de escala global, y creo que si bien vamos a ver ahora proteccionismos en el corto plazo y nacionalismos latentes en el corto plazo, en el mediano y largo plazo esta pandemia ha dejado una lección importante a los países que han intentado tener lineamiento nacionalista, les dijo: señores, ustedes solos no pueden, tienen que coordinar con el mundo para salir adelante, los problemas son globales por tanto las soluciones deben ser tomadas globalmente».

EEUU hoy: la violencia desatada

En los últimos días EEUU viene siendo escenario de múltiples actos de violencia, desde saqueos hasta heridos y muertos en enfrentamientos. Esto comentaba el profesional salteño: «En Estados Unidos se vive un año de elecciones, por eso tal vez también toda la efervescencia social que hay, que se puede agrandar por razones del día a día del encierro. Se han dado estos días situaciones de violencia, por ejemplo con un acto muy concreto como la muerte de un afroamericano que ha provocado manifestaciones en todo el país. Y en paralelo, porque habría que dividir las aguas, también ha habido actos de violencia de gente que ha salido a saquear. Hay gente que se ha manifestado pacíficamente por una razón más que válida y otros que aprovechan estos contextos para cometer actos de violencia como los saqueos que hemos visto».