Desde Unidad de Capacitación y Socorrismo educan en comportamiento preventivo de Seguridad y el Riesgo

Pertenece al CECOED

Desde la Unidad de Capacitación en Socorrismo y Rescate. Y CECOED continuamos como cada día en el Comportamiento Preventivo de la Seguridad y el Riesgo. Semana del Corazón y Semana de Reducción de Riesgos, en estos ocho días transcurridos se cumplieron dieciocho talleres e intervenciones urbanas con escuelas, Clubes de Niños, Liceos, UTU, monitores deportivos, Grupo ODH, UBA y Adultos Mayores.

El pasado martes fue el comienzo de formación a las inferiores de clubes de fútbol Universitario.
Reanimación Cardíaca Básica y Desfibrilador externo automático a cargo de la Unidad de Capacitación en Socorrismo y Rescate.

Vale destacar que la Unidad de Capacitación, Socorrismo y Rescate ganó un proyecto con el aval de la Unión Europea y el Congreso de Intendentes Departamentales – que se denomina “Prevención en Seguridad y Riesgo”.
Con la Unidad de Capacitación en Primeros Auxilios, Socorrismo y Rescate hace mucho que se trabaja en pos de la educación de la prevención del riesgo. Cómo actuar en situaciones de riesgo y en base a la vulnerabilidad que tiene cada persona.
En base a ello además se cuenta con dos instructores de la Comisión Honoraria para la SaludCardiovascular. Con los chicos más pequeños se hacen dinámicas con corazoactividades 002nes, unos almohadones que las mismas escuelas y los clubes de niños se encargan de hacer para poder desde la niñez enseñar la Reanimación Cardíaca Básica, el uso del desfibrilador externo automático y las normativas que hay sobre ello en Uruguay.
También a través del Sistema Nacional de Emergencia (SINAE) se educa y se enseña acerca de la finalidad de dicha organización, qué son los Comités de Emergencia y qué son los CECOED.
En esa línea también se educa sobre la Prevención del Ahogamiento. Se aborda a su vez todo lo relativo a Marinería y Náutica; cómo sin saber nada me puedo salvar y cómo sin saber nada puedo ayudar a una persona; las prevenciones que debo tener, precauciones, normativas existentes, los elementos de seguridad. Qué debo hacer cuando voy a algún lugar.
Otro punto que se trabaja intensamente es con la inclusión en el medio acuático, desde hace ya más de dos años.
De esa forma se logra que la persona con discapacidad pueda disfrutar del medio acuático.
El grupo concurre al Yatch Club todas las semanas todos los días en compañía de los niños procedentes de los clubes, liceos, grupos, con el Programa Impulsa, Jóvenes en Red, etcétera.

EDUCAR PARA LA SEGURIDAD Y EL RIESGO
La seguridad no esta en las cosas, ni en lo material, ni en el ambiente. La seguridad es un sentimiento humano. Es un estado subjetivo. Es una emoción, que solo se presenta en la persona que practica la prevención. Solo la actitud, la conducta o el comportamiento preventivo, da como resultado la seguridad en las personas».
Se entiende por percepción toda aquella información que llega a nosotros por nuestros sentidos y funciones intelectuales y luego de ser asimilada, posibilita la comprensión de las cosas incluidos los peligros y los riesgos que están en nuestro entorno para ejecutar la acción que evite el accidente o la pérdida.
Consecuentemente, la seguridad no existe como algo tangible. Es decir: no es un objeto o una condición tangible, la seguridad es un sentimiento humano, es el resultado de nuestra percepción.
La seguridad es la suma de nuestras emociones y sensaciones. Es un estado subjetivo resultante de la aplicación de elementos o actividades tangibles previas, como lo son las estrategias de cambio organizacional, motivacional, de reforzamiento de conductas deseadas y modificación de conductas no deseadas, también genera seguridad: una inspección, una protecciactividades 001ón especifica, el cumplimiento correcto de un procedimiento de trabajo bien hecho, etc.Ya lo afirmó el psicólogo Gerald Wilde en su libro: Target Risk: donde señala: “De hecho, la seguridad está en la gente, o no está en ninguna parte”, “La posibilidad de la seguridad radica dentro del ser humano”. Muy cierto. En las diversas gestiones de la actividad preventiva, casi nunca se intenta abordar la prevención desde la vertiente de la psicología, las acciones principalmente se centran en los cumplimientos e incumplimientos de los procedimientos de alguna parte de los procesos, se desestima la psicología del trabajador, se ignora cual es su cultura general, su inteligencia emocional, el entorno en el cual creció y desarrolló su personalidad, el entorno psicosocial y laboral, sus paradigmas, sus hábitos, vicios o fobias, etc. Realmente por lo punitivo, se trabaja “al látigo”. Dichos tipos de gestión predisponen a un estancamiento. La gestión preventiva, como interdisciplinaria que es, requiere de una intervención diferente polifactorial y sistémica donde se comprenda, se estudie y trate al trabajador inmerso en un todo, holísticamente, su psicología, su comportamiento y su adaptación al entorno o contexto. Es decir, su persona, su desempeño individual y su desempeño dentro de un equipo, grupo u organización.