Destacan fortalecimiento de la capacidad en la práctica de la cirugía

«El Fortalecimiento de Capacidades en la Implementación de Prácticas Seguras en las cirugías, comenzó a implementarse en el sistema de salud de nuestro departamento.
«Hay que entender que un hospital  es una fábrica de alta complejidad, donde se producen procesos; para mejorar la calidad de los mismos es necesario munirse de herramientas que permitan tener una calidad adecuada».
Las instituciones que se unieron, por parte de la Administración de Centros de Salud del Estado el Hospital de Salto, el Hospital Pereira Rossell (en el sector pediátrico) y Hospital Maciel.
Por el Ministerio de Defensa participó el Hospital Central de Fuerzas Armadas, Ministerio del Interior el Hospital Policial.
A nivel privado, el Centro Médico Quirúrgico de Salto, Comepa (Canelones), Círculo Católico (Montevideo), Casmu (Sanatorio1) y la mutualista Médica Uruguaya.
De 27. 000 pacientes que tenían las condiciones para ser sumados al proyecto, se aplicó a 16.500.
En los compromisos de gestión quienes participan en el Sistema Nacional Integrado de Salud, está la Lista de Verificación.
Hablar de una implementación de una herramienta  en seguridad, necesita de cierta base de antecedentes para trazar una línea perspectiva.
En 2007 a partir de un desafortunado incidente acaecido en un centro de atención, un grupo de médicos se reunió para trabajar a fin de dilucidar las verdaderas causas del error durante la asistencia.
Las autoridades de la Salud Pública decidieron brindar a ese estudio un carácter organizacional y para ello se creó la Comisión Nacional de Seguridad en pro de los pacientes.
En 2008 avanzó la iniciativa dentro del Sistema Nacional Integrado de Salud, creándose las Comisiones de Seguridad de los Pacientes, que tiene que tener cada prestador público y privado.
Allí se incluyen autoridades técnicas, integrantes técnicos y los usuarios.
En 2010 el grupo siguió enfocándose en las herramientas de Seguridad y da a conocer la publicación de la primera experiencia mundial, llevada a cabo tanto en países ricos como en los pobres.
Se demostró entonces que la aplicación de una Lista de Verificación, que no es más que la enumeración de etapas que siempre se han cumplido durante el acto operatorio – pero que mediante la aplicación de esta herramienta – se lograba la estandarización y que en toda cirugía, por sencilla o compleja que fuere, siempre se chequeara antes de alcanzar etapas de trascendencia en el desarrollo de un acto anestésico quirúrgico.
Con el apoyo de la Organización Panamericana de la Salud, se logró crear un acuerdo entre Costa Rica y Uruguay.
Se crea entonces un grupo conductor, se toma la Lista de Seguridad recomendada por la OPS, adaptándose a las características de nuestras instituciones, enfatizando en la valoración a la hora de replicarla.
ADHESIÓN VOLUNTARIA
Vale decir que la adhesión de las instituciones involucradas  fue voluntaria, hubo una preselección, primando aquellas organizaciones que enviaron sus técnicos a los cursos de capacitación que desde 2007  dicta el Fondo Nacional de Recursos todos los años, gente que demostró tener sensibilidad  en el área de trabajar en el área de seguridad de los pacientes.
Muchos al principio manifestaron su visto bueno y cabe destacar que los tiempos institucionales no los puede determinar ningún grupo de trabajo.
Fue así que se definieron las 10 organizaciones que se sumaron al proyecto (pertenecientes al sub sector público y privado e instituciones de la capital y el interior del país).
OBJETIVOS
FUNDAMENTALES
- Implementar la Lista de Verificación de Cirugía Segura Salva Vida, utilizando metodologías comunes para identificar y estimar las características en magnitud, frecuencia, impacto y evitabilidad de los eventos adversos ocurridos en la asistencia hospitalaria generando evidencias para la toma de decisiones.
-  Identificar áreas y problemas prioritarios comunes en la seguridad del paciente con el fin de desarrollar de forma conjunta un Sistema de Notificación de Eventos Adversos que den origen a programas de prevención, minimización y mitigación de los mismos.
-  Promover, desarrollar la cultura de la seguridad en la atención sanitaria en los profesionales de la salud (médicos, licenciadas en enfermería y técnicos en registros médicos) y en los usuarios de los Sistemas de Salud Costa Rica –  Uruguay.
- Fortalecer liderazgos institucionales en especial a nivel de los sistemas y servicios de ambos países y en el ámbito regional.

