Desde Santiago de Chile inicia un viaje de prueba para dar la vuelta al mundo en un Chevette modelo 81

Simón Arriagada Munita (29) oriundo de Santiago de Chile ha dado rienda suelta a un sueño que nació en su ser en su época de párvulo… dar la vuelta al mundo en un Chevette modelo 81…herencia de su abuela “Tuca”.

Es Licenciado en Ciencias Políticas empero nunca ejerció como tal Todos los veranos Simón Arizaga se dedicaba a hacer trabajos de investigación agrícola.
“Luego me casé y armé una empresa de transporte porque siempre me atrajo el rubro… anduve vinculado a las motos y otros vehículos. Hacíamos transporte de cargas y encomiendas” -recordó.

-Ese afán de recorrer el mundo ¿Cuándo surge en su vida?
-“Desde niño pensé en ello… de hacer el recorrido por tierra… que no es lo mismo que por avión”.
-¿En qué momento comienza con los preparativos del viaje?
-“Primeramente quiero aclarar que este viaje es una fase de calentamiento, una prueba que empezó en el mes de enero”.
-¿Cuál fue el mapa de ruta elegido?
-“Por el sur de Chile llegar a Punta Arena y luego Ushuaia… luego retornar hacia el norte por la costa argentina”.
-¿Ese trayecto se lo trazó a priori o fue surgiendo a partir del recorrido?
-“Fue todo planificado, si bien no tan en detalle. Fui estudiando los caminos disponibles, pues hay lugares donde no se puede cruzar por tierra porque hay muchas islas hacia el sur… mucho barco y es muy caro.
Por ejemplo la ruta original contemplada hacia el norte rumbo a Alaska hay un tramo de 80 km de mar que separa Asia de América.
Pensaba pasar por allí… pero investigando me di cuenta que de Alaska hay muy poca y del lado ruso no hay nada. Por dos semanas apenas hay caminos escasamente transitables.
Por ello uno va cambiando la ruta según lo que se va investigando en internet.
En este viaje de prueba quería llegar hasta el fondo de Ushuaia… para llegar a Puerto William, una base naval chilena era bastante oneroso.
-Entonces ¿Hizo cuentas para abaratar la travesía?
-“Por supuesto. Tengo la facilidad de hacer un trabajo por internet. Desde hace años soy transcriptor de textos… trabajo para diversas universidades. El plan es vivir viajando y trabajando”. Vale decir que Simón se las ingenia para conectarse a la red en cada lugar que llega y descarga los audios para poder trabajar durante tres o cuatro días y enviar su labor terminada a su amplia cartera de clientes.
Me he planificado para hacer este viaje de prueba en 1.400 días”.
-¿Y ello le da para sustentar el viaje?
-Así es… trabajo rápido y tengo mucha clientela… El año pasado estuve muy dedicado a dicha actividad…
Me fui de Santiago de Chile a vivir a una montaña”.
“EN VERDAD LA GENTE COLABORADORA APARECETODO EL TIEMPO”
-Por cierto su decisión fue muy pensada…
-“El trabajo de transcripción lo hago desde que tenía quince años… desde el colegio.
Siempre fui muy bueno en la sintaxis y en la ortografía.
Primeramente empecé a trabajar con amigos de mi familia y poco a poco fui proyectándome hacia otras empresas.
El año pasado logré tres o cuatro proyectos al mismo tiempo… entonces vi que estaban dadas las condiciones para empezar a viajar”.
Nuestro viajero en cuestión retiró el asiento del copiloto de su vechículo para poder acondicionar un lugar para dormir y se munió de todo los necesario para emprender su largo periplo hacia el mundo.
Haciendo un buen uso de la tecnología, se armó de aplicaciones para poder llegar con exactitud a los lugares deseados y se puso en contacto con cibernautas que también han cumplido diversas travesías por tierra.
Ya se ha hecho experto en los lugares donde puede aparcar su rodado para descansar… generalmente es en plazas y estaciones de servicio, evitando así toda experiencia que pueda perturbar su fascinante recorrido.
Y ni corto ni perezoso, ha empezado a armar su bitácora de viaje con que intentará captar sponsors.
“Uno ve los mapas y se va dando cuenta cuáles son los barrios… se comunica con la gente y va entendiendo como es el ritmo de cada lugar. Hay una comunidad importante de viajeros donde dan pautas de cómo viajar en furgones o casas rodantes.
Simón asegura que ya se ha adaptado a la situación errante y que felizmente la gente se ha mostrado muy gentil y solidaria.
-¿Esta experiencia si bien aún es incipiente lo ha cambiado en algunos aspectos?
-“He logrado cierta constante… de principio partí visitando a gente que conocía… luego llegó un momento en que me vi solo pero lo bueno es que se va conociendo gente.
A Salto llegué una noche y fui al supermercado para ver cómo estaban los precios.
Al día siguiente fui a un mecánico… en algunos lugares me ofrecieron ducha y lugares para comer y descansar… así sin mucho esfuerzo.
En las Termas me puse a conversar con una familia del Chuy… me dieron unas propinas. En verdad… la buena gente aparece todo el tiempo”.
-¿Qué otros rescates hace de esta aventura?
-Voy viendo de primera mano cómo es la vida en las diferentes sociedades y culturas.
Es muy distinto el concepto de cada región cuando se puede apreciar en vivo que por libros o por internet.
Por ejemplo ya tengo una visión muy diferente del sur de Argentina. Me sorprendió la cantidad de desierto existente.
No me lo imaginaba así”.
-¿Sintió temor en algún momento?
-“Cuando me quedé solo en Concepción (Chile) me robaron algunas cosas importantes y ello me puso más alerta.
Me costaba dormir al principio porque pensaba que podían entrar al auto… pero superar esos momentos. La mayoría de las personas son buenas… solamente hay que ver bien dónde meterse”.
Desde Salto tiene planificado viajar hacia Paysandú y luego llegar a la capital de nuestro país donde permanecerá una semana. Allí se encontrará con una amiga de la Universidad.
De allí iniciará el retorno hacia su tierra… dando por finalizado el viaje de prueba.
EL GRAN VIAJE
El viaje formal que le dará la posibilidad de dar la vuelta al mundo comenzará transitando por la Panamericana hasta California… y de allí irá en barco hasta un puerto de Rusia, para iniciar su recorrido por Europa.
Después hay dos opciones… ir en barco hasta Nueva York o entrar a África y desde allí tomar un barco hacia Brasil.
Simón está muy interesado en el turismo necrológico y en cada lugar va recorriendo los cementerios”.
El joven de veintinueve años que se ha lanzado a esta aventura llamada viaje por el mundo no puede aún hacer demasiadas proyecciones acerca de su futuro ni dónde será el lugar definitivo donde vivir.
Solo sabe que se ha abierto su abanico de posibilidades… se siente feliz, agradecido y tranquilamente ha decidido seguir viaje… seguramente le esperan nuevas experiencias que solamente las pueden vivir aquellos pocos que cultivan un espíritu libre y aventurero.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...