Desocuparon planta de Arándanos en Paysandú, aunque no hubo acuerdo aún

Los trabajadores de la empresa Costa de Oro, que mantenían una ocupación desde el viernes en la planta de producción de arándanos levantaron la medida sobre las 11 de la mañana de este domingo, luego de acordar, “de palabra” que las partes se verían este lunes en el Ministerio de Trabajo.

La empresa, tal como informara El Espectador, mantiene diferencias con sus trabajadores que reclaman se igualen sus salarios a los de otras firmas que trabajan en el mismo rubro.

Ante la falta de entendimiento los obreros instalaron un piquete en la puerta provocando la pérdida de 40 mil kilos de arándanos, una cifra que rondaba los 100 mil dólares.

La firma presentó una acción de amparo contra el piquete y la orden para desalojar el mismo llegó horas más tarde. Los obreros pasaron entonces a ocupar la planta.

La situación se presentaba incambiada hasta este sábado dado que la empresa no negociaba bajo medidas de presión.

Luego de la mediación del MTSSA y del PIT CNT, hubo un acuerdo de palabra para levantar la ocupación y luego concretar una reunión entre las partes el lunes en la Dinatra.

La entrega de la firma se hizo sobre las 11 de la mañana de este domingo y la empresa asegura que no se constataron daños a la propiedad. Pero el tema parece no terminar ahí.

Luis Suárez, integrante del sindicato, advirtió a El Espectador que si no hay acuerdo volverán las medidas.

 La empresa entiende que arreglo es “difícil que haya” lo que abre un abanico de incertidumbre sobre el futuro.

Los trabajadores quieren  que se pague lo mismo que en otra empresa, Forbel, y aseguran que las pérdidas no les son imputables porque la empresa no quiso negociar durante todo este tiempo.

Por su parte, el abogado de la firma, Carlos Pitamiglio dijo que “el daño está hecho” ya que la exportación de arándanos a EE.UU se perdió.

El abogado se preguntó quién le garantiza que los trabajadores no vuelvan a ocupar.

Pitamiglio sostuvo que los convenios colectivos no se pueden replicar de una empresa a otra porque las realidades son distintas y es “imposible” hacerlo.

Asegura que la empresa realizó una contrapropuesta que nunca fue respondida por los obreros, sino que se respondió con ocupación y piquete.

El abogado sostuvo que de cara al futuro, la discusión que debería darse en el Uruguay es quién se hace cargo de los daños que sufren las empresas cuando se toman este tipo de medidas.

Las partes se volverán a ver hoy lunes a las 14 horas en la sede del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.