«El Fortalecimiento de Capacidades en la Implementación de Prácticas Seguras en las cirugías, comenzó a implementarse en el sistema de salud de nuestro departamento.

«Hay que entender que un hospital  es una fábrica de alta complejidad, donde se producen procesos; para mejorar la calidad de los mismos es necesario munirse de herramientas que permitan tener una calidad adecuada».

Las instituciones que se unieron, por parte de la Administración de Centros de Salud del Estado el Hospital de Salto, el Hospital Pereira Rossell (en el sector pediátrico) y Hospital Maciel.

Por el Ministerio de Defensa participó el Hospital Central de Fuerzas Armadas, Ministerio del Interior el Hospital Policial.

A nivel privado, el Centro Médico Quirúrgico de Salto, Comepa (Canelones), Círculo Católico (Montevideo), Casmu (Sanatorio1) y la mutualista Médica Uruguaya.

De 27. 000 pacientes que tenían las condiciones para ser sumados al proyecto, se aplicó a 16.500.

En los compromisos de gestión quienes participan en el Sistema Nacional Integrado de Salud, está la Lista de Verificación.

Hablar de una implementación de una herramienta  en seguridad, necesita de cierta base de antecedentes para trazar una línea perspectiva.

En 2007 a partir de un desafortunado incidente acaecido en un centro de atención, un grupo de médicos se reunió para trabajar a fin de dilucidar las verdaderas causas del error durante la asistencia.

Las autoridades de la Salud Pública decidieron brindar a ese estudio un carácter organizacional y para ello se creó la Comisión Nacional de Seguridad en pro de los pacientes.

En 2008 avanzó la iniciativa dentro del Sistema Nacional Integrado de Salud, creándose las Comisiones de Seguridad de los Pacientes, que tiene que tener cada prestador público y privado.

Allí se incluyen autoridades técnicas, integrantes técnicos y los usuarios.

En 2010 el grupo siguió enfocándose en las herramientas de Seguridad y da a conocer la publicación de la primera experiencia mundial, llevada a cabo tanto en países ricos como en los pobres.

Se demostró entonces que la aplicación de una Lista de Verificación, que no es más que la enumeración de etapas que siempre se han cumplido durante el acto operatorio – pero que mediante la aplicación de esta herramienta – se lograba la estandarización y que en toda cirugía, por sencilla o compleja que fuere, siempre se chequeara antes de alcanzar etapas de trascendencia en el desarrollo de un acto anestésico quirúrgico.

Con el apoyo de la Organización Panamericana de la Salud, se logró crear un acuerdo entre Costa Rica y Uruguay.

Se crea entonces un grupo conductor, se toma la Lista de Seguridad recomendada por la OPS, adaptándose a las características de nuestras instituciones, enfatizando en la valoración a la hora de replicarla.

ADHESIÓN VOLUNTARIA

Vale decir que la adhesión de las instituciones involucradas  fue voluntaria, hubo una preselección, primando aquellas organizaciones que enviaron sus técnicos a los cursos de capacitación que desde 2007  dicta el Fondo Nacional de Recursos todos los años, gente que demostró tener sensibilidad  en el área de trabajar en el área de seguridad de los pacientes.

Muchos al principio manifestaron su visto bueno y cabe destacar que los tiempos institucionales no los puede determinar ningún grupo de trabajo.

Fue así que se definieron las 10 organizaciones que se sumaron al proyecto (pertenecientes al sub sector público y privado e instituciones de la capital y el interior del país).

OBJETIVOS

FUNDAMENTALES

– Implementar la Lista de Verificación de Cirugía Segura Salva Vida, utilizando metodologías comunes para identificar y estimar las características en magnitud, frecuencia, impacto y evitabilidad de los eventos adversos ocurridos en la asistencia hospitalaria generando evidencias para la toma de decisiones.

–  Identificar áreas y problemas prioritarios comunes en la seguridad del paciente con el fin de desarrollar de forma conjunta un Sistema de Notificación de Eventos Adversos que den origen a programas de prevención, minimización y mitigación de los mismos.

–  Promover, desarrollar la cultura de la seguridad en la atención sanitaria en los profesionales de la salud (médicos, licenciadas en enfermería y técnicos en registros médicos) y en los usuarios de los Sistemas de Salud Costa Rica –  Uruguay.

– Fortalecer liderazgos institucionales en especial a nivel de los sistemas y servicios de ambos países y en el ámbito regional